Broadway aclama a Bruce Springsteen


Aquilino José Mata's picture
Lun, 13/11/2017 - 11:55

El espectáculo con el que Bruce Springsteen acaba de debutar en Broadway es inclasificable. No es un concierto, ni una obra de teatro, ni un monólogo, ni mucho menos un musical. Pero de lo que no hay duda es que ha conquistado las tablas neoyorquinas desde el mismo día de su debut, en una temporada que se extenderá hasta febrero de 2018. A poco menos de un mes de su estreno, el show del legendario rockero de Nueva Jersey se ha convertido en el más demandado de la ciudad por los compradores de entradas.

Una de las particularidades de esta nueva aventura de Springsteen, es que ni siquiera eligió alguno de los grandes escenarios de la meca del teatro musical para presentarla, sino el venerable Walter Kerr, un recinto con una capacidad para 960 espectadores, la mitad de la que tienen las salas de mayores dimensiones. El objetivo no es otro que establecer una franca e inusual intimidad con su público, acostumbrado a verlo en grandes estadios.

“Sprinsgteen on Broadway” es la experiencia opuesta a ese formato. El “Boss” prescinde de las suntuosas escenografías y los efectos lumínicos de sus megaconciertos, para mostrarse de la forma más natural posible, con sus canciones destiladas en clave de voz y guitarra, o piano y voz. Es un recorrido íntimo por su vida y su música, que se enzarzan para explicarse mutuamente. El artista habla mucho entre canciones, cuenta historias y desgrana sus composiciones.

Buena parte de lo que cuenta es una versión animada y musical de “Born to Run”, la biografía que publicó el año pasado, donde mostraba lo vulnerable, lo real, lo complejo de una persona elevada a los altares de la música popular. Aquí trata de hacer lo mismo, con una mezcla de sinceridad, sorna y análisis del país y de la era que le ha tocado vivir.

El espectáculo contiene quince canciones. Muchas son grandes éxitos, como “Born to Run”, “Thunder Road” y “Born in the USA”, que con la única compañía de la guitarra acústica recupera su alma original de canción protesta. Otras solo las conocen los incondicionales. Todas están diseñadas para conmover con la voz cruda de Springsteen, quien apenas se mueve de la guitarra al piano. Con un fondo oscuro, industrial, el único elemento que causa novedad en la escena es su mujer y cómplice musical, Patti Scialfa, quien hace de voz acompañante en dos canciones: “Tougher than the Rest” y “Brillant Disguise”.

La crítica ha reaccionado entusiastamente al debut en Broadway de Springsteen, de 68 años. La revista Rolling Stone lo califica de “triunfo íntimo” y de “uno de los espectáculos más cautivadores y profundos de un músico de rock de los últimos tiempos”. El New York Times asegura que “como retrato de un artista, podría no haber habido nunca nada en Broadway tan real y tan bonito”. El Daily News sentencia que “revuelve el alma” y el Daily Beast lo considera “pura magia musical”.

El cartel de “No hay billetes” está puesto para cada una de las cinco noches que actúa por semana hasta el 3 de febrero del año que viene. La única oportunidad de encontrar una es a través de una lotería en la web del teatro, que saca un puñado de tickets para cada función a 75 dólares. Después de eso, solo queda la reventa, que no baja de mil dólares por entrada.

Aquilino José Mata/ EDC


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...