Del 15-O a la resistencia civil


José Machillanda's picture
Miércoles, 11/10/2017 - 21:28

Sean los resultados que sean que se deriven del 15-O los demócratas habiendo reflotado el voto como resistencia civil, nos permitiremos inmediatamente llamar a la rebelión, la rebelión social -habida cuenta que continúan las razones políticas-, que no polemológicas para cambiar el régimen autocrático militarista que apersoga la libertad de los venezolanos desde el 20-O de 2016. Todas las estimaciones de participación política para hoy muestran que la mayoría democrática de los estados del país se corresponderá a los ciudadanos que han venido reclamando la resistencia civil contra la barbarie del régimen. Sean cuales sean los resultados los demócratas debemos seguir en resistencia civil.

El voto como resistencia civil pretende acabar con la intención hostil de un grupo comunistoide, que sólo entiende la violencia abierta y directa como política. Son la barbarie, la regresión y la incapacidad para entender la política como un servicio común con el objeto de salvaguardar el bien democrático. Por ello con la violencia abierta y directa, es decir polemológica, han intentado exponenciar el conflicto para contener la sed democrática de la mayoría de los venezolanos y declararon una guerra civil, entendida la misma como “La que tiene lugar entre dos bandos/facciones de un mismo país” (Bordeje Morenco, 1981

La vía del voto masivo como la respuesta del componente democrático, consciente y crítico va dirigido a que entienda la minoría marxistoide que abraza la violencia –eso que se dice que es el 12% de los venezolanos- que no pueden seguir siendo gobierno en la República. Y no pueden seguir siendo gobierno porque los demócratas estamos en nuestro justo y exacto derecho, cuando con conocimiento cierto de nuestra Constitución apelamos al artículo 5 con relación a la soberanía, y al 333 con relación a la vigencia de la Constitución. En consecuencia, el voto del 15-O nos da el derecho a la rebelión y a la reinstalación de la democracia.

Entiéndase, no se trata de un problema jurídico ¡No!, se trata de un problema político en el cual los demócratas nos negamos a seguir haciéndole el juego de la conflictividad social creada por un grupo primitivo, retrógrado, que inmerso en una supuesta tesis revolucionaria se olvida del sentido real de la democracia como construcción del cuerpo societal. Un cuerpo societal amarrado a una Constitución y un cuerpo de leyes que le dan fortaleza para la construcción de un proyecto político robusto, decente y civilizado, que no es otra cosa más que la democracia de los venezolanos, para los venezolanos, desde ya y ahora.

Entiéndase, no se trata tampoco de un problema económico. La hiperinflación, la pobreza y la miseria humana creada por este grupo de ladrones no cesarán. Se requerirá un gran sacrificio, un gran esfuerzo y un gran amor por la libertad para superar tanto las graves huellas y llagas políticas impuestas por el bestiario político-militar, y las grandes carencias que sufre el ciudadano venezolano ante el latrocinio e incapacidad gerencial de un cuerpo armado lleno de ladrones y de incapaces, que no entienden ni de Economía, ni de Administración, ni de Gerencia. Sí entienden de conflictividad, sí entienden de lucha armada. Es por eso que desde el Plan Zamora 200 nos han querido involucrar en una guerra civil.

Los dos “Entiéndase” previos ¡Sí! tienen que ver con la ética. Con la ética utens, la ética docens y la ética aplicada que se extraviaron desde la partidocracia que dio cabida a este militarismo obcecado, primitivo y ladrón donde ni siquiera se acuerdan que devienen de la sociedad y regresan a ella. Por ello, esos sujetos carentes de ética serán enjuiciados por faltos de capacidad, carentes de corporatividad, faltos de liderazgo, pero –sobre todo- hombres irresponsables de espaladas a una sociedad. Es decir, léase constituyen la regresión de lo que otrora fue un estamento militar victorioso, responsable ante la sociedad civil y terminaron siendo unos asaltantes armados que fungen como gobierno, con unos retrógrados que aún piensan que Venezuela es un vivac, y el 15-O con el voto le demostraremos lo contrario.

Después del 15-O, cuando reclamemos la rebelión que prevé la Constitución y que forma parte de la resistencia civil iniciada el 1 de abril, los venezolanos demócratas tendremos el derecho siendo la mayoría política de la Nación a impugnar la arbitraria y cobarde conducta de quien circunstancialmente ejerce el Poder Ejecutivo, quien en conchupancia con el CNE le negó a los venezolanos el derecho al Referéndum Revocatorio. El 15-O es otra vez un punto de partida y de vista política sólido para que los demócratas contengamos al estado polémico, en función hostil, cargado de odios, ausente de decisiones políticas y amarrado a la hostilidad y al enfrentamiento de los venezolanos como enemigos, en donde de manera ilegítima las bocas de fuego del cuerpo armado han terminado por suprimir la vida de muchos venezolanos reconocidos hoy como mártires y héroes de la democracia. @JMachillandaP
Dr. José Machillanda


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...

Los más leídos

Aquilino José Mata's picture
Aquilino José Mata