Chavismo “Fue un placer”


Leandro Rodríguez Linárez's picture
Vie, 17/02/2017 - 17:34

Las complicaciones que el chavismo se autoflageló en estos 18 años son terminales, sí llegase otro boom petrolero como lo tuvo Chávez en 2003tampoco podría evitar su partida del poder. Son tantos y, sobre todo, graves sus desaciertos, causados por el mortifico coctel de la corrupción, despilfarro e inconexión social, que su salida es un hecho que solo falta consumar.

No es nuevo, en el 2007 el chavismo perdió la enmienda constitucional, ha perdido gobernaciones y alcaldías vitales, fue derrotado en las parlamentarias de 2010 (solo que la ingeniería electoral le permitió obtener más diputados). Con todos los recursos públicos y aparataje institucional a su ilegal disposición (así lo confesó J. Giordani) Chávez ganó en el 2012 por un poco más de un millón de votos, Maduro en el 2013 apenas con 226 mil, sin haberse permitido auditar los cuadernos electorales. Así, fue derrotado históricamente en las parlamentarias del 6D de 2015. El Chavismo venía desde hace tiempo cojeando, hoy subsiste arrastras, solo conculcando el derecho al voto a los venezolanos y tras la abominable domesticación de las instituciones del Estado.

Su última treta es intentar resarcir parte del hilo constitucional al reconocer (a conveniencia y de forma condicionada suponemos) a la Asamblea Nacional, está obligado hacerlo porque es la única manera que los financiamientos internacionales se le abran, tendremos que ver cómo procede la oposición ante este escenario que le permite retomar el control político del país.

En el supuesto que el gobierno pueda obtener financiamiento internacional las perspectivas tampoco le son alentadoras, sigue enfrascado en el “Plan de la Patria” cuyos cavernarios desprendimientos son por ejemplo los CLAP y el inefable Carnet de la Patria… no el apoyo ni la reactivación del aparato productivo criollo. Mantiene incólume su marchito proyecto de concepción patrimonial del poder, la proliferación de controles, condicionantes, todo tipo de restricciones a las capacidades, talentos y derechos de los venezolanos.

El daño está hecho, sabe no puede robarle al pueblo por largo tiempo el máximo derecho democrático de votar/elegir sin pagar las consecuencias, la nación les seguirá pasando factura, para ello el gobierno trama vía CNE/TSJ artificios para seguir burlando la soberanía popular ¡Pero será inútil! el venezolano más que nunca en su historia reclama, exige cambio… cambio que se gestará conforme a nuestra tradición antitiranos.

Una vez más depende de la oposición, debe prever escenarios, contar con plan B, C, D hasta la Z, asimilar que el rival solo usa la democracia para sus arengas populistas, en la práctica es tirano. Más determinante aún es que el pueblo exija su dignidad perdida, arroje al cesto de la basura su propio mortifico coctel de conformismo, desesperanza suicida y esa “pendejeza criolla” que equívocamente unos llaman viveza. @leandotango
Leandro Rodríguez Linárez


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...