Condiciones sensatas para una negociación:


Leandro Rodríguez Linárez's picture
Dom, 03/12/2017 - 19:28

1) Todo comienza por el desmontaje de la presunta “constituyente”, mientras esté en funciones no puede haber acercamiento posible, su inconstitucionalidad e ilegalidad imposibilita tomar en serio cualquier acción gubernamental, el desmontaje de ella es el único indicio digno y serio de voluntad de cambio ¡ningún otro!
2) El tema de la negociación no puede ser otro que devolver la constitucionalidad al país, el longevo secuestro psuvista de las instituciones que deberían ser del Estado mantiene al chavismo en ilegal e ilegitima posesión de alcaldías, gobernaciones, demás entes públicos, así como de la presidencia de la república, la negociación debe ser para que, en condiciones de legalidad, igualdad y justicia, los venezolanos podamos escoger nuestras autoridades.
3) El reconocimiento total de la Asamblea Nacional debe ser el punto de origen para todo este proceso de reinstitucionalización y democratización, es el último ente electo de manera directa por 14 millones de venezolanos, reúne la diversidad del país.
4) La negociación no debe ser adelantada exclusivamente por partidos políticos, deben participar los diversos sectores nacionales de forma pública, con garantes internacionales (países y organizaciones).

Ahora bien, el “Canal humanitario” para medicinas y alimentos debe ser un hecho inmediato al margen de la negociación, es una obligación gubernamental producto de sus erráticas políticas/modelo económico y de la distorsión económica/social con génesis en la insaciable corrupción vía controles, racionamientos y condicionantes comunistoides… medicinas y alimentos son la prioridad numero uno en esta Venezuela de inédita decadencia.

Solo incluir “Elecciones municipales o presidenciales transparentes” con la desinstitucionalización reinante es idiota, qué puede hacer la oposición con alcaldías sí posteriormente el chavismo desvía sus recursos, aniquila competencias, inhabilita o encarcela a los alcaldes. Asimismo, qué puede hacer con un presidente sí este no se humilla ni subordina a los designios de la “constituyente” veladora del “Plan de la Patria” … ambas respuestas son ¡Nada!

Aunque suene estruendoso a los oídos de los demócratas, a los amantes de la justicia, muy probablemente esa negociación debe estar enmarcada dentro de una amnistía general, de este modo los cambios que amerita la patria puedan fluir, no estamos de acuerdo con ella por parecernos inmoral, simplemente ponderamos su valor como mecanismo de resolución de conflictos.

De este modo, la negociación implicaría el retorno de los militares a las labores que les otorga la constitución, se recuperaría la confianza en la nación haciendo posible la inversión requerida, una institucionalidad profesional, apegada a la ley, acabaría con la inseguridad, inflación y demás flagelos que el chavismo en 18 años hizo que Venezuela pasara de ser subdesarrollada a tercermundista.

Venezuela no necesita más show, necesita ir al grano, para ello debemos dejar de ser pendejos chavistas y pendejos opositores ¡Seamos solo venezolanos! @leandrotango
Leandro Rodríguez Linárez


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...