Estas en


¿Por qué el Mundial de Catar 2022 está manchado por la corrupción?


Sab, 29/06/2019 - 11:24

Escándalo, soborno, amaño y fraude; cuatro palabras que aparecen en cualquier noticia relacionada con algún directivo de la FIFA por corrupción.

 

 

 

MANUEL ALEJANDRO RAMÍREZ | @manuramirez95

La atribución a Catar como sede para la Copa del Mundo de 2022 causó sorpresa y desató todo tipo de polémicas, puesto que se trata de un país señalado por violación a los derechos humanos, de poca tradición futbolera y con extremas temperaturas que complican el desarrollo de la disciplina.

Tres años después de que iniciara una investigación en Francia sobre las condiciones de atribución del Mundial, Michel Platini, expresidente de la UEFA y leyenda del balompié francés, permaneció durante 15 horas detenido para saber si estuvo involucrado en la compra de votos que habrían otorgado al país del Golfo Pérsico la organización del torneo.

En los comicios que se llevaron a cabo en diciembre de 2010, Catar consiguió 14 votos en la cuarta vuelta, superando los 8 votos que obtuvo Estados Unidos, y se quedó con la sede de la cita mundialista. De acuerdo con la prensa británica, ejecutivos cataríes habrían sobornado con 3,6 millones de dólares a una treintena de miembros de la FIFA para asegurar la atribución del Mundial.

Reuters

Platini, también expresidente de la FIFA, reconoció en 2013 que, nueve días antes de celebrarse aquella elección, tuvo un almuerzo secreto en el Palacio de Elíseo con Nicolás Sarkozy, entonces presidente de Francia, y Tamim Bin Hamad Al Thani, emir de Catar.

En este sentido, la justicia francesa sospecha que en aquel cónclave se pudo haber concretado el apoyo del exfutbolista a la candidatura de la nación asiática. Además, Joseph Blatter, expresidente de la FIFA, expresó en 2015 que estuvo en contra de la elección de Catar y catalogó como un “error” haberla escogido como sede.

Platini declaró en Nanterre, un municipio cercano a París, y salió en libertad ante la oficina de anticorrupción y delitos financieros. Actualmente, se encuentra vetado de toda actividad futbolística, debido a un cobro irregular de 1,8 millones de euros. No obstante, está previsto que la suspensión expire en octubre próximo. 

Esclavitud en la construcción de estadios

Otro aspecto que genera suspicacia en cuanto a la celebración de la próxima Copa del Mundo son las constantes denuncias de los trabajadores inmigrantes, por las condiciones que tienen que soportar en el país más rico del mundo.

La cadena Sport Inside elaboró un documental que muestra los testimonios de los empleados, quienes se quejan por la falta de pagos, las precarias condiciones de los alojamientos y el sometimiento que imponen sus jefes. De hecho, tienen sus pasaportes retenidos para que no se puedan marchar. 

El medio alemán envió a un periodista encubierto con una cámara oculta, en vista de que los profesionales de la comunicación no pueden hacer reportajes en Catar si no cuentan con una autorización del gobierno. Para acceder a las declaraciones de los trabajadores, se dirigió hacia un mercado donde es común hallar a cientos de obreros provenientes de Nepal, Bangladesh e India.

AFP

A pesar de que el gobierno de Nepal firmó un acuerdo bilateral con Catar, más de 1.400 trabajadores nepalíes han muerto entre 2009 y 2019 durante la construcción de obras. “Somos prisioneros. Ya no puedo más. Solo quiero ir a casa. Ni siquiera podemos llamar a nuestras familias en Nepal”, cuenta el trabajador Dil Prasad. 

El reportaje, titulado “Atrapados en Catar’’, también indica que al menos cien obreros han regresado muertos de Catar a Nepal en lo que va del año. “Todos debemos ser salvados de esta situación, porque también se trata de nuestras familias en Nepal. Mi esposa y mis dos hijos están pasando por momentos difíciles. No he podido enviar dinero durante siete meses. Alguien tiene que ayudarnos’’, expresa Adi Gurung. “A veces, me pregunto si no sería mejor estar muerto’’, concluye el empleado. 

Amnistía Internacional (AI) comunicó en abril de 2017 que los migrantes procedentes de Nepal, Bangladesh e India, que trabajan en la remodelación del estadio Jalifa y en el ajardinado y zonas circundantes de la Aspire Zone, son explotados. Algunos son objeto de trabajo forzado. No pueden cambiar de trabajo, no pueden salir del país y suelen tener que esperar meses para cobrar sus salarios’’, detalla el informe. 

Asimismo, la organización señala las terribles condiciones de vida de los obreros: “Vimos a hombres durmiendo en literas en habitaciones para ocho o más personas. Sin embargo, el derecho catarí y las Normas para la Protección de los Trabajadores permiten como máximo cuatro camas por habitación y prohíben el uso compartido de camas y el uso de literas’’.


Crisis institucional

 

La elección de Catar como organizador del Mundial de 2022 también fue uno de los detonantes que desató el caos institucional que padece la FIFA desde 2015. A finales de ese año, reconocidos dirigentes del fútbol sudamericano y centroamericano fueron arrestados por soborno, fraude y blanqueo de capitales, en lo que se conoció como el caso “FIFA Gate”.


Entre ellos, se encuentra Rafael Esquivel, expresidente de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), quien fue enjuiciado y desterrado de por vida de toda actividad relacionada con el deporte rey, al declararse culpable de varios cargos.


El proceso legal se dio en mayo de 2015, cuando el otrora vicepresidente de la Conmebol fue detenido por el FBI en Zúrich, Suiza, por aceptar sobornos de millones de dólares en relación con derechos televisivos y transmisión de distintas ediciones de la Copa América.

EFE 


Esquivel quería ser juzgado en Venezuela. Sin embargo, pese a que al inicio se había negado, fue extraditado a Estados Unidos en febrero de 2016. Se le concedió libertad provisional en marzo de ese año bajo una fianza de 7 millones de dólares (2 millones en efectivo), en la que sus hijos fungieron como fiadores, con la  condición de permanecer entre el área de Nueva York y Florida con un brazalete electrónico.


En total, 42 compañías, dirigentes y empresarios fueron culpados de llenar sus arcas en esquemas de sobornos por más de 200 millones de dólares, incluidos Juan Ángel Napout, expresidente de la Conmebol; Manuel Burga, expresidente de la Federación Peruana de Fútbol; y José María Marí, su homólogo de la Confederación Brasileña de Fútbol.


Por si no lo viste