Estas en


Alza en precios de las telas impacta en productos terminados


Vie, 11/08/2017 - 10:05

Aunque confeccionar piezas propias era una opción para ahorrar dinero, el alza en los precios de las telas obliga a las confeccionistas a aumentar significativamente el valor de sus prendas, especialmente en lencería para el hogar y prendas de vestir, por lo que deja de ser una alternativa al alcance de todos.

Alza en precios de las telas impacta en productos terminados

Antonieta Valenzuela ayer visitaba una famosa tienda de textiles en la avenida 20, buscaba variedad para la ropa de su hija de dos años de edad, la tela de camisería, que normalmente adquiría a un precio no mayor de 15.000 bolívares, ahora supera los 50.000 bolívares.

“Yo suelo venir regularmente porque los niños pierden la ropa muy rápido, no vale la pena comprar en tiendas y aunque me sorprendí con los precios, una camisa en un centro comercial está en 200.000 bolívares”.

La señora Dilcia Palacios acudió a la tienda a comprar malla lycra para mandarle a hacer varias blusas a su hija adolescente, pero no pudo comprar sino un metro y cuarto, pues se impactó al ver que costaba 18.000 bolívares el metro.

Adicional a ese monto, le debe sumar el trabajo de la confeccionista que le cobrará 12.000 bolívares por pieza. “Me llevo para mandar a hacer una sola, yo esta misma tela la compraba antes en 5.000, cuando mucho”.

En un establecimiento comercial, una camisa de dama que simula el jean vale 100.000 bolívares, mientras que el metro de tela para mandarla a hacer actualmente vale 54.500 bolívares y se requieren al menos metro y cuarto. Sin embargo las vendedoras no descartan que se aproxime un ajuste de precios.

Al consultarle a las ejecutivas de ventas de las firmas reconocidas en textiles, la razón del alza de los precios, señalaron que el problema radica en el flujo de dólares, lo que ha hecho que los proveedores incrementen sus precios y las tiendan deban trasladar este impacto al cliente, para poder cubrir gastos y obtener ganancias.

Confirmaron que las ventas disminuyeron considerablemente. En las tiendas donde comúnmente se veían largas colas para pagar, e incluso para ser atendidos por los despachadores, ahora lucen solitarias.

Los propietarios reconocen que subir los precios acarrea consecuencias, pero aseguran que de lo contrario tendrían que bajar sus santamarías. “No podemos asumir los costos porque no alcanzaría para reponer inventario, pagar deudas a proveedores, pagar la renta del local y el salario a nuestros trabajadores, hacemos lo que podemos para no cerrar”.

Fuente: El Impulso / EMR


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...