Estas en


Catherine Deneuve critica el “puritanismo” feminista tras el caso Weinstein


Miércoles, 10/01/2018 - 12:44

La eminente actriz francesa Catherine Deneuve forma parte del colectivo de 100 mujeres destacadas de ese país que firmó un remitido, publicado este martes 9 de enero en el diario Le Monde, en el cual muestran su preocupación, debido a que la “liberación de la palabra” que ha surgido tras el escándalo del productor cinematográfico Harvey Weinstein por acoso sexual, pudiera volverse ahora en contra de quienes llevan esta lucha adelante. “Nos ordenan hablar bien, a callar lo que incomoda, y las que se niegan a plegarse a tales mandatos son miradas como traidoras, como cómplices”. Y remarcan: “La violación es un crimen. Pero el coqueteo insistente o torpe no es un delito, ni la caballerosidad una agresión machista”.

El manifiesto destaca que “es propio del puritanismo utilizar, en nombre del supuesto bien general, los argumentos de la protección de las mujeres y de su emancipación para encajarlas mejor en un estatus de eternas víctimas, de pobrecitas bajo la influencia de demonios falócratas, como en los viejos tiempos de la brujería”.

Además de Catherine Deneuve, entre las firmantes figuran las escritoras Catherine Millet y Abnousse Shalmani (que compara el feminismo con el estalinismo), la filósofa Peggy Sastre (opositora del feminismo y autora del libro “La dominación masculina no existe”) y Elisabeth Lévy (directora del periódico online Causeur, que habla de “acoso feminista” hacia los hombres).

No es la primera vez que Catherine Deneuve se muestra en contra del movimiento Me Too contra el acoso sexual o, más concretamente, contra su equivalente francés, Delata a tu cerdo. A finales de octubre pasado, ya expresó su incomprensión: "No creo que esta sea la forma más justa de hacer que cambien las cosas. ¿Después qué será? ¿Delata a tu puta? Creo que son términos muy excesivos. Y, sobre todo, estimo que esto no resuelve el problema".

La inquietud de estas mujeres tiene que ver con “la indispensable libertad de ofender” y “de importunar”, algo que, según ellas, hay que defender. Asimismo, las firmantes se rebelan contra ese feminismo que “adopta la forma de un odio hacia los hombres y hacia la sexualidad”. Entienden, por ejemplo, que una mujer “pueda velar porque su salario sea igual al de un hombre, pero no sentirse traumatizada de por vida por un sobón en el metro, aunque eso se considere un delito. La mujer puede incluso contemplarlo como la expresión de una gran miseria sexual, pero no como algo que sea un acontecimiento”.

Aquilino José Mata/ EDC


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...