Estas en


Cierre y bloqueo de medios: la batalla comunicacional del oficialismo contra la prensa venezolana


Miércoles, 26/06/2019 - 23:38

En los últimos años se ha evidenciado el aumento de los cierres, bloqueos y agresiones a la prensa. Marco Ruiz, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), aseguró que Nicolás Maduro se convirtió en el principal enemigo de la prensa, a pesar de que se consideraba que era Hugo Chávez

Foto: José Daniel Ramos

Gabriela Galíndez | @GabaGalindez

 

Ocho años después de la llegada de Hugo Chávez al poder, la libertad de prensa recibió su primer golpe, un golpe frío e inimaginable, el cierre de la señal de Radio Caracas Televisión (RCTV). 12 años más tarde, su sucesor, Nicolás Maduro, convertiría la labor periodística en causa de persecución y censura, además de un acto de valentía. Medios cerrados, censurados, periodistas agredidos, detenidos y deportados es parte de la tormentosa relación de Maduro con la prensa en Venezuela. 

La censura en el país se agravó en diciembre del año 2007 con la orden de Chávez de retirar las concesiones a RCTV por considerarlo como “una compañía golpista”.  El caso del canal es el ejemplo de la batalla comunicacional entre el chavismo y los medios venezolanos.

En el año 2009, Diosdado Cabello, en ese entonces director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), ordenó la salida del aire de 34 emisoras de radio y televisión. Este episodio de la historia comunicacional se conoció como ¨Radiocidio¨. 

De acuerdo con Conatel, las causas del cierre masivo de las radios fueron por el vencimiento de las concesiones sin que fuera solicitada la renovación, muerte del concesionario original y cambio del titular sin notificación previa, autorización por la comisión de telecomunicaciones, entre otras.

“Es grato dirigirme a ustedes para notificarles que están fuera del aire”, se lee, a secas, en una de las notas enviada por el organismo regulador de telecomunicaciones a las emisoras de radio.

Un mes antes, el organismo regulador realizó un censo de las estaciones de radio que funcionaban en el país y, supuestamente, les informó que debían solicitar las concesiones y presentar la documentación que avala la vigencia de su licencia. Según el reporte, 240 emisoras no acudieron a entregar lo requerido y por eso debían salir del aire. 

La organización no gubernamental Human Rights Watch ( HRW) señaló que en el gobierno de Chávez, y actualmente en la gestión de Nicolás Maduro, han permitido que intimiden censuren y persigan a sus críticos, lo que incluye a la prensa que está en contra del oficialismo. 

Mientras que la organización Reporteros sin Fronteras indicó en el año 2013 que los medios de comunicación en Venezuela están casi en su totalidad dominados por el Estado y las cadenas, los funcionarios oficialistas aseguran que la mayoría de los medios son privados y una pequeña parte representa la propiedad estatal y medios comunitarios. 


Artículo 58. La comunicación es libre y plural, y comporta los deberes y responsabilidades que indique la ley. Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura, de acuerdo con los principios de esta Constitución, así como el derecho de réplica y rectificación cuando se vean afectados directamente por informaciones inexactas o agraviantes. Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a recibir información adecuada para su desarrollo integral.


“Hay una intención de establecer la censura, de doblegar los medios y silenciar lo que está ocurriendo. En efecto esa intención se ha evidenciado con el cierre de medios y la negación de renovación de concesiones, el resultado es claro. Hay una política pública dirigida a silenciar a los medios de comunicación y pretende imponer la opacidad como una política de Estado”, apuntó Marco Ruiz, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Prensa (SNTP). 

En los últimos años ha aumentado la cifra de medios que han tenido que cerrar  --66 desde el año 2013, de ellos, 35 en 2018-- de acuerdo con datos del Instituto Prensa y Sociedad. Actualmente, se registran otros tipos de acciones con el fin de invisibilizar a los medios críticos y ocultar informaciones específicas que no sean del agrado del Estado.

Ruiz indicó que de los 100 medios de comunicación que existían en el país desde el año 2004, actualmente se encuentran operativos 30 de ellos. 

Uno de los casos que marcó la historia comunicacional en el país fue la compra de Globovisión por empresarios cercanos al chavismo, quienes son los actuales dueños del canal. En un informe introducido ante la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, entidad suscrita a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CDH), la periodista Nitu Pérez Osuna contó sobre el drástico cambio en la política editorial de Globovisión y la forma en la que el canal de noticias procedió a deshacerse de aquellos periodistas que ejercían el periodismo independiente en el país. 

Durante la gestión de Maduro, los mecanismos de censura han cambiado. Durante las protestas del año 2014 se registró un masivo bloqueo de aplicaciones como Twitter, a las que los ciudadanos acudían para informarse sobre la represión por parte de los funcionarios de seguridad del Estado.

“Nicolás Maduro se ha convertido en el principal violador de los derechos humanos en la historia democrática del país, también en el carcelario de periodistas venezolanos y extranjeros. Cuando nosotros creíamos que Hugo Chávez había sido el principal enemigo de la prensa, lo conocimos a él”, enfatizó el secretario general del SNTP. 

Desde las protestas del año 2014, lideradas por el opositor Leopoldo López, se evidenció el intento de frenar la información en el país. ‘Lo que ocurre en el país no se puede ocultar ni censurando a los medios internacionales y nacionales”, expresó Ruiz. 

Mientras la represión por parte de funcionarios de seguridad era más evidente, aumentaban las arremetidas contra la libertad de prensa. El nuevo mecanismo del régimen fue sacar del aire a los medios internacionales. 

Periódicos tradicionales obligados a desaparecer

Las ediciones impresas de los medios del país han desaparecido masivamente, algunos han reducido sus páginas. De acuerdo con estadísticas del Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS), desde el año 2013, momento en que llegó Maduro al poder, han dejado de circular al menos 66 diarios. 

El alto costo del papel periódico ha obligado a los principales medios impresos de cada entidad del país a desaparecer de los quioscos. 

En el informe Sin periódicos: menos noticias en Venezuela de la organización no gubernamental Espacio Público, se señaló que el gobierno venezolano eliminó en el año 2012 el papel de prensa como bien de importación prioritaria. A partir de ese año los medios impresos que importaban el papel debían cumplir con una serie de trámites para pagar al proveedor extranjero y obtener el producto. 

Este año se vieron afectados 53 periódicos: 40 cerraron y 13 redujeron sus ediciones o eliminaron secciones para mantener la circulación. En algunos casos priorizaron contenidos para eliminar otros. 

La crisis del papel para los diarios venezolanos incrementó en el año 2018. Algunos terminaron obligados a bajar la santamaría, varios migraron a las páginas web y otros simplemente desaparecieron. 

Espacio Público indicó que en el año 2018 en 10 de los 24 estados del país no circulaban periódicos por falta de materia prima debido a la crisis económica.

La ONG detalló que en Amazonas existe una grave ausencia informativa: El Amazonense, El Autana, El Chamancito, El Delta de Amazonas y El Kiki Riki no circulan en la entidad. En Apure, a mediados del año 2018, se quedaron sin los tres principales medios que informaban a la población: Visión Apureña, NotiSemana y Diario ABC.

En el caso de Barinas, ya no queda ninguno. A inicios del año pasado existían dos diarios que dejaron de circular en mayo. En Cojedes, circulaba Las Noticias de Cojedes pero cesó su producción también en el mes de mayo. El Periódico del Delta desapareció de Delta Amacuro en junio (2018).

En Monagas la circulación de medios llegó hasta inicios del año 2019, debido a que La Prensa de Monagas, El Periódico y El Sol de Maturín decidieron hacer una pausa para ahorrar insumos. Un caso similar fue el de Última Hora de Portuguesa, que detuvo sus actividades varias veces durante al año para intentar mantener la circulación; sin embargo, en agosto tuvieron que cerrar sus puertas luego de los anuncios económicos de Maduro.

Muchos de los medios de comunicación migraron a la plataforma 2.0 y tantos otros reforzaron su mecanismo en la web junto con sus redes sociales. Sin embargo, la represión contra la prensa escaló otros niveles. 

Bloqueos a medios digitales. Ante los evidentes ataques y violaciones de la libertad de expresión y prensa, los cuales se han evidenciado con el cierre de medios o la discrecionalidad en la distribución de las divisas necesarias para la compra de papel periódico, los mecanismos del oficialismo se incrementaron. 

Para enero del año 2019 el régimen de Nicolás Maduro ordenó el bloqueo de decenas de medios de comunicación digitales, teniendo en cuenta que en la actualidad las redes sociales y las páginas web tienen gran influencia en la población y se han posicionado como grandes herramientas para acceder a la información 

El secretario general del SNTP, Marco Ruiz, señaló que Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó su solidaridad ante la crisis en Venezuela. Recordó que hace dos meses Bachelet presentó un informe en el que hizo referencia a la censura, al bloqueo  y cierre de medios y a la persecución contra periodistas. 

“Con ese informe de alguna manera la alta comisionada anticipó cuál puede ser su percepción de derechos humanos en el país”, dijo. 

Días antes de la vista de la representante de la ONU al país, se denunció el bloqueo de algunos medios digitales que todavía eran visibles mediante de los servicios de Cantv.

“Los bloqueos de los medios digitales se han convertido en una nueva piedra de tranca para que los medios independientes no puedan informar, aunque creo que eso no va a resultar”, reiteró. 

En los últimos años, Nicolás Maduro ha desgastado a la prensa nacional y regional, los ciudadanos han dejado de contar con la visibilización de las problemáticas que los aquejan. 

Venezuela se suma a una larga lista de países como Sudán, República Democrática del Congo, Zimbabue e India, donde utilizan los bloqueos y apagones como armas cuando la situación política y social no beneficia a la gestión de turno. 


Por si no lo viste