Estas en


Método alterno al canal de ayuda buscaría el diálogo


Mar, 05/12/2017 - 08:26

La apertura de un canal humanitario a través del cual se permita y facilite la llegada al país de alimentos y medicinas ha sido petición reiterada de la oposición venezolana, al menos desde 2014, cuando se iniciaron las primeras conversaciones entre el Gobierno y los representantes políticos que le adversan.

Método alterno al canal de ayuda  buscaría el diálogo

Pero una solicitud como ésta pasa por admitir la crisis económica y la falta de acciones para solucionar este problema, lo que el Ejecutivo no aceptaría un pedido con las características de un canal por razones humanitarias.

En noviembre del pasado año, el Gobierno declaró ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en Ginebra, que Venezuela no pedirá a ningún organismo internacional ayuda para superar la actual escasez de medicinas, ya que muchas de esas ayudas “pueden prestarse a confusión dado que contienen una fuerte orientación politizada y negativa”.

En el contexto del derecho internacional los canales humanitarios se dan cuando hay una guerra civil o una guerra interna y no es el caso de Venezuela.

De acuerdo con el analista internacional Miguel Tinker Salas, profesor de la Universidad de Pomona, en California, la resistencia del Gobierno tiene que ver con que Estados Unidos dentro de su aparato de seguridad maneja intervenciones humanitarias.

“Siempre ha usado el tema humanitario como un pretexto para una intervención, lo que le permite encubrir sus intereses políticos y económicos dentro del contexto de una intervención humanitaria.

La política de (Donald) Trump era primero las sanciones a funcionarios, luego las sanciones económicas al país, para obligar al Gobierno a un canal, por eso no lo aceptarían”, opinó Tinker.

El constituyente Diosdado Cabello se refirió al tema y dijo que la oposición esconde una “invasión extranjera”.

“¿Ustedes saben qué se esconde detrás del canal humanitario? Una invasión, abrir las puertas para que entren tropas de la ONU para invadir Venezuela”, fueron sus palabras hace días.

El domingo pasado el propio presidente Nicolás Maduro negó cualquier posibilidad: “Venezuela no es un país de mendigos, como han pretendido algunos con aquello de la ayuda humanitaria”, afirmó Maduro.

Para el internacionalista Sadio Garavini el problema termina siendo político, no jurídico, porque “no hay nada escrito que impida recibir ayuda”, pero para el Gobierno sería “admitir frente al mundo que es incapaz de mantener suficientes alimentos y medicinas para su pueblo. Básicamente, sería admitir el fracaso de modelo”.

El punto fue discutido el viernes y sábado en República Dominicana. Países como Brasil y Colombia han mostrado su disposición a ayudar y aunque el Gobierno se niegue, lo que sí puede plantearse es otro mecanismo para que finalmente la ayuda pueda llegar a la nación.

“El Gobierno no lo va a plantear como un canal humanitario, lo plantearía desde otro ámbito. Sería facilitar la entrega de productos, sería facilitar el comercio”, continuó Tinker.

El diputado Edgar Zambrano sostuvo que al mecanismo se le puede colocar cualquier nombre, lo importante es que la ayuda sea recibida. “Solo falta un ápice de voluntad política y democrática, de racionalidad y de lógica para que el Gobierno entre en el análisis que exige el momento político y económico”.

Señaló que existen distintos ofrecimientos por parte de países del continente, entre ellos Colombia, así como de Europa. La distribución se haría a través de la Iglesia, como lo dijo hace unos días el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges.

“Existen instituciones de carácter humanitario como la Cruz Roja Internacional, Cáritas, las propias Conferencias Episcopales a través de sus sedes, instituciones religiosas de distintos credos pueden habilitar el mecanismo, que de acuerdo al criterio del Gobierno, disocie la intervención de factores exógenos puertas adentro del país y permita establecer los distintos mecanismos que puedan desarrollarse para que medicinas y alimentos puedan entrar”, manifestó Zambrano.

Sobre este punto, Janeth Márquez, directora general de Cáritas de Venezuela, dijo a finales del año pasado que la institución que dirige no cuenta con personal suficiente para realizar la distribución en todo el país, por lo que en caso de que el canal se abra es necesario la incorporación de la ciudadanía.

La apertura o no del canal se está negociando en Dominicana, algunos analistas piensan que por la situación de crisis actual se le debe dar prioridad.

Fuente: Panorama / EMR


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...