Estas en


Vladimir Gessen analiza quién ganará las elecciones


Jue, 11/04/2013 - 01:08

"Es muy probable que la intención de voto de los venezolanos esté a estas alturas empatado. Esto explicaría el nerviosismo que uno siente en el oficialismo y el triunfalismo que se siente en la oposición. Hace un mes estaba convencido que Nicolás Maduro ganaría las elecciones, pero hoy es difícil saber que ocurrirá el domingo”, explica el psicólogo Vladimir Gessen en entrevista exclusiva para El Diario de Caracas. El analista considera que el carisma de Capriles es muy superior al de Maduro y que el candidato del PSUV ha cometido graves errores.

¿Quién cree que puede ganar las elecciones presidenciales del próximo domingo?

- Cuando uno observa el nerviosismo del gobierno inventando magnicidios, cuando uno aprecia la irritabilidad de la presidenta del Consejo Nacional Electoral en sus declaraciones, dejando atrás su habitual serenidad, prudencia y mesura, es obvio que las cifras no le cuadran al comando electoral del PSUV. Hace un mes estaba convencido que Nicolás Maduro ganaría las elecciones, pero hoy es difícil saber que ocurrirá el domingo, dado la cantidad de errores que han cometido los estrategas de la campaña del candidato del gobierno.

¿Cuáles errores?

- Luego del funeral de Hugo Chávez existía unanimidad en considerar que Nicolás Maduro sería el vencedor de las elecciones. Lo lógico, como advertimos para ese entonces era que Diosdado Cabello quedara encargado de la Presidencia como señalaba la Constitución, y que Nicolás Maduro se desplegara como candidato del oficialismo. (http://informe21.com/politica/gessen-si-chavez-no-regresa-diosdado-seria... )
Lamentablemente para Maduro tomaron el camino forzado de colocarlo en la presidencia, y este fue su primer error, porque las ventajas que se derivan de ser presidente, como hacer cadenas y usar los medios del Estado para la campaña, millones de ciudadanos lo interpretan como un abuso, o como inseguridad del candidato socialista para enfrentar al candidato opositor Capriles, quien les “enchufó” el remoquete de los “enchufados”, el cual caló en los votantes. Además, al Maduro ser presidente encargado, asumió todos los desajustes que se han dado en el gobierno, con el consecuente costo político, desde diciembre pasado hasta nuestros días, entre ellos las dos devaluaciones, el aumento de la inseguridad, los apagones, y la escasez y el aumento de bienes y servicios que sufre la gente.
El segundo error ha sido pedir el voto para Chávez como señalamos el 18 de marzo: “Un líder legítimo pide que voten por él. Maduro debe pedir que voten por él, para quitarse la aureola de ilegitimidad que le rodea. Si Nicolás no pide votar por él, sino por Chávez, los votos serán del fallecido Comandante, y seguirá siendo cuestionado su liderazgo”. (http://www.diariodecaracas.com/politica/vladimir-gessen-pedir-votar-chav...)
El Colmo fue intentar convencer al electorado de que Chávez dirigía la campaña por su intermedio…

¿Se refiere al pajarito?

- Este episodio es el más relevante pero no el único, el siempre habla a nombre de Chávez. Sin embargo, lo del pajarito es muy significativo porque nos reveló a un candidato inconsistente. Supongamos que el dictador de Corea del Norte le dijera al mundo que su padre se le apareció en forma de pescado, y que le ordenó que generara la crisis nuclear actual en Asia, o que el presidente Obama le explicara al Mundo que ordenó el ataque y la muerte de Osama Bin Laden porque George Washington en forma de águila, o búho, se lo pidió desde el más allá, imaginemos lo que pasaría… No me cabe la menor duda que Obama sería destituido por el Congreso de los Estados Unidos por no estar apto para ocupar la presidencia, y Naciones Unidas impondría, por unanimidad, las sanciones más severas para el déspota coreano. Para cualquier profesional de la salud mental lo explicado por Nicolás Maduro fue una alucinación, quizás como consecuencia del estrés postraumático causado por la muerte de Hugo Chávez. Luego, viene la incoherencia del discurso, como por ejemplo donde nos anuncia que como presidente de la República está en conocimiento que Roger Noriega y Otto Reich, usando a Luis Posada Carriles, y sicarios centroamericanos, han mandado asesinar a Henrique Capriles, para días más tarde cambiar el cuento y manifestar que es al propio Maduro a quien quieren matar y que Posada Carriles ahora está es asociado con la oposición. Semejantes disparates le han restado credibilidad al mensaje del presidente encargado, y el sentimiento de “mentira fresca” penetró en enormes sectores de la población.

¿Y cuál debe ser la estrategia de Maduro?

- Ya ninguna, faltan horas para las elecciones. Pero, si quiero reiterar que Maduro no aprovechó la campaña para que la gente lo conociera y votara por él. No comprendo por qué no generó su propio liderazgo. No sé a qué le ha temido. Pero de una cosa estoy seguro, si gana las elecciones, si la gente lo elije, pensando que vota por Chávez, se verá en problemas, porque en corto plazo, cuando una vez electo comience a tomar medidas económicas, sociales y políticas, muchos empezarán a decir cosas como: “Si Chávez estuviera vivo, esto no pasaría”, o “Maduro no es como Chávez”. En el plano militar, es aún más grave. Si los militares votan simbólicamente por Hugo Chávez, es obvio que Chávez también seguirá siendo su Comandante en Jefe, psicológicamente. De ser así, en el seno castrense, el próximo julio, fecha de promociones militares en Venezuela, se escucharán frases como éstas: “Chávez me hubiera ascendido”, ergo “Maduro no es un buen Comandante en Jefe”. Yo me pregunto, qué pasará cuando Maduro quiera colocar a otro canciller o a otro ministro de Secretaría, ¿Podría hacerlo sin generar una crisis política? A ellos y a los otros ministros –según el mismo- los puso Chávez.
El tercer error de Maduro es no escuchar lo que José Vicente Rangel le dijo en la campaña pasada a Capriles, cuando pifió en el mitin de apertura de su candidatura en Caracas: “En política no se puede improvisar”.
Cuando uno escucha a Maduro en los mítines es evidente que no ha preparado el mensaje. Contrariamente, Capriles ahora lleva un claro mensaje y su nivel de improvisación es muy limitado. Se ve que le hizo caso a Rangel.

¿Cree que Capriles ganará las elecciones?

- Es muy probable que la intención de voto de los venezolanos esté a estas alturas empatado. Esto explicaría el nerviosismo que uno siente en el oficialismo y el triunfalismo que se siente en la oposición. Además, el efecto de avalancha que se produce en algunas elecciones cuando el Pueblo se lanza a favor de un candidato cambia la decisión de votos en días. Igual ocurre cuando el Pueblo se percata o intuye que un candidato va de capa caída, se desinfla en tiempo perentorio. ¿Se recuerda de Irene Sáez?, ella llegó a tener más del 75 % del electorado y se derrumbó apresuradamente, mientras Chávez subía exponencialmente. Esto puede ocurrir. De manera que sí es posible, Capriles puede ganar en la intención de voto. Pero tendrá dificultades para lograrlo.

¿Cuáles serían los problemas para alcanzar contar los votos?

- Son varios. El primero es que el gobierno controla todas las gobernaciones menos tres y la mayoría de las alcaldías. Controla el gobierno central y todas las corporaciones y empresas del Estado. Es el gran empleador. Esto representa una primera ventaja a la hora de obligar a la gente a votar. La consigna es o votas o te botan. Luego, todo beneficiado de las misiones es también conminado a votar. Quiero decir con esto que el oficialismo cuenta con mayor organización para llevar la gente a sufragar.
El segundo problema es que –para nadie es un secreto- el Consejo Nacional Electoral está ciertamente parcializado con el oficialismo y tiende abiertamente a favorecer al candidato del gobierno.
El tercer problema es que el gobierno despliega toda su logística para llevar a votar a su militancia sin escatimar recursos que todo el mundo presume de donde provienen.

¿Le pueden robar las elecciones a Capriles?

- No, pero para superar lo que he manifestado es vital para Henrique Capriles, primero que la gente que lo respalda y que no desea a Maduro como presidente, vaya a votar. Si esa avalancha de votos se produce puede vencer. Segundo, debe tener testigos en todas las mesas todo el día para evitar que se introduzcan votos indebidos, y que puedan hacerse las auditorías requeridas y lograr obtener copias de todas las actas. Tercero, Capriles se la tiene que jugar completa si logra los votos, para impedir un escamoteo de las elecciones.
Ahora bien, si los votantes opositores se abstienen –como ocurrió en las elecciones de gobernadores- más que los votantes oficialistas, Maduro ganaría las elecciones. El gobierno tiene mayores herramientas para hacer que sus partidarios voten. Los opositores si quieren ganar tienen que votar y cuidar sus votos.

¿Si tuviera que darme un nombre, quien será el ganador el domingo 14?

- Cómo quisiera que me lo dijera un pajarito… Mire, lo más aproximado que le puedo decir es que cualquiera de los dos puede ganar, todo dependerá de la abstención que tenga cada una de las partes, la capacidad de movilización que desplieguen en cada lado y de la única variable que no se puede medir, que quienes voten obligado no lo hagan por quien los forzó. AR / EDC /

Vladimir Gessen, Editor del portal Informe 21.com
Vladimir Gessen, Editor del portal Informe21.com


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...