Exmilitar venezolano, pacta con EE.UU. y se declara culpable

Publicado el Miércoles, 18/July/2012

Un ex militar venezolano acusado de asociación ilícita para enviar, transgrediendo leyes vigentes, repuestos de aviones de combate a la Fuerza Aérea de Venezuela, selló un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos con el fin de recibir una condena más leve.

Repuestos de aviones de combate se adquirieron transgrediendo la ley de exportación de armas

A través del pacto, Alberto Pichardo aceptó declararse culpable de haberse asociado con otros cómplices para transgredir la ley que controla la exportación de armas, desde enero del 2009 a febrero del 2010, de acuerdo con un documento judicial del caso.
Algunos acusados optan por sellar acuerdos de culpabilidad con el departamento de Justicia con la esperanza de que los fiscales recomienden a los jueces una sentencia menor a la que recibirían si fueran a juicio. Los fiscales, además, suelen pedir que se descarten otras acusaciones.
El juez determina la condena después de escuchar la recomendación de los fiscales.
Pichardo, quien probablemente también se vea beneficiado con la desestimación de otras tres acusaciones por haber firmado el pacto, estaba encargado de supervisar la oficina de adquisiciones militares de Venezuela en Doral, una ciudad vecina de Miami donde residen numerosos venezolanos.
El abogado de Pichardo, Robert Becerra, dijo a la AP que el militar venezolano estaba desempeñando sus funciones laborales y que sus superiores le ordenaron adquirir los artículos con los que transgredió el embargo militar que rige con la nación sudamericana.
"Sólo el juez decidirá la sentencia del mayor Pichardo y qué tipo de sentencia será'', manifestó Becerra en un mensaje de correo electrónico.
Explicó también que después de retirarse como militar, su cliente resolvió cooperar con el gobierno de Estados Unidos en sus investigaciones.
No identificó a los superiores que dieron las órdenes de compra a Pichardo.
Según la acusación de la fiscalía, los repuestos estaban destinadas a aviones de combate F-16, OV-10 Broncos, Tucanos y helicópteros Super Puma.
Se trata de artículos de defensa incluidos en la lista de municiones de Estados Unidos, que fueron exportados sin la licencia o el permiso requerido.
Los otros acusados son el ex piloto de la fuerza aérea venezolana Freddy Argüelles y los residentes del sur de la Florida Kirk Drellich y Victor Brown.
En el pacto de seis hojas que aparece en el expediente judicial, Pichardo se comprometió también a colaborar con las autoridades.
Pichardo aceptó que cooperará completamente con la fiscalía "suministrándole información y testimonios verdaderos y completos, ofreciéndole documentos, grabaciones y otras evidencias cuando sea convocado por esta oficina ... apareciendo en procedimientos de jurados investigadores, audiencias judiciales, juicios'' y trabajando de manera encubierta bajo supervisión de las autoridades, indica el acuerdo judicial sellado el 12 de julio.
El acusado, al que le concedieron la libertad domiciliaria vigilada tras pagar una fianza, aceptó además que "no protegerá a ninguna persona o entidad con información falsa u omisiones'' y no cometerá otros delitos, según el documento.
El gobierno, por su parte, se comprometió a recomendar una sentencia más leve que la máxima estipulada por las leyes; y dijo en el pacto que Pichardo estaba suministrándole información valiosa en la investigación de otra persona que ha cometido un delito.
El acuerdo firmado por Pichardo, su abogado Robert Becerra, y el fiscal federal Thomas Mulvihill, señala que el ex militar venezolano sabe que el tribunal podría imponerle una condena máxima de hasta cinco años de prisión, seguida por una sentencia a libertad vigilada de hasta tres años y una multa de hasta 250.000 dólares.
A través del pacto, el acusado aceptó también que no apelará la sentencia, cuya fecha ha sido fijada para el 20 de septiembre.
De acuerdo con un documento judicial, algunos conspiradores que residían fuera de Estados Unidos alertaban a Pichardo y Argüelles sobre los artículos de defensa que la fuerza aérea venezolana quería comprar.
Drellich era el encargado de suministrarles esos artículos, mientras que Brown y Pichardo se ocupaban de enviarlos a Venezuela, según la acusación de los fiscales.

Fuente: http://www.panorama.com.ve/portal/app/vista/detalle_noticia.php?id=26512

Comentarios

Recomendado para ti