Así fue la lucha a plomo por el poder en la cárcel de Sabaneta

Publicado el Jueves, 22/August/2013

El "Ovejo" y el "Tití" se enfrentaron ayer durante al menos 15 horas por el liderazgo del área de Máxima. Nadie del Ministerio de Servicios Penitenciarios llegó a la cárcel. No dieron orden de ingreso a la Guardia Nacional pese a la petición de los reclusos. Se desconoce cifra de muertos.

La muerte de Pedro Caldera desató una balacera en el área de Máxima (Rehabilitación) de la cárcel de Sabaneta, que inició a las 3.00 de la madrugada de ayer y terminó, después de la mediación del gobernador Francisco Arias Cárdenas, pasadas las 8.00 de la noche.

Los más de 300 reclusos mostraron su poderío con cada detonación. Oficialmente se identificaron dos cadáveres, pero internos que protagonizaron el enfrentamiento aseguran que existen al menos 15 cuerpos y que, incluso, varios de los asesinatos se grabaron con el teléfono móvil del personal de garitas.

Pedro Caldera, a quien asesinaron el domingo durante una fuga "temporal", era el líder de Máxima, área conocida por mantener las extorsiones foráneas. Sus hombres más cercanos eran el "Tití" y el "Ovejo", dos reclusos que fueron testigos de su deceso. Con la muerte de Caldera, debía ser uno de los dos su sucesor, lo que no se estipuló.

El "Tití" y el "Ovejo" regresaron a Sabaneta y a las 4.00 de la mañana comenzó la primera balacera. Poco antes del mediodía Jairo Ramírez, secretario de Seguridad y Orden Público, confirmó dos decesos, pese a que la cárcel de Sabaneta es responsabilidad del Gobierno nacional a través del Ministerio de Servicios Penitenciarios. Iris Varela nunca llegó.

A las 2.00 de la tarde mujeres y hombres se comunicaron con La Verdad. Todos coincidieron al declarar: "Los están masacrando. "Ovejo" se volteó y los está matando. Quieren matar al "Tití". Hay mujeres y niños en la línea de fuego. La Guardia Nacional no hace nada".

Bandos
El "Tití" estaba con sus hombres en el techo del área de Máxima, mientras que el "Ovejo" se mantenía abajo. Ambos grupos detonaron tres granadas fragmentarias y amenazaban con extender el tiroteo.

En ese momento se conoció que había mujeres y niños. Pese a que se dijo que habían llegado un día antes por ser visita conyugal, los familiares de los internos aseguraron que las mujeres residen dentro de la cárcel. "La mujer de mi hijo tiene tres meses ahí y está embarazada". La dama, que lloraba a gritos en una acera del barrio San Pedro, no se identificó.

A las 3.00 de la tarde recrudeció la balacera. Las tanquetas de la Guardia Nacional estaban paradas en la entrada, pero sin ningún intento de penetración. Los reclusos denunciaron que los internos del área de Penal, comandados por el "Mocho Edwin" y "Pepito", ingresaron a Máxima para apoyar al grupo del "Ovejo". A todos los integrantes los conocen como los "coreanos", porque la mayoría proviene de la capital del estado Falcón.

Fuentes extraoficiales aseguraron que en el video del personal de garita se ve a uno de los reclusos de Penal entrar a Máxima y "disparar con una ametralladora". En medio de los gritos y el desconocimiento, denunciaron que había mujeres y niños fallecidos. Hasta las 10.00 de la noche las autoridades no habían aumentado el número de muertos.

"Chacarrón", uno de los reclusos en rebeldía, denunció a través de una llamada a La Verdad que "Cuasi" y "Cancho", compañeros de "Ovejo", no se daban por vencidos y seguían disparando a la población. A las 6.00 de la tarde se cortó toda comunicación con los reclusos.

Cesa el fuego
A las 7.30 de la noche llegaron Francisco Arias Cárdenas, gobernador del estado; Julio Yépez Castro, director del Cuerpo de Policía Bolivariana del estado Zulia y José Morales, jefe del Comando Regional número 3 de la Guardia Nacional. Se reunieron durante aproximadamente media hora en el área administrativa de la cárcel y luego salieron sin dar información a los medios. Desde entonces se dejaron de escuchar las detonaciones.

Traslados
Un grupo de militares informó a los familiares que pronto harían ocho traslados. Los beneficiarios serían reclusos inscritos en el Plan de Humanización que inició el Ministerio de Servicios Penitenciarios. Presuntamente, ellos escogerán el sitio de reclusión. Fuentes extraoficiales aseguraron que los trasladados serán los líderes o quienes hayan protagonizado la balacera y que ingresarán a la ciudad penitenciaria de Coro en las próximas horas.

Identificados
Pese a que los reclusos tuvieron suficientes municiones para disparar durante más de 15 horas ininterrumpidas, solo confirmaron dos decesos. Uno de ellos fue identificado como Hebert Martínez. A través de la redes sociales circuló la foto de un cadáver con un tiro en la cabeza. Se trata, supuestamente, de uno de los líderes, conocido como el "Guajiro Blanco". También hablaron de la muerte de un hombre apodado "Júnior".

La Verdad / AN

Comentarios

Recomendado para ti