Estas en


¿Cuánto cuesta mantener un hijo en colegio privado en Venezuela?


Vie, 12/07/2019 - 11:19

Al incesante incremento de la matrícula escolar se le suma un pago extra, que oscila entre 150 y 800 dólares, que deben realizar los padres si quieren que sus hijos regresen a clases. Múltiples representantes han denunciado la medida al considerarla sumamente excesiva

 

 

Por: José Ferrer | @Jmigueferrer

 

La temporada escolar finaliza, pero la incertidumbre de los padres sobre cuánto deberán pagar para el regreso a clases de sus hijos es un tema recurrente. Los colegios privados del país, sobre todo los de la Gran Caracas, aumentaron paulatinamente sus matrículas, ya dolarizadas, con el fin de cubrir los gastos. Esta situación ha generado múltiples quejas entre los representantes, quienes se cuestionan si pueden o no pagar los nuevos precios.

 

Uno de los casos más controversiales de los últimos meses, relacionados con el aumento escolar, es el del Colegio Madison ubicado en El Cafetal, municipio Baruta del estado Miranda. Este plantel educativo, según un comunicado de la Sundde basado en denuncias de los representantes, pretendía cobrar en dólares tanto la matrícula como el programa de inglés.

 

El texto señala que la Dirección de Servicios y Medidas Preventivas de la Sundde -según el artículo 70 de la Ley Orgánica de Precios Justos- le fijó al colegio la presentación de la matrícula en bolívares y una ‘’revisión exhaustiva’’ de la estructura de costos para determinar la naturaleza del aumento. 

 

 

Bonos en dólares, una nueva modalidad 

 

Foto cortesía.

 

Al incremento de la educación privada se le suma un pago adicional: varios colegios privados de la región capital han optado por cobrar ‘’bonos’’ en dólares para solventar el pago de los profesores y así evitar la fuga de talentos. Estos bonos pueden variar entre 150 y 800 dólares, cifras elevadas tomando en cuenta el escenario hiperinflacionario de Venezuela y el devaluado poder adquisitivo. Dichos montos se realizan de forma mensual o anual. 

 

Otro de los argumentos que los directivos de los planteles exponen es que deben mantener el nivel educativo. Varios de esos colegios presentan un pénsum internacional que comprende la enseñanza de varios idiomas, así como actividades extracurriculares y otros beneficios. 

 

“Los padres tuvieron que firmar una carta y presentar una queja ante el colegio, porque el aumento era demasiado. El colegio aclaró que si el pago no se realizaba, los estudiantes no iba a poder tener beneficios como el seguro estudiantil o clases extracurriculares”, exclamó preocupada una representante, de forma anónima, durante una entrevista para El Diario de Caracas. 

 

“Es muy difícil la situación. No tengo seguro para mi familia y mira lo que cuesta estar en un colegio”, aseguró otro padre, que prefirió no revelar su identidad. 

 

El padre explicó que el plan compensatorio -que es de 800 dólares- se divide en tres partes repartidas en el transcurso del año escolar. 

 

Los representantes de dicha institución, ante el aumento significativo, decidieron crear un grupo de padres para recolectar firmas y realizar una asamblea, junto al colegio, para establecer el nuevo precio de la matrícula escolar. 

 

Foto cortesía.

 

En otro colegio reconocido de Caracas, según las declaraciones de uno de los representantes, las inscripciones de primaria tienen un precio de 940 dólares y las de bachillerato están en 640 dólares. La mensualidad, para ambas etapas escolares, quedó en 150 dólares.

 

El resto del país no escapa a esta realidad que cala en la nueva modalidad de cobro de los colegios privados. Por ejemplo, el 4 de junio, la Sundde visitó el Instituto de Educación Activa (IDEA) en el estado Carabobo debido a las constantes denuncias realizadas por los padres y representantes ante el cobro en divisa de forma obligatoria de un curso de inglés -que rondaba los 480 dólares- y que debería ser opcional para los alumnos. 

 

Antes de la medida impuesta al Colegio Madison, específicamente el 12 de junio, la Sundde inspeccionó todos los colegios privados de los municipios Roscio, Miranda, Infante y Zaraza del estado Guárico por las constantes denuncias sobre el aumento de la matrícula en dichos planteles.

 

Asimismo, en el estado Bolívar el organismo sancionó al colegio Mariano Picón Salas por la misma razón. 

 

En el país, al haber pocas divisas en el sector oficial, casi todas las operaciones en moneda extranjera se realizan tomando como base de cálculo la tasa que determina el mercado negro, que está muy por encima de la establecida por el Banco Central de Venezuela (BCV).

 

Educación deficiente por éxodo de profesionales

 

La educación, como uno de los derechos primordiales del ciudadano, se ha visto afectada por la inflación indiscriminada y por la migración de profesores, que han dejado sus puestos de trabajo por los ‘’salarios de hambre’’ como comúnmente los llaman. Esta situación ha hecho que el nivel educativo de los planteles públicos y privados haya desmejorado considerablemente. En contraparte, los representantes, que sufren las calamidades económicas que atraviesa el país, se sienten abrumados por los aumentos constantes en los centros educativos.

 

A principios de este año, Alejandro Conejero, asesor permanente de la Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Andiep), señaló que los aumentos colegiales podrían variar entre el 60% y 70%. “Estamos preocupados porque no sabemos qué va a ocurrir en la parte económica. Los colegios que están aumentando cada mes, van a tener que hacerlo cada semana”, agregó. 

 

La situación hiperinflacionaria que atraviesa el país dificulta el funcionamiento de dichos colegios y, en palabras de Conejero, “todos los colegios pequeños van a cerrar porque es imposible mantener una tarifa. El costo del personal docente es mucho”. El personal docente, al no tener oportunidades de crecimiento y tener un sueldo que no logra satisfacer sus necesidades, decide emigrar para obtener una mejor calidad de vida. Esto provoca que los colegios que siguen funcionando en el país se vean en la obligación de aumentar para cumplir con los gastos o, tristemente, de cerrar. 

 

El 4 de octubre del 2018, 1.900 colegios que forman parte de la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC), la Asociación de Promociones de Educación Popular (APEP), la Cámara Venezolana de la Educación Privada (Cavep) y la  Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Andiep), acordaron con el régimen de Nicolás Maduro la aplicación de la resolución 114 para tratar el aumento de las matrículas.

Esta resolución, expuesta en la Gaceta Oficial N.° 40.452, del 11 de julio de 2014, establece que el precio de la matrícula se debe fijar a partir de asambleas escolares, reuniones de padres, madres y representantes, donde cada colegio presente las razones presupuestarias para el aumento y, de estas forma, lograr un acuerdo entre ambas partes. 

Ante todo este panorama, los padres evalúan si será posible acarrear los gastos de un nuevo año escolar. A esto se debe sumar el costo de los uniformes y la lista de útiles, lo que compromete una alta suma de divisas en un país donde el salario mínimo se mantiene en 40.000 bolívares.


Por si no lo viste