Estas en


Desmentimos los 7 Mitos del Fitness más comunes


Vie, 11/08/2017 - 17:14

Cada verano es lo mismo. Repentinamente, las solitarias calles se llenan de corredores. Los carritos de supermercado se cargan hasta arriba de frutas y vegetales. Una vez más, la gente está determinada a perder peso, obtener un cuerpo de playa y en general, ser más saludable.

Usualmente, esa determinación solo dura 15 días. Si ese también es tu caso, te recomendamos leer estos tips para motivarte a tener éxito en tu rutina de ejercicio. Ahora bien, uno de los principales responsables de esta deserción masiva es que la gente sigue pésimos consejos a la hora de ponerse en forma.

Para ayudar a nuestros lectores a sacar el mayor provecho de sus sesiones de ejercicio, te dejamos algunos de los conceptos erróneos más comunes con los que te podrías tropezar en tu camino a lograr tus metas fitness.

Mito del Fitness # 1: Si no estás sudando, no estás entrenando bien.

Realidad: El sudor es la manera en la que tu cuerpo se enfría a sí mismo, no es necesariamente un indicador de tu nivel esfuerzo físico. Puedes tener una gran sesión de ejercicios sin sudar una gota (esas son buenas noticias para todos aquellos que sufren de miedo al sudor excesivo y que no se deciden a ejercitarse).

Mito del Fitness # 2: Sin dolor, no hay resultados.

Realidad: Cuando nos referimos al mundo del fitness, la expresión “sin dolor, no hay resultados” puede resultar peligrosa. Es normal esperar sentirse un poco adolorido un día o dos después de una sesión de pesas, no existe razón por la que debes sufrir durante o después de una gran sesión de ejercicios. De hecho, si te duele, lo más seguro es que estés haciendo algo mal o que ya tienes una lesión.

Mito del Fitness # 3: Deberías estirar antes de hacer ejercicio para prevenir una lesión.

Realidad: Aunque realizar estiramientos después de una sesión de ejercicios puede resultar ser beneficioso, hacerlo antes de hacer ejercicios puede comprometer el rango de tus movimientos y además, desestabilizar tus músculos, haciéndolos más propensos a lesiones. En vez de estirarte, asegúrate de calentarte con una rutina de cardio ligera para hacer que la sangre empiece a correr hacia tus músculos.

Mito del Fitness # 4: Realizar ejercicios en máquinas asegura que estés realizando el ejercicio correctamente.

Realidad: Es fácil asumir que las maquinas para ejercicios automáticamente te ponen en la posición correcta para ejecutar apropiadamente los ejercicios, eso no es necesariamente el caso. De hecho, es importante ajustar las maquinas para que tomen en cuenta la forma de tu cuerpo y altura para asegurar que ejecutas el ejercicio de la forma correcta (y para prevenir el riesgo de lesionarte). ¿No estás seguro de cómo hacer esto? Pregúntale a alguien en tu gimnasio para que te oriente o recluta la ayuda de un entrenador personal.

Mito del Fitness # 5: Levantar pesas te convertirá en una bestia masculina corpulenta

Realidad: Si has estado evadiendo cualquier tipo de entrenamiento con pesas debido a que estas asustada de que te saldrán músculo, ¡no temas! Necesitas grandes dosis de testosterona para tener la masa muscular del Increíble Hulk y levantar pesas es una gran forma de acelerar tu metabolismo e incrementar tu densidad ósea.

Mito del Fitness # 6: Más tiempo de entrenamiento = Mejores resultados.

Realidad: Si crees que mudarte al gimnasio es la mejor manera de ponerte en forma, piénsalo bien. De hecho, el entrenamiento excesivo puede inhibir el desarrollo muscular, ¡provocando que pierdas musculo! La clave para ponerse en forma es aumentar los descansos entre tus rutinas de ejercicio. Y recuerda esto: no hay razón por la que debas pasar más de una hora en el gimnasio. Si tus rutinas de entrenamientos están tomando más de ese tiempo, lo más seguro es que no estés entrenando de la manera más efectiva posible (ya sea porque estás perdiendo mucho tiempo entre series o no estás descansando lo suficiente entre cada rutina).

Mito del Fitness # 7: Una ducha caliente previene el dolor muscular.

Realidad: Cuando te ejercitas, tus vasos sanguíneos se dilatan y el dolor muscular es provocado por los ácidos lácticos que se asientan en estos vasos dilatados. La mejor manera de eliminar esto es cerrar los vasos sanguíneos lo más rápido posible - ¡con agua fría! Y aunque puede que los atletas profesionales necesiten una ducha con hielo por sus entrenamientos de alto impacto, un baño o ducha fríos actuaran como una bolsa de hielo para todo tu cuerpo. NP

Descubre más consejos para disfrutar una Vida Sana

EA


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...