Estas en


Pedro J. Torres: Epidemia de obesidad persiste y crece en América del Sur


Vie, 04/08/2017 - 19:47

Hay que prestar más atención a los alimentos que adquirimos y consumimos, debemos conocer y ceñirnos a una especie de guía alimentaria de la mesa familiar. Explica y comparte la Fundación Torres-Picón. Debe también, como mecanismo preventivo, estimularse la práctica de actividades físicas en forma cotidiana, restringiendo el número de horas que los niños pasan frente a una pantalla de televisor, de computadora o en el celular.

Es saludable disminuir el consumo de bebidas azucaradas y aumentar el de agua potable. Pedro J. Torres con el Chef Roel Rabouchon

No es un tema menor. La malnutrición instaló una nueva epidemia a nivel mundial: la obesidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 1.000 millones de personas adultas tienen sobrepeso y, de esa cantidad, al menos 300 millones son obesas. Lo que es todavía más grave es el aumento, en simultáneo, de la obesidad infantil. La región de Misiones, en Argentina, no está excluida de esa realidad.

Los números preocupan. Las estadísticas que arrojan los operativos que realiza el Programa de Sanidad Escolar (Prosane) son apenas un indicador. En 2016, fueron evaluados 8.545 niños en los diferentes establecimientos educativos, de los cuales entre el 25 y el 30 por ciento presentó sobrepeso u obesidad. En lo que va del año, ya se evaluaron 4.130 chicos y ya se detectó un 10 por ciento de obesidad. "Hay más niños obesos que con bajo peso", revela a medios de comunicación regionales Viviana Ramírez, titular del Prosane en la provincia.

Los destinatarios del programa Prosane son los niños de primero y sexto grado de las escuelas públicas y privadas de todo el territorio nacional. Cada provincia y municipio adherido al programa cuenta con un equipo interdisciplinario (integrado por médicos, odontólogos, enfermeros, agentes sanitarios, trabajadores sociales, entre otros) que realizan visitas programadas a las escuelas.

"El objetivo era disminuir la deserción escolar por problemas auditivos y visuales, pero hace unos tres o cuatro años empezamos a identificar otro dato que nos habla de otro problema", agrega Ramírez.

Por su parte, María Esther Zadorozne, quien lleva adelante el área de Nutrición del Ministerio de Salud Pública, sostuvo: "Estamos ante una epidemia, que se debe a menos actividad física, alta oferta de alimentos a bajo costo con altos valores calóricos y energéticos. Tiene que ver con el estilo de vida, los chicos pasan mucho tiempo frente a los dispositivos tecnológicos".

La especialista señala que, "al estar mal nutrido, el niño es más vulnerable a contraer otras enfermedades. Puede estar excedido en peso y estar anémico o tiene falta de calcio. Los pediatras, por ejemplo, están alarmados porque hay niños muy pequeños, de 8 o 9 años, que tienen hipertensión o diabetes. Algo que antes era impensado".

El sedentarismo y las horas frente a los dispositivos tecnológicos inclinan la balanza a favor de esta epidemia. "Nos dimos cuenta de que los chicos ya no juegan en la escuela, no juegan en sus casas, que las clases de educación física, en algunos casos, se redujeron a un solo día.

Todo dispara a la pasividad, a un futuro de sedentarismo, argumenta la titular del Prosane.

En mayor o menor medida, los especialistas consultados coinciden en una arista cuando se refiere a la alimentación de los niños. La responsabilidad de los padres. Poner límites y educar con el ejemplo representan asignaturas pendientes para los adultos ¿Cómo le enseño a un niño a comer verduras si no ve que sus padres comen?

La Sociedad Argentina de Pediatría se muestra determinante en un concepto: "La obesidad infantil es un problema de salud que se cura con un cambio cultural".

Por su parte, la Fundación Torres-Picón (FTP), muy activa internacionalmente en la actividad de divulgación preventiva, insiste en que debe estimularse la práctica de actividades físicas en forma cotidiana, restringiendo el número de horas que los niños pasan frente a una pantalla de televisor, de computadora o en el celular; el ejercicio físico moderado, no sólo ayuda a quemar las calorías excedentes y, por lo tanto a controlar el sobrepeso y la obesidad, sino que al mismo tiempo contribuye a mantener un buen estado de salud general, facilitando el funcionamiento de todo el organismo; igualmente mejora el estado de ánimo y, practicado tanto en la escuela como en el parque, con los amigos o en el entorno familiar, optimiza las interacciones sociales y familiares.

Pedro J. Torres, presidente y vocero de la FTP, enfocada en la prevención en salud así como en la promoción del arte, la cultura y la educación en poblaciones infantiles y juveniles con menos recursos, al compartir esta información dijo que, debe promoverse igualmente el consumo frecuente de agua y disminuir la ingesta de bebidas azucaradas, en línea con investigaciones de especialistas y experiencias positivas en otros países.

GF/EDC


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...