Estas en


Pedro J. Torres: Obesidad puede hacer que niños y jóvenes vivan menos que sus padres


Mar, 07/11/2017 - 00:00

Una máxima muy conocida dice que la ley natural es que los hijos siempre deben sobrevivir a sus padres, sin embargo, esa norma de vida podría estar perdiendo su vigencia a causa de un fenómeno que en los últimos tiempos se ha convertido en epidemia global: la obesidad infantil. Esta información es compartida con fines preventivos por la Fundación Torres-Picón.

Líderes y autoridades, comunidades y centros de estudio debemos perseverar en prevención de la obesidad en el mundo. Pedro J. Torres con el ex embajador de EE.UU. en Chile Gabriel Guerra Mondragon

Cifras ofrecidas por UNICEF indican el progresivo avance del sobrepeso y la obesidad alrededor del mundo, con el consiguiente incremento de enfermedades potencialmente mortales que surgen como consecuencia del peso excesivo. Particularmente alarmante es el caso de los niños, por cuanto la obesidad infantil está propiciando en los pequeños la aparición de diversas patologías que en el pasado se asociaban casi exclusivamente con la edad adulta, tales como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la hipercolesterolemia, la insuficiencia renal, ciertos tipos de cáncer, entre otras.

Esta situación es particularmente dramática en México, país que según la UNICEF, ostenta el nada envidiable primer lugar en el mundo en obesidad infantil y el segundo lugar en obesidad en adultos; en efecto, de acuerdo a esta organización mundial, en el país azteca de cada diez individuos adultos, siete presentan algún grado de sobrepeso, un tercio de los adolescentes de entre doce y diecinueve años, así como tres de cada diez niños de entre cinco y once años sufren de sobrepeso o son obesos.

Según datos suministrados por el mexicano Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el año 2015 algunas enfermedades estrechamente asociadas con el sobrepeso y la obesidad se encontraban entre las diez primeras causas de fallecimientos en el país; a lo largo de ese año se registraron 128.731 muertes por enfermedades del corazón, 98.521 muertes por diabetes mellitus y 13.300 muertes por insuficiencia renal.

Ya para el año 2014 el Director General de Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Dr. Eduardo Jaramillo, emitió un alerta señalando que, a causa de la elevada prevalencia de la obesidad infantil, la actual generación de niños y jóvenes sería la primera en la historia que viviría menos que sus padres.

“Pasaron décadas sin que se interviniera de una manera decidida; silenciosamente el problema llegó y nos rebasó. Revertir el problema nos va a llevar también mucho años”, advirtió el funcionario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que, dado que el sedentarismo y los malos hábitos alimenticios son las principales causas del sobrepeso y la obesidad, su prevención es responsabilidad de los padres, quienes son los llamados a educar a sus hijos inculcándoles hábitos saludables de alimentación, estimulando el consumo de alimentos y bebidas saludables, así como la práctica regular de ejercicio físico.

Pedro J. Torres, directivo y portavoz de la Fundación Torres-Picón, señala como clave el rol de los padres, pero añade que los maestros y profesores pueden contribuir de manera destacada en la lucha contra la obesidad y el sobrepeso en el mundo, de manera tan efectiva como los propios padres, representantes y familiares de los menores. Recuerda que “ellos comparten con los estudiantes a diario, y conocen de éstos, en algunos aspectos, más de lo que sabemos en casa”.

Esto , además de la responsabilidad que tienen las propias autoridades, en el diseño de políticas públicas que ataquen, disminuyan y en lo posible erradiquen el problema, o al menos su condición de epidemia.

GF/EDC


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...