Estas en


Prepara la salsa pesto más rica y cremosa


Vie, 09/06/2017 - 18:15

La albahaca es la protagonista principal y de su buen manejo depende el éxito de la receta. A ésta la acompañan el sabor del queso parmesano, la textura de los piñones, el aroma del ajo y la sedosidad del aceite del oliva, para formar un elenco digno de un platillo estrella.

Prepara la salsa pesto más rica y cremosa

Un pesto no amerita grandes complicaciones ni ingredientes en exceso. Se sabe que en su composición suelen haber cinco componentes básicos que a veces reciben la compañía de nuevos saborizantes en preparaciones modernas. Sin embargo, es una receta fácil y muy deliciosa, que con la ayuda de ciertas recomendaciones podría quedar mucho más aromática y untuosa que de costumbre.

La albahaca es la protagonista principal y de su buen manejo depende el éxito de la receta. A ésta la acompañan el sabor del queso parmesano, la textura de los piñones, el aroma del ajo y la sedosidad del aceite del oliva, para formar un elenco digno de un platillo estrella.

Pero no solo basta con tener ingredientes de calidad, sino también se debe saber procesarlos para obtener el mejor resultado. Aquí varios tips para conseguir el mejor pesto.

Aplastar en vez de cortar

La costumbre del cocinero actual, en busca de la simplificación y la rapidez, es utilizar el procesador para crear este tipo de salsas aceitosas como el pesto o los chimichurris. Lo que no saben es que mediante la utilización de esta herramienta se puede perjudicar el producto.

La forma tradicional de triturar y mixturar el pesto es mediante un mortero, pues con éste, las células de los alimentos se aplastan y sus jugos se desprenden mucho mejor. En cambio, con las cuchillas del procesador, las células se cortan y los jugos no se liberan como deberían, lo que arroja una salsa con menos sabor.

En el mortero, el pesto queda mucho más cremoso y con un sabor bastante pronunciado, a diferencia del procesador, que le aporta una textura más arenosa y que además puede hacer que la albahaca se oxide más rápido por el contacto con el acero.

Albahaca bajo 0

No en todas las cocinas hay morteros, producto de la modernización de los procesos. Por eso, había que buscar una solución para que mediante el procesador se pudiera conseguir una buena respuesta.

Según un experimento del Food Lab del portal Serious Eats, congelar la albahaca antes de triturarla ayuda a que los sabores se liberen mejor, pues las partículas de agua se convierten en cristales de hielo que ayudan a que las células se rompan con mayor facilidad.

Es bien sabido que algunos alimentos que fueron congelados pierden sus características, pero para este caso la congelación ayuda con el resultado. Lo ideal es dejarlas congelar toda una noche y apenas dejarlas reposar unos minutos a temperatura ambiente antes de triturar.

Cuidado con el calor

Cuidar las temperaturas es fundamental frente a los fogones, y cuando se habla de la cocción de la pasta hay que ser aún más rigurosos. No obstante, aquí lo primordial es que se vigile qué tan caliente está la pasta antes de mezclara con el pesto, pues si está demasiado caliente, los sabores de la albahaca se pueden opacar y la salsa pierde su particular aroma.

Lo ideal es colarla cuando esté al dente, dejar que pierda un poco de temperatura y luego mezclarla en un bowl con el pesto recién hecho.

El almidón ayuda

Uno de los trucos más conocidos en la gastronomía italiana es la de verter un poco del agua de la cocción de la pasta en la salsa escogida para darle un poco más de espesor. Con el pesto, tal jugada funciona perfectamente.

El agua utilizada para cocinar la pasta queda impregnada del almidón del alimento. Si se agrega una cucharada sobre el bowl que contiene la pasta y el pesto, tras remover bien se obtiene una mezcla mucho más cremosa y disfrutable.

El cocinero es libre de inventar y experimentar con las recetas, pero tomar en cuenta recomendaciones comprobadas nunca está demás. A cocinar y ¡bon appétit!

Fuente: CocinayVino

EA


Comentarios



Por si no lo viste

Cargando...