Buscando legitimación internacional


Angel Dominguez's picture
Sab, 03/03/2018 - 22:06

El Gobierno Nacional sabe que su único “enemigo” a vencer en esta elección, es el rechazo generalizado por parte de la comunidad internacional ante las prácticas antidemocráticas que ha llevado a cabo y la cual se ha unido para lograr el restablecimiento de la democracia en Venezuela; ya que su “enemigo” interno, lo siente controlado, ya que ha logrado desmotivar a gran parte de la población y desunir al conglomerado de partidos que conforman la oposición venezolana, generando así un descontento y desconfianza en los partidarios de éstos.

El interés del Gobierno no es solucionar la grave crisis que se vive en el país, ni lograr un acuerdo de convivencia y reconciliación nacional, sino su verdadera intención es mantenerse en el poder, que la comunidad internacional los reconozca y evitar que se incrementen las sanciones individuales que han dictado diversos países contra funcionarios del Gobierno, como lo han hecho Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea y a la cual se han sumado y se piensan sumar muchos mas, incluso de Latinoamérica; ya que saben que si el Gobierno no es reconocido a nivel internacional, se generaría un cerco político y económico de grandes magnitudes, lo cual es insostenible para cualquier régimen. Es por ello, que el Gobierno Nacional ha dirigido todo su empeño y fuerzas, en lograr que de una manera u otra la comunidad internacional reconozca esta elección y los resultados de la misma.

Para ello, en primer lugar, el Gobierno ha querido dar a ver que el adelanto de las elecciones fue producto del acuerdo entre oposición y gobierno para darle una solución a la crisis, aún cuando fue una decisión unilateral de ellos y convocada por la inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente; en segundo lugar, han buscado por todos los medios, incluso la coacción, la inscripción de un candidato de “oposición” a la medida de ellos, que no suponga una “amenaza” electoral pero que pueda decirse que representa al sector oposicionista de manera de enseñarle al mundo que la oposición confía en la vía electoral y una muestra de ello, es las continuas menciones que hacen los diversos representantes del Gobierno Nacional, sobre Henry Falcon, tildándolo del candidato de la oposición; en tercer lugar, abriendo supuestamente la inscripción del registro electoral en el extranjero, pero pidiéndole requisitos que sabe que no pueden cumplir por la condición de muchos de los Venezolanos en el exterior; en cuarto lugar, invitando a una supuesta observación internacional, dirigida por una de los veedores de los intereses del Chavismo en el extranjero y quien fue el mismo que dirigió la fracasada mesa de diálogo; y finalmente, modificando el cronograma electoral y difiriendo las elecciones para el mes de mayo, en base a un supuesto acuerdo entre la oposición y el gobierno para otorgar mayor confianza en el ente electoral y en el proceso.

Pero todos estos pasos dados por el Gobierno Nacional, no son mas que un maquillaje a un proceso totalmente viciado desde sus inicios y el cual no garantiza que existan condiciones electorales; ya que ninguna de las denuncias hechas por la oposición venezolana ha sido tomada en cuenta, y siguen existiendo las inhabilitaciones a los verdaderos lideres de la oposición; el CNE sigue siendo el mismo, sin que haya sido nombrado en los términos exigidos en la Constitución Nacional; se continúan inhabilitando a los partidos políticos de mayor envergadura en el país; se siguen usando recursos y medios del Estado para favorecer la candidatura del Gobierno; se sigue utilizando mecanismos como el carnet de la patria como mecanismo de presión para forzar el voto; no se aceptan veedores electorales que gocen de reputación y respeto internacional; la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente sigue ejerciendo funciones; no existe respeto a los poderes públicos constituidos y en especial a la Asamblea Nacional y a las atribuciones que la Carta Magna le otorga; y muchas otras que siguen haciendo que no existan las condiciones necesarias para poder asistir a un proceso electoral.

Mientras no se logren estas condiciones electorales, es muy poco probable que la oposición venezolana participe en alguna contienda electoral y que la comunidad internacional reconozca esta elección; por mas esfuerzo que haga el Gobierno en tratar de demostrar que las elecciones son justas, lo cierto es que no lo son y así la oposición venezolano debe denunciarlo a lo interno, así como ante la comunidad internacional, de manera que se ejerzan las presiones necesarias que permitan que existan elecciones justas y sobre todo que se respeten los resultados de las mismas y vuelva Venezuela a transitar por el camino democrático y se pueda iniciar el proceso de reconstrucción nacional.
Angel Dominguez


Comentarios



Por si no lo viste