Por las buenas o por las malas


David Bonyuet's picture
Miércoles, 04/07/2018 - 09:37

Después de asegurar que: “vamos a normalizar la economía por las buenas o por las malas”, el gordiflón destituido asegura que “ni Dios podrá detenerme”. Entre las posibles medidas imaginables que podrían implementar, tenemos: la prohibición de la libre inflación o desterrar los precios altos, total, la dictadura carece de conocimientos y de sentido común, pero sobretodo no tiene sentimientos ni pide perdón. Como dice Enrique Aristeguieta: “no hay posibilidad de salir por las buenas de la tiranía de Maduro” y no hay duda de que el régimen se mantendrá en el poder por las malas.

Fedecámaras denunció que: “el Gobierno aspira confiscar la poca producción que queda”, pues exige a empresarios “entregar el 70% de su producción” ... mientras tanto, la producción de todas las empresas expropiadas no aparece por ninguna parte; un reconocimiento tácito de que la dictadura no sirve para nada. Tan dramático es el fracaso chavista que según Hinterlaces “casi 10 de cada 10 venezolanos no cree en las expropiaciones”, ¡na'peluza! ¿Será la guerra económica?

Sin embargo, lo que debería venir por las buenas o por las malas es “cordura” ... dentro del liderazgo opositor. Los principales líderes del mundo han manifestado su rechazo a los ataques del régimen contra María Corina Machado, pero ¿alguien ha visto alguna declaración de apoyo de esos líderes opositores con MCM? Con esta profunda apatía por la tragedia nacional, acaso ¿alguien puede creer en los partidos opositores? ¿Será que no hay UNIDAD en la oposición?... ¿Será miedo ante el verdadero liderazgo? ¿Quién es el enemigo y quién es la oposición?

Los partidos políticos necesitan reinventarse y refundarse: ¡URGENTEMENTE! No puede ser que permanezcan apáticos ante la tragedia nacional. Los venezolanos no podemos perdonar tanta inacción, sobretodo de esa gente que dice quieren ser presidentes o cualquier otro cargo de elección popular. Hasta ahora esos “líderes” parecen comentaristas políticos, hablan mucho ¡PERO NO HACEN NADA! No puede ser presidente una persona que solo quiera quejarse y no sabe cómo actuar, no sabe qué hacer, no propone ideas concretas ni tiene planes de lucha contundentes.

Aquellos que están en la unidad, al frente o en el trasero deben demostrar que realmente quieren tumbar la dictadura. Aquellos que buscan diálogos sin condiciones deben ser expulsados de los partidos. Es imperdonable que por tres diputados de UNT, la Asamblea Nacional no logró designar nuevos rectores en el CNE, pero más inconcebible aún es que no se haya retomado el tema, ¿dónde está la oposición? Sinceramente ¿hay alguien ahí dentro interesado en tumbar la dictadura o es que son simples caraduras? Hasta ahora la mayoría de la dirigencia opositora pareciera que está de vacaciones... ¡desde hace mucho tiempo!

Aunque nos duela admitirlo, los partidos políticos son necesarios no sólo para retomar la ruta democrática (con activistas y testigos en todo el país, obviamente después de tumbar la dictadura), sino que además tienen voluntarios que pueden agilizar de forma masiva en un plan de acción para el rescate del país. Es necesario que los partidos políticos recuperen su deber ser y abandonen el temor de actuar. El enemigo es la tiranía chavista y contra ellos debemos unificar todos nuestros esfuerzos.

Por las buenas o por las malas la unidad se debe purgar de los inútiles complacientes que mantienen esa pasividad absurda. No tiene sentido que los partidos que lucharon contra la dictadura de Pérez Jiménez ahora prefieran vivir arrodillados con la cabeza agachada. ¿Qué pasó con la AD y COPEI de antaño? ¿Qué están haciendo PJ y VP para derrocar a la tiranía?... Es necesario que esos líderes den signos de vida, pero sobretodo ¡muestras de lucha! Si esos líderes están conformes con la actual anormal anormalidad, entonces no sirven ni como candidatos ni como oposición, ¡no sirven para un cipote!

La Causa R debería salirse del Frente Reciclado, en donde a pesar de darlo todo, no reciben nada; además que deberían unirse a Soy Venezuela para formar una vanguardia contra el chavismo. Si la MUD de verdad quisiera reorganizarse para salir de la dictadura nombrarían a Enrique Aristeguieta como secretario general: tiene la experiencia y la claridad para salir adelante, es el último venezolano vivo de la Junta Patriótica que derrocó al dictador Marcos Pérez Jiménez en 1958... ¿O será demasiado el egoísmo político?

Hay que entender algo: los que ahora no se unan para tumbar la dictadura, sencillamente están a favor de ella... y el lugar más oscuro del infierno están reservados para aquellos que debiendo haber actuado, prefirieron ignorar la lucha para jalar en la sombrita. En estos trágicos momentos, no se pueden perdonar a los cobardes ni a los cómplices.

A todos mis lectores les pido: no olvidemos quienes son los que están de verdad en la lucha y jamás perdonemos a los que han contribuido pasivamente a este desastre: porque tan culpable es la “maldad del criminal”, como aquellos “buenos” que no hacen nada para evitar el crimen. @DBonyuet
David Bonyuet


Comentarios



Por si no lo viste


Los más leídos