¡La madre tierra nos llama!


David Bonyuet's picture
Mar, 02/05/2017 - 16:14

En una verdadera demostración de gallardía, Yibram Saab, hijo del Defensor del Pueblo Tarek Saab, le pidió públicamente a su papa que hiciera lo correcto. Pero él no es un opositor cualquiera, sino lo hizo como un joven formado en las entrañas del chavismo, rodeado de todos los beneficios y abundancias de la patria bonita. Ese joven que solo podría ver VTV y TeleSur en una casa roja rojita, hizo una denuncia insólita: aunque te pongan en una casa de cristal, ¡siempre se ve en la calle el dolor del pueblo! A pesar de la censura, los chavistas saben que esta destruyendo al país y son cómplices de la crisis humanitaria por la que pasan más de la mitad de sus hermanos venezolanos.

En esa misma semana, en medio de otra masacre de las Guardias Nazionales, cayó otro joven héroe doblemente ultimado por la dictadura: Juan Pablo Pernalete, quien no solo fue asesinado por el impacto de una bomba lacrimógena, pero luego es oficialmente muerto por “una pistola de perno cautiva”; vaya manera de lavarle la cara a los verdaderos culpables. ¿Será que el Ministerio Público nos cree pendejos?

Aun cuando la dictadura intenta encubrir los crímenes, la realidad es que no pueden seguir ocultando las violaciones de derechos humanos en las que todos los miembros del gobierno son autores intelectuales. Ciertamente han metido a uno que otro oficial preso, pero la realidad es que todos los colectivos armados, toda la Guardia Nazional y la PNB, todos ellos son cómplices por acción u omisión. Todo oficial activo en esas manifestaciones es culpable por haber permitido un crimen contra los venezolanos.

Para el mundo es insólito que en Venezuela usen armas de guerra (desde bombas lacrimógenas hasta tanquetas) para controlar ciudadanos que están manifestando pacíficamente. El uso desmedido, desproporcionado y sanguinario de fuerzas militares en conjunción con grupos civiles armados es una demostración de salvajismo inusitado que es sinónimo de chavismo.

Aunque Padrino López diga ahora que “no es ético ser parte de la OEA”, ellos han estado metidos ahí por 18 años y no pueden ocultar la gran verdad que el mundo puede ahora constatar: Venezuela es una dictadura y todos los actos realizados en todos estos años han sido fraudulentos.

Ni los aumentos chimbos, ni los decretos de dictadura, ni las constituyentes de pacotilla van a cambiar la gran realidad actual: el chavismo es un cáncer y hay que extirparlo por completo. Maduro es un indocumentado fraudulento, ilegal, perfecto idiota y criminal: ¡todo en uno!

El liderazgo opositor debe concretar acciones contundentes para terminar estas constantes violaciones a los derechos de todos los venezolanos. Los empresarios, comerciantes e incluso el pueblo están agotando sus fuerzas y ya se hace necesario concretar la salida de los tiranos del poder. ¡Se necesitan acciones más sólidas y sin tanto guabinéo!

El país espera que el resto de los hijos de los revolucionarios sigan dando la voz de alerta no solo por su país, sino por sus hermanos venezolanos. Cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de denunciar la dictadura, pero sobretodo aquellos que han disfrutado las mieles de la revolución, tienen la responsabilidad de hacer el verdadero llamado a “poner fin a la injusticia”.

¡La madre tierra llama a todos sus hijos! Gritemos con brío ¡abajo la dictadura! @DBonyuet
David Bonyuet


Por si no lo viste