Socialismo del siglo XXI: Adiós luz que te apagaste…


Edder Ferreira's picture
Sab, 06/04/2019 - 06:46

Venezuela está atravesando el periodo más oscuro de su historia como nación, un caos absoluto impera en todo el país, ninguna autoridad pública infunde confianza ni respeto, todo parece estar perdido.
La era del chavismo ha traído atraso, pobreza y hambre. Los ciudadanos de a pie se la juegan día a día para sobrevivir, mientras tanto el régimen neo-totalitario que preside Nicolás Maduro –amparado por una cúpula militar corrupta– detenta el poder político de facto, los factores de oposición siguen sin encontrar los medios para recuperar ese poder y con ello la República.
Los eventos acontecidos en los últimos días han dejado en evidencia el carácter ruin del régimen, las graves fallas eléctricas que han sometido al país a la oscuridad absoluta son producto de la corrupción que durante los últimos 20 años ha gobernado a Venezuela, el saqueo que han hecho al erario público es evidente ¿Dónde está el dinero que supuestamente se invirtió en el sistema eléctrico en los últimos 15 años?
La mentada revolución socialista del siglo XXI está dejando en evidencia el desastre que es someter a todo un país a una ideología desfasada, contraria al progreso y al desarrollo.
¿Quién responde por las muertes causadas durante los apagones que han ocurrido en los últimos días?

¿Cómo justificar que el país con las supuestas mayores reservas probadas de petróleo en el mundo se encuentre atravesando una descomunal crisis económica?
No importa lo que se esfuerce el régimen en ocultar la realidad, ésta siempre lo desborda. Cualquiera que dé un paseo por las calles de cualquier ciudad de Venezuela va a ver con sus propios ojos la miseria en la que han transformado el país, gente comiendo de la basura, hospitales en pésimas condiciones, personas intentando sobrevivir con un salario mínimo de poco más de $4 al mes –en medio de una hiperinflación–.
En este contexto, no hay manera de explicar que la representación diplomática de todos los países que se encuentran en Venezuela no den parte a sus respectivos gobiernos de la magnitud de la crisis ¿Entonces hace falta demostrar algo más a la comunidad internacional?
Venezuela es el mayor ejemplo de como un gobierno corrupto puede dilapidar los mayores ingresos que haya tenido la república desde su independencia.

¿Cómo explicar que Venezuela sea un país con dos presidentes ejerciendo?
Constitucionalmente el Presidente encargado de Venezuela es Juan Guaidó, pero en el país hace rato que no hay democracia y por ello el régimen que dirige Nicolás Maduro sigue usurpando el poder político. A pesar de que internacionalmente el Presidente (E) Guaidó haya sido reconocido por más de 50 países, en lo interno el poder lo sigue ejerciendo el régimen y así lo percibe una gran parte de la población.
El apoyo que el sector militar corrompido le da al régimen ha hecho que el cambio de gobierno se demore más de lo que se esperaba. Gracias a esto comienza a entenderse un poco más por qué se habla de “neo-totalitarismo” cuando se describe al régimen que desafía abiertamente a la comunidad internacional la cual prefiere seguir atada a instrumentos jurídicos y medios de resolución de conflictos que son obsoletos ante la situación que hoy vive el país.
El tiempo siempre va en detrimento de quienes padecen la crisis día a día, mientras la comunidad internacional impone sanciones económicas o exhorta al entendimiento entre el gobierno legítimo del Presidente (E) Guaidó y el gobierno de facto de Nicolás Maduro; se pierden vidas, se sufre hambre, se intenta “sobrevivir” en medio de una abismal crisis.
¿Está la oposición al régimen en el camino correcto?
Los diversos actores políticos empezaron el año 2019 haciendo un gran esfuerzo por recuperar la democracia para el país, sin duda dentro de la Asamblea Nacional –los partidos y movimientos políticos que hacen allí vida– hay gente que entiende la magnitud del problema, sin embargo no parecen tener claro el camino que lleva a la materialización de la solución del mismo.
Definitivamente lo que no se puede seguir diciendo es “#Vamosbien” cuando cada día se pierden vidas por hambre, porque faltan medicamentos o equipos médicos, o el país vive un apagón que lo paraliza por varios días.
Hay que hacer frente a un régimen que está resteado a mantenerse en el poder como sea, lo que implica que hay que empezar a tomar decisiones que vayan encaminadas a frenar definitivamente esa pretensión.

¿Entonces cuánto más va a durar el régimen en el poder?
Este es un régimen neo-totalitario por lo tanto está dispuesto a todo, no importa que ya sean muy pocos los que se creen sus falacias cuando intentan ocultar su absoluta responsabilidad en la crisis que atraviesa el país hoy.
Sostenerse en el poder político para ellos lo es todo y por eso no les importa cuidar formas, en lo interno seguirán tensando la cuerda, sometiendo y amedrentando para seguir imponiendo su yugo.
Venezuela necesita una clase política que se presente como alternativa real a esa forma de politiquería que a través del discurso populista engañó a un pueblo, hoy evidentemente el régimen sigue esa línea presentado el argumento falaz de que la crisis que hay en el país es inducida.
Afortunadamente los ciudadanos son cada vez más conscientes del momento que se vive, ya no están dispuestos a moverse como borregos ante el pésimo liderazgo que de uno u otro lado pretende sacar ventaja sin presentar soluciones a sus problemas. Venezuela sigue en caída libre hacia el atraso, y dependerá de muchos factores poner el freno y comenzar la escalada hacia un mejor porvenir, son tiempos duros y la única certeza es que todo gobierno es finito así que más temprano que tarde llegará el fin de esta devastadora etapa para el país. @edderferreira
Edder Ferreira Pérez


Por si no lo viste