Venezuela: Una crisis con diferentes visiones…


Edder Ferreira's picture
Miércoles, 10/10/2018 - 05:57

Venezuela hoy sigue padeciendo la peor crisis social de su historia, ya son casi 20 años desde que en 1.998 un militar populista y autócrata como Hugo Chávez se hizo con el poder –gracias a la cúpula que gobernaba para entonces que no vio venir el riesgo que ello suponía para la democracia–, el cual después trasmitió a su delfín Nicolás Maduro; desde entonces el neo-totalitarismo ha hecho del país una debacle: Se perdió la institucionalidad y con ella el principio de separación de poderes que sostenía la República, el sistema económico impuesto hoy día tiene a muchos ciudadanos en la diáspora y a otros sometidos a hambrunas, la corrupción impera en todos los sectores de la administración pública, nadie infunde respeto y todo parece perdido.
La solución a la crisis sólo se contempla con un radical cambio de gobierno en el cual el régimen cívico-militar sea reemplazado por ciudadanos preparados para ejercer cada cargo y restablecer la República, pero ¿Cómo se puede reemplazar el gobierno cuando hay distintas perspectivas en abordar el problema?
Una de las virtudes que lamentablemente ha mostrado la mentada “revolución” es que durante estos casi 20 años siempre han logrado infiltrar personajes dentro de las filas de la “oposición”, desde el año 2.000 cuando incluso logró influir en la escogencia del supuesto candidato presidencial alterno como fue el caso de Arias Cárdenas, hasta con personeros en los famosos diálogos llevados en República Dominicana el año pasado, son un amplio grupo de personajes los que han fungido como “Caballos de Troya” colaborando para el régimen y ayudándolo a permanecer en el poder.
Bajo esta perspectiva crear una coalición en la que la estrategia para salir del régimen sea una sola ha sido una tarea compleja no solo por los intereses individuales de cada movimiento político y sus representantes sino también porque ha sido constantemente una idea boicoteada por el régimen.

DECIR QUE LA ÚNICA VÍA ES LA ELECTORAL ES UNA GRAN FALACIA…
Una falacia es un razonamiento que a pesar de que parezca tener un argumento válido no lo es. Así pues, en los últimos días hemos observado como en las redes sociales se discute la idea de participar en elecciones bien sea porque en diciembre están convocadas las de los consejos legislativos estadales y municipales o por si se convoca a un referendo aprobatorio el nuevo texto “constitucional” que se supone presentará la ilegitima Asamblea Nacional Constituyente.
En ambos casos hay sectores políticos que desean promover la participación argumentando que “es necesario no ceder más espacios y demostrar que el régimen es minoría”, el tema en cuestión es que hoy día hay muchas variables que deben ser consideradas: La primera es que en la actualidad las condiciones electorales del CNE siguen siendo las mismas ¿Qué implica esto? Que pareciera hay que recordar que la propia empresa Smartmatic (que suministró toda la tecnología que soporta el voto electrónico) el año pasado dijo que el gobierno de forma fraudulenta había inflado sus números en el evento electoral que le dio vida a la ilegitima Asamblea Nacional Constituyente. Entonces ¿Cómo se va evitar que eso suceda?; por otra parte conociendo lo grave que ha sido la diáspora venezolana en la que se han ido del país millones de votos duros de la oposición ¿Se puede garantizar el triunfo sin esa participación?; ¿Existe liderazgo político actual que genere la confianza para convocar a participar?; ¿Cuál es el mensaje que se le da a la comunidad internacional si por un lado se habla de neo-totalitarismo y por el otro se participa en elecciones que convoca una ANC –la cual se supone es inconstitucional e ilegítima–?
En ese sentido llamar a participar debe tener un objetivo claro más allá de demostrar un fraude más, o de salir en la foto a decir que se está luchando para que el régimen no se quede con el país. Hay que hablar claro, la gente no es estúpida el régimen ya tiene el control del país entero. Si no se tiene la capacidad para generar ideas más allá de una solución electoral en las mismas condiciones de siempre entonces hay que comenzar a evaluar prioritariamente la posibilidad de que sean los actores políticos opositores los que se cambien primero.

¿ES LA ANTI-POLÍTICA LA RESPONSABLE DEL STATUS QUO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS?
Evidentemente no, a los partidos políticos en la mayoría de los casos lo que le ha hecho daño es el caudillismo interno que en ellos se vive. La dirección de los partidos es la misma desde hace mucho tiempo (demasiado), entonces si no hay una autoevaluación a lo interno donde se ponga de manifiesto que es el ineficaz liderazgo que ellos tienen lo que no atrae al público elector entonces no van a salir de esa crisis.
Para resolver el problema hay que identificarlo correctamente, como dice el dicho: “la fiebre no se quita partiendo el termómetro”, por lo tanto, el problema de la falta de confianza en los movimientos políticos no es causado por un grupo de detractores que no quiere que ellos existan sino como consecuencia de no asumir responsabilidad y reconocer sus constantes errores e incoherencias. Si el liderazgo político no se renueva dentro de las agrupaciones políticas éstas estarán destinadas a seguir sumergidas en el fracaso, lamentablemente si el destino del país depende de ellas esa también será su suerte. @edderferreira
Edder Ferreira Pérez


Comentarios



Por si no lo viste