Seguridad activa y pasiva vehicular


Rubén D. Lopera's picture
Lun, 10/12/2018 - 20:55

Espero que con este escrito pueda concientizar, estimular, prevenir a los lectores que pudieran leer este artículo para que se conviertan de alguna manera en multiplicadores de esta información, porque el alcance de la información es limitada por el tipo la forma de emitir este mensaje que se hace en este portal, ya que solo aparece uno o dos días, aunque queda permanente en los buscadores de Internet.

Me referiré específicamente a uno de los elementos de seguridad pasiva y activa que se encuentra en un vehículo automotor, como es el cinturón de seguridad el cual se comporta como pasivo, pero se activa al momento de un choque o impacto, siempre y cuando este bien colocado en el pasajero o conductor. No es la primera vez que insisto en este tema, pero cada vez que se reportan accidentes viales con impactos violentos, volteo del vehiculo y salida de los pasajeros del habitáculo pienso en las lesiones graves e incluso la muerte de las víctimas Esto me paso recientemente al oír la noticias del accidente de los peloteros de los Cardenales de Lara de Venezuela, que aparentemente dos de ellos no tenían colocado este dispositivo de seguridad pasiva y activa, para el momento de los hechos. Lamentablemente este tipo de accidente y sus variables de accidentabilidad se produce en todas partes del mundo y en Venezuela mucho más, pero de seguro son muchos los accidentes de este tipo que se producen a diario, pero no son reportados y no aparecen en las páginas de periódicos o portales de noticias.

En los países sin políticas de estado permanentes en relación a seguridad y educación vial, como Venezuela es posible que las cifras sean realmente altas, pues creo que seguimos entre los países de mayor accidentes automovilísticos de las Américas; aunque se hayan reducido los vehículos en las carreteras o calles del país por lo difícil de adquirir vehículos para el pueblo, el costo de los mismos o la falta de repuestos como de todos es conocido. Así que este socialismo del siglo XXI, como también la democracia o la cuarta república tampoco han servido para disminuir la morbi-mortalidad por accidentes viales en Venezuela. Carecemos de una política de estado socialista o comunistoide en relación a la materia de seguridad vial. Los gobernantes, políticos o líderes creen que eso no les dará votos o prebendas futuras.

Solo por referirme muy brevemente al cinturón de seguridad y su importancia cuando se tiene colocado en el cuerpo; información la cual no me cansaré nunca de repetir en mis escritos, donde les puedo comunicar que evita en un gran porcentaje las lesiones en cara y cráneo, impide que se pueda perder la conciencia con un trauma craneal importante y se pierda el conocimiento y así poder controlar el volante del vehículo y poder maniobrar o evitar otro accidente peor, como caer a un abismo, salirse de la carretera y caer a un río o el mar. Más importante aún es evitar golpearse con cualquier parte del habitáculo u otros pasajeros, salir expedido del vehículo y por consiguiente evitar impactar con objetos fijos o móviles exteriores, golpearse con el mismo vehículo si da vueltas o se voltea, con posibilidad de ser aplastado por el mismo vehículo o ser arrollado por otro vehículo en la vía. En impactos laterales el cinturón te mantiene cerca del volante y evita que te desplace de tu sitio de comando y puedas controlar el volante y los frenos ante una distracción de segundos o desplazamiento de tu asiento.

La Seguridad vial tiene que ser integral, con educación a todos los niveles de la sociedad civil, con un ministerio de transporte eficiente y de calidad y sobre todo con gobernantes que sienta el problema como importante en la salud pública en un país en subdesarrollo que esta perdiendo vidas productivas en las carreteras por este problema, además de la inseguridad en las calles y con una diáspora de gente muy productiva desespera por irse, pero de seguro con ganas de regresar si este país cambia.

No son solo peloteros famosos los que se van, son numerosos compatriotas los que nos dejan; son muchas familias tristes, incapacitados y niños huérfanos que dejan los accidentes viales, todo esto es muy triste y costoso para todos. Si se pierden vidas productivas no habrá producción en el país. Dios paz a sus almas..

Cuídense en las carreteras de los obstáculos en las vías, sobre todo en la noche, los malandros y malignos están cerca en muchas carreteras de Venezuela. ¡Autoridades¡ cuiden a los ciudadanos de este país y gánense el respeto, que se vean de noche y de día trabajando no matraqueando; y sobre todo sean educados, respetuosos y amables .
Rubén D. Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior


Por si no lo viste