“Venceréis, pero no convenceréis”


Rafael Gallegos's picture
Mar, 15/05/2018 - 09:37

- Venceréis porque tenéis la fuerza bruta; pero no convenceréis porque no sabéis el significado de persuadir, necesitáis lo que falta en esta lucha: razón y derecho.
Así le expresó Don Miguel de Unamuno al generalote Millán Astray en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, cuando las fuerzas franquistas tomaron esa prestigiosa casa de estudios. Entonces el generalote respondió con la frase que lo ha llevado al libro de oro del fascismo: muera la inteligencia.
- Viva la muerte- lo respaldaron las turbas que colmaban el Paraninfo.
- Decir viva la muerte es como decir muera la vida- fue la respuesta del lúcido Unamuno.
La historia se repite. En Venezuela nos acercamos a las “elecciones” del 20 de mayo. Seguramente ganará el presidente Maduro. Vencerá; pero… ¿convencerá? ¿A quién?
Va a “ganar” con el 80 % de la población en su contra, con millones de venezolanos expatriados, con pavorosas cifras de hiperinflación, con decrecimiento del 15% del PIB, con el sueldo mínimo más bajo de América, aunque usted no lo crea, 90% por debajo del nivel de pobreza crítica expresado por la ONU… hambre… ¿A quién convencerá? ¿A tanto estómago vacío?
Con el árbitro rojo, con emblemáticos líderes inhabilitados o presos, con principales partidos excluidos de los procesos electorales. Más de 80 países democráticos han dicho que no reconocerán las “elecciones”. ¿Qué diría Unamuno?
Por cierto, al mejor estilo tan repetido en la Venezuela “revolucionaria”, Unamuno fue expulsado del cargo de Concejal y de la rectoría de la Universidad de Salamanca.
El militarote Millán Astray demostró el poder de la fuerza bruta. El mismo poder que por años exhibieron la internacional de los sables: Chapita, Odría, Perón, Pinochet, Pérez Jiménez, Gómez… hoy edulcorada por el populismo latinoamericano que hace oscuras elecciones y trata de permanecer en el poder para toda la vida: Daniel Ortega, maestro en elecciones donde corre sólo luego de inhabilitar líderes y partidos, ¿les suena? Evo y su inútil esfuerzo por eternizarse. El jefe Raúl Castro, quien luego de décadas de “elecciones” monopartidistas, planea abandonar el poder… cuando cumpla 90 años.
Ahora padecemos la “internacional de la democracia simulada”. Historias que se repiten, como la de…

… LOS BANQUEROS PRESOS
Cuando Cipriano Castro llegó al poder, los banqueros encabezados por Manuel Antonio Matos, tal vez el hombre más rico de Venezuela, le prestaron dinero. Cuando se le acabó, el presidente Castro les pidió renovar el préstamo. Los banqueros se negaron y el Cabito los mandó a la cárcel. “Para que recuerden algún entierro”- les echó ese chiste malo aludiendo a los entierros de morocotas. Luego los humilló haciéndolos desfilar, encadenados, ante la turba que los llenó de “mentadas” de madre, de insultos y hasta de orines. Después Castro en su magnanimidad, los liberó y les hizo una fiesta de desagravio.
Brindaron por los nuevos tiempos. Por la amistad de los banqueros y la revolución restauradora. Con los palitos de aguardiente subidos a la cabeza hasta se ofrecieron hacerse compadres. Pero nada se olvida menos que una humillación. Al poco tiempo Manuel Antonio Matos, apoyado por el capital norteamericano, encabezó la Revolución Libertadora, que tuvo inmenso apoyo del pueblo y al final fue derrotada.
Castro, en su infinita arrogancia, rompió relaciones con Colombia y con Estados Unidos. Se creía el dueño del poder. Jamás esperó que su compadre Juan Vicente Gómez se aprovechara de su supurante riñón operado en Alemania, para desalojarlo del poder, con el apoyo de los banqueros venezolanos…y de los Estados Unidos.
El gobierno actual apresó bancarios – no se ha atrevido con los banqueros- y ha agriado relaciones diplomáticas con muchos países. Con el cabello rapado, uniformados, humillados… nada nuevo bajo el sol de las autocracias. Los políticos que no conocen la historia tienden a repetir lo negativo y a evadir acciones que agregan valor a los pueblos, como el…

… PACTO DE PUNTO FIJO
Acordado entre los jefes políticos Betancourt, Caldera y Villalba, próceres de la Democracia venezolana. Dio gobernabilidad a la naciente democracia y fortaleza para enfrentar exitosamente las intentonas golpistas y las guerrillas.
Hoy un Pacto Unitario es más necesario que nunca. Los venezolanos padecemos la desunión. Si la oposición estuviera unida ganaría el 20 de mayo votando… y no votando. Es imperativo implantar la Democracia.
Mientras tanto, Maduro ofrece que ahora sí va a arreglar lo que el mismo echó a perder. Como si durante estos años nos hubiera estado “echando broma”. Mientras no enfrente las causas, que no le interesa, Venezuela seguirá por este despeñadero.
Ahora y que luego del triunfo electoral promoverá la “economía de calle”… Dios nos ampare.
Venceréis; pero no os legitimaréis.
Rafael Gallegos


Comentarios



Por si no lo viste