El petro y la ilusión de su existencia


Eduardo Semtei's picture
Miércoles, 12/09/2018 - 07:21

Como veremos en este trabajo el Petro, un criptoactivo emitido por el Gobierno de Venezuela no existe en ningún mercado, ni está clasificado entre los primeros 100 de cualquier empresa especialista en petromonedas o petroactivos. No aparece entre los primeros 100 no importa cuál sea el criterio de selección. A diferencia de la criptomonedas, el PETRO está anclado a un activo físico, al petróleo y es emitido por un Estado Soberano. Sorprendentemente sabiendo de la existencia de màs de 1.600 diferentes tipos de criptomonedas cuyo precio se forma por la lucha entre oferta y demanda, el Petro aparece con un precio fijo, administrado, digámoslo así: Con un precio regulado como el arroz, o la mantequilla. Ya sabemos lo que le espera. Petros y caraotas.
Supuestamente el Petro representa el financiamiento del Plan Madurista Integral de Crecimiento y Prosperidad ya que no hay otras fuentes: Los mercados financieros cerrados, las fuentes multilaterales cerradas, las fuentes bilaterales reducidas y las operaciones bancarias imposibles, y dado que la única fuente para financiar el Programa de Maduro es el Petro resulta un desafío a las leyes de la economía, pues el Petro no se negocia en ningún mercado ni en ningún país, y màs terrible aún es que no se le conoce ningún plan financiero de colocación pública ICO (Initial Coin Offering). Hasta ahora solo es un buen deseo. Una promesa vacía. De donde podemos concluir que el Plan Económico del Gobierno es inejecutable y aumentará el desabastecimiento y la hiperinflación, desatando un nuevo fenómeno: el despido masivo y el cierre general de las pymes.

En el informe que sirvió de base para el lanzamiento del Petro encontramos:
1. Solo se emitirán 100 millones de Petros.
2. Cada Petro tiene 100 millones de MENE
3. En la preventa, que se suponía era del 20 de febrero 2018 al 19 marzo de 2018 se iban a ofrecer en colocaciones privadas 38.400.000 Petros
4. En la ICO Initial Coin Offering (Oferta inicial pública) se estimaba colocar unos 44.000.000 de Petros. El gobierno había informado que la ICO se iniciaba el 20 de marzo de 2018
5. El resto 17.600.000 Petros quedarían en la bóveda electrónica del gobierno.

Hasta la fecha se desconoce si hubo o no venta privada y cuál fue del resultado de la oferta pública inicial, si acaso hubo alguna. No hay registros en el Banco Central de Venezuela que hubiese ingresado divisas por ventas de Petros.
Como quiera que solo saldrían a la venta 82.400.000 Petros que podrían ser colocados supuestamente a 60 dólares cada uno, la cifra máxima de recursos a captar alcanzaría 4.944.000.000 de dólares, un financiamiento que no cubre ni siquiera el aumento de sueldos. Mucho menos para financiar un Plan Integral de Desarrollo Económico.

En la distribución de los fondos el gobierno estimó un 45% para el desarrollo de todo el Sistema Petro (tecnológico, cadenas etc.) y 55% para alimentar el programa de rescate de la economía, lo que reduce la cifra disponible para el financiamiento de Plan Maduro a apenas 2.719.200.000 dólares.

Entre las bases para justificar la emisión del Petro encontradas en el documento “White Paper” 1.0 Financial Proposal. January 30. 2018 leemos:
1. Hay un mercado potencial de 30 millones de usuarios, todos los venezolanos supuestamente, cifra cinco veces mayor que todos los usuarios en el globo terráqueo de las criptomonedas estimados en unos 6 millones. Una comparación absolutamente descabellada e irresponsable.
2. La existencia de una industria petrolera renovada y repotenciada, cuando en realidad la quiebra de PDVSA, la baja en la producción, la falta de inversión y las deudas sin pagar representan la verdadera realidad.
3. El abaratamiento y popularidad de la tecnología del blockchain, popularidad con toda certeza que existe entre los círculos de inversionistas más reducidos y arriesgados del mundo pero nunca al entendimiento de los 30 millones de venezolanos.
4. La existencia de gobiernos aliados que apoyarían el uso del Petro. No se conoce ninguno hasta la fecha.
5. La posibilidad de burlar y evadir el bloqueo económico y financiero impuesto por la comunidad mundial.
6. El hecho que el Estado Venezolano aceptará el Petro para el pago de impuestos, obligaciones, servicios públicos y muy especialmente para las relaciones internacionales del PDVSA.

El Petro, sigue afirmando el gobierno, podrá ser usado para la compra de bienes o servicios, para su intercambio con otros criptoactivos o criptomonedas o para su cambio en divisas internacionalmente transables.
Eduardo Semtei


Comentarios



Por si no lo viste