El espejismo duró sólo 48 horas


El arado y el mar's picture
Vie, 24/08/2018 - 23:04

Debemos reconocer que el gobierno se esmeró en montar el espectáculo; el escenario, los parlamentos, la puesta en escena brillantes; los actores bien asumidos sus papeles de expertos economistas. Todo perfecto, pero irreal, un teatro, una simulación. El plan se veía bonito, pero la realidad tenía otros rumbos, no se deja manipular por aficionados y charlatanes.

Por supuesto, la realidad siguió su camino, el dólar continuó su ascenso, los precios lo acompañaron, el país se paralizó, los sueldos prometidos se derriten aún antes de concretarse. La gente observa al gobierno desde la tribuna con un dejo de tristeza y de indignación.

Tristeza porque cada día aumenta la percepción de que los gobernantes creen en lo que dicen, de que están convencidos cuando hablan. Prometen liquidar el dólar today (que sube un millón por día) o alaban al petro y al medio petro como la solución de todos los males; creen que tienen apoyo, se autodenominan voceros del pueblo. La gente intuye que algo no anda bien en las mentes de los dirigentes, que confunden deseos con realidad, lo que imaginan con lo que sucede.

Tristeza por los locutores de radio y televisión, los entrevistados y los entrevistadores, que son eco de los disparates del gobierno, no tienen personalidad definida. Un día deben atacar a la guerra económica y se despepitan a hablar en contra de los causante de los males, y otro deben reconocer que los gobernantes fabricaron dinero inorgánico como si eso fuese cualquier "lagaña de mico", escondiendo que es la causa principal de la inflación. Una noche deben alabar a los capitalistas como creadores de riqueza y fuerzas productivas, miembros de los quince motores, y la noche siguiente atacarlos y festejar que les metieron medio chuzo.

Indignación por estar padeciendo al gobierno que tiene un récord de destrucción, demolieron las instituciones, a PDVSA, a toda la economía, la esperanza, nos convirtieron en un país que exporta más gente que petróleo. Arrasaron con todo, son campeones mundiales en destrucción.

Ya esto tocó fondo, con este último fracaso ya no tienen mas holgura para maniobrar, para engañar, ya no tienen a quién acusar, ya no tienen plan que presentar, ya no se les cree ni el Padre Nuestro. De aquí en adelante lo que queda es considerar hablar de la solución a esta crisis.

Agotado el gobierno, con credibilidad cero, se abre otro escenario, la política ahora no es rectificación, mucho menos hacer diagnósticos, ya copó la escena la disputa por el poder, por la sucesión.

El deber de los revolucionarios, de los Chavistas verdaderos, es participar con una acción propia en esa disputa por el poder. Las derechas se mueven, decretan paros cuando el país está paralizado, llaman a insurrecciones, es de presumir que están preparando golpes.

El gobierno sigue en su locura desligado del mundo real. Los Chavistas deben moverse rápido, el tiempo se agota. Lo primero es señalar que este desastre es obra del pragmatismo, de la ignorancia política, no ne Chávez, que esto no es Chavismo, ni Socialismo. Es necesario impedir las salidas que el capitalismo, que fracasó con este gobierno madurista, ofrece como solución a su crisis, la cuarta, o la salida fascista.
Toby Valderrama y Antonio Aponte

Fuente: https://elaradoyelmar.blogspot.com


Comentarios



Por si no lo viste


Los más leídos