Nos llevará a una guerra civil


El arado y el mar's picture
Sab, 06/04/2019 - 06:50

Aparecieron las bandas armadas de AD, o debíamos decir las autodefensas de Antioquia, ahora bajo el desprestigiado nombre de colectivo, o el cínico apelativo de patrullas de paz. Su función asignada por el gobierno es impedir las protestas de forma armada. Son bandas paramilitares.

El hecho pasa casi desapercibido, pocos ven la gravedad de esta conducta. Se trata sin duda de la anarquización de la nación. Poco a poco el pranato muestra su esencia, la cabeza no les da para otra cosa que organizar grupos paramilitares, que mañana no podrán controlar ni recoger, al contrario, crecerán como en México, como en El Salvador. La FANB, con estas pandillas, ha perdido el uso exclusivo de las armas, han lesionado su dignidad.

El pranato gobernante comete un error de apreciación: no es lo mismo una banda que actúe amedrentando a los miembros de un sindicato, que pretender apagar una explosión social con el mismo procedimiento. Allá en el sindicato el daño es menor; si fracasan, pueden perder una elección, o que les descubran unas actas chimbas, algo así. Pero en el país las consecuencias pueden ser catastróficas, ejemplos sobran en el mundo. Claro que este grupo que nos dirige, en su ignorancia, viola las reglas militares, así como viola a la Constitución sin importarle las consecuencias, lo fundamental para ellos es permanecer un día más aunque sea sentados sobre las cenizas del país.

Nos preguntamos ¿cuánto tiempo pasará hasta que los llamados colectivos generen una respuesta armada y se desate una escalada de violencia, una guerra civil? Es grave el deterioro de la imagen de la FANB, al compartir sus funciones militares con los llamados colectivos, o con el cinismo de "cuadrillas paz", ese deterioro, ese retroceso crea un vacío que llenarán otras formas de violencia.

La psicología de la guerra civil precede a las condiciones materiales. El odio, la impunidad, el individualismo, el pensamiento fantasioso, quimérico generado por el madurismo crearon las condiciones mentales para ese evento. El primer ingrediente es precisamente pensar que no hay condiciones, que aquí nunca llegará esa calamidad. El segundo ingrediente es la escasez de pensamiento crítico que hace posible la aceptación de cuanta barbaridad diga el gobierno o la oposición, es origen del fanatismo, del pensamiento petrificado que no acepta dudas, de la base psicológica para el fascismo, la guerra civil.

Somos una sociedad sometida a una intoxicación de falsedades, a una distorsión ética y de comportamiento que, sin duda, nos ha causado una grave dolencia. Es así, padecemos una enfermedad social, no tenemos relación sana con nuestra realidad, nos llega a través del filtro de la mentira oficial. Y es evidente que el gobierno madurista no puede resolver, sanar a la sociedad que él ha enfermado. Debe salir urgente, ya se ve que nos conduce a territorios de terror.

Tal es el deterioro ético que la opción de sustitución del madurismo, la que está sobre la mesa, la de más fuerza en este momento tiene como propuesta una invasión del imperio capitalista. El Chavismo no puede mantenerse al margen, no puede dejar al país en manos de estas opciones infelices; tiene el deber de manifestarse, de repudiar a este gobierno, pedir su renuncia, proponer una Junta de gobierno contra el trio nefasto maduro-rodríguez-diosdado, y contra el giro gringo de guaidó. En estas circunstancias, callar, la omisión, es un crimen contra la humanidad. @elaradoyelmar

Toby Valderrama

[email protected]


Por si no lo viste