Editorial. Evo el perpetuo


El Tiempo's picture
Jue, 30/11/2017 - 09:38

Con la Constitución o sin ella. Con el permiso del pueblo o sin él, los gobernantes de lo que en tiempos del finado Hugo Chávez se denominó socialismo del siglo XXI nos tienen acostumbrados a intentar eternizarse en el poder.

Y así como el venezolano Maduro está haciendo malabares para llegar a unas presidenciales en el 2018 contra una ultradisminuida oposición debilitada por el propio gobierno y por los indudables yerros de la MUD; y así como el expresidente Correa acaba de regresar a Ecuador para ponerle zancadilla a Moreno, su sucesor y a quien él mismo ungió –que porque le montó una “contrarrevolución”–, el presidente boliviano, Evo Morales, se prepara para su tercera reelección y su cuarto mandato luego de una discutible interpretación del Tribunal Constitucional (TC), que le abre las puertas a que gobierne hasta el 2025. No hablemos de Nicaragua.

De conseguir un nuevo mandato, el primer indígena en ser presidente de ese país sumaría 19 años en el poder (2006-2025).

Mas, resulta que en febrero del año pasado, más de la mitad de bolivianos dijeron "no" en un referendo que pretendía reformar la Carta Magna para quitar los límites a las veces que una persona podía postularse. Fue una gran derrota para el partido del mandatario. Pero Morales, hábil conocedor de los ritmos de la política, dejó que sus copartidarios maduraran un recurso para "hacerle conejo" al referendo.

Con este fin, citaron el artículo 23 de la Convención Americana de Derechos Humanos para argumentar que debe respetarse el derecho del Presidente a ser elegido, y del pueblo a elegirlo, y que esto está por encima de cualquier límite constitucional. Y, claro, el TC, que debe ser tan imparcial e independiente como las cortes maduristas, respondió que ni más faltaba.

Lo dijo claro el secretario general de la OEA, Luis Almagro, responsable de hacer cumplir dicha convención: el artículo 23 “no contempla derecho a perpetuarse en el poder”.
El Tiempo, Colombia

Fuente: http://www.eltiempo.com/opinion/editorial/evo-el-perpetuo-mandato-de-evo...


Comentarios



Por si no lo viste