Vendo dinero efectivo


Enrique Rondón Nieto's picture
Lun, 27/11/2017 - 08:18

La primea vez que escuché tal oferta fue en una cola frente a un cajero automático -no importa de qué banco-.´

“Viajaré a San Cristóbal y allá hay pocos puntos de venta y esos pocos están en la ciudad. En los pueblos todo el comercio se hace en efectivo. Desde un kilo de maíz hasta la compra de una res”.

Luego de la explicación, el interesado dio algunos detalles de la posible transacción. “Por más de 40 mil bolívares pago 45% por transferencia”.

El asombro fue mayor cuando escribimos en el buscador de Facebook, “compra de efectivo”. Se desplegó una larga lista. La más larga correspondía a Ciudad Bolívar y seguía Maracaibo.
En Maracaibo, una posible compradora buscaba 100 mil bolívares “para comprar un medicamento”. La llamamos y precisó que vive en las afueras “y las farmacias no tienen punto de venta”.

Esta compra - venta se hace con tales ribetes de legalidad, que uno de los vendedores aceptó ser entrevistado por teléfono: “Yo compro en Maracaibo y revendo en la Colombia. Si usted va a Maicao encontrará en la calle unos puestos que compran bolívares. Si son billetes nuevos, pagan más”.

Esta persona afirmó que comprar y vender bolívares en efectivo es su trabajo desde mediados de este año: “Trabajaba manejando una buseta pero los cauchos y los repuestos están tan caros que no es rentable. Con esto gano mucho más”.

El dinero efectivo se ha transformado en otro bien costoso. Se puede perder hasta 8 horas en un día tratando de reunir 50 mil bolívares para pagos de estacionamiento, transporte y otros gastos…

En febrero de este año, la policía Paraguaya anunció que había localizado una vivienda con ¡25 toneladas de billetes venezolanos de distintas denominaciones!! (Más información: aquí).

Según la información, la vivienda era propiedad “de un supuesto comerciante de armas”. El comunicado de la policía paraguaya precisaba que “los investigadores estiman que los billetes iban a ser empleados para adquirir dólares en el mercado negro en Venezuela o para reutilizar el papel y falsificar dólares”.

Del tema no se habló más. ¿Responsables? ¿Cómo llegó tal cargamento de dinero venezolano a Paraguay?

Mientras, los comunes mortales tenemos que recorrer bancos y hacer maromas para lograr algo de efectivo porque lo bancos parecen tener criterios propios. El pasado sábado 25, algunos pagaban hasta 10 mil bolívares por cheque.

¿Al gobierno le interesa mantener esa situación? Piensa mal y acertarás.
Hana Fischer , politóloga paraguaya, en un artículo titulado “Las verdaderas intenciones de la guerra contra el dinero efectivo” cita a Friedrich Hayek , quien alertó que “el control de la moneda ha sido para los gobernantes un importante instrumento de poder y una tentadora fuente de ganancias”.

Agrega Fischer: “Pensemos qué habría pasado si durante el nazismo hubiera estado en vigencia la bancarización obligatoria. Si hubiera estado penalizada la utilización de efectivo. ¡Qué papa para los nazis! Sin ningún esfuerzo y en forma inmediata, se hubieran quedado con el dinero de la totalidad de los judíos y demás “razas inferiores”, comunistas, homosexuales, opositores políticos y de todo aquel que molestara a algún jerarca. ¿Cuántos millones más de seres humanos hubieran muerto?”.

La falta de dinero efectivo en Venezuela nos coloca desnudos en una ventana: Un amigo quería comprar un cheque de gerencia y le pidieron una constancia del uso que daría a esos 600 mil bolívares.

A la falta de efectivo agreguemos las fallas constantes en los puntos de venta. Como solución, algunos comerciantes piden transferencia. En cualquier caso, nuestra privacidad económica está siendo violada porque estamos obligados a hacer una especie de diario de lo que gastamos y en qué gastamos.

Hana Fischer finaliza con la siguiente reflexión: “La bancarización obligatoria aumenta exponencialmente nuestra inseguridad personal, porque nos deja indefensos y a la merced de quienes ostenten el poder político”. ver más: Informe 21
Enrique Rondón Nieto


Comentarios



Por si no lo viste