Los mercenarios de la política


Guillermo A. Zurga's picture
Sab, 24/02/2018 - 19:57

En política, existen mercenarios de todos los tipos y gustos. Mercenarios por amor, por dinero, por poder, por odio, por complejos, por venganza, por pre-potencia, etc. Como sabemos, un mercenario, es alguien que trabaja por dinero o interés personal. Sin embargo, no debemos descartar a los mercenarios que lo hacen por otros motivos.
Desde que el chavismo llegó al poder en Venezuela, el país cambió para mal en su conducta. Antes del chavismo, sabíamos más o menos quién era quién. Hoy día hemos perdido totalmente la brújulas y nos cuesta descubrir quién es quién. El camuflaje se ha generalizado, y la gente anda por las calles de Venezuela totalmente camuflajeada, lo que hace difícil, su identificación.
Personalmente prefiero y tolero mejor y un chavista que me diga que es chavista hasta el tuétano y la muerte. A esa persona, aun cuando no comparto su ideología y forma de pensar, la respeto más que a otro, quién jamás sabré quién es, por vivir camuflajeada. Es que es tan repugnante, conocer a personas, que van del timbo al tambo, cambiándose constantemente de partido político, de gobierno, de ideología, de su interés personal. Es decir, son personas que jamás se dejan conocer ni dan a conocer, porque en el fondo son farsantes e inestables, alguien en quien jamás puedes confiar.
Bueno, ese es mi forma de actuar y pensar. No soporto la traición, ni la falsedad, ni el actuar por interés personal, ni el disfrazarse para que no sepan quién eres. Claro, ni las leyes de una república, pueden exigir a un ciudadano que sea autentico, ya que eso depende de sus genes, de su educación, de sus intereses personales y hasta de su ambición desmedida.
Saco el tema a colación, vista las noticias de que ciertos personajes resaltantes en el acontecer político de Venezuela, destacan y son noticia.
Es el caso de los candidatos a presidente que actualmente suenan en el ambiente nacional para competir con Nicolás Maduro por la presidencia de república, en las elecciones anunciadas para el 22 de Abril, sin que existan garantías mínimas, de que al menos se tenga algo de transparencia en el proceso electoral, entre los cuales están: Claudio Fermín, Henry Falcón, Leocenis García, y otros tantos candidatos, que se dicen estar con la democracia y las leyes.
En una situación como la actual, personalmente, justificaría, que se lancen a la lucha por la presidencia de la república, todos los candidatos socialistas que lo deseen. Pero es bochornoso, que lo hagan, ciudadanos en quienes alguna vez confiamos el tenerlos al lado como aliados en la lucha por la democracia, quienes al lanzarse a luchar por la presidencia de la república, en las actuales circunstancias y momento histórico que vive Venezuela, lo hagan, enlodando toda su actuaciones anteriores en pro de la justicia y de la democracia.
Venezuela no se merece esas traiciones, por el contrario, hoy día, los ciudadanos claros en nuestros ideales de libertad y civismo, condenamos estas traiciones, las cuales no tienen justificación alguna, ni explicación racional creíble que lo justifique, al menos que desee pasarle factura al MUD, por desavenencias, por odio, enemistad, o por simple egocentrismo.
¿Es que acaso, estas personas creen ingenuamente en la honestidad del régimen, y piensan que de ganar la presidencia alguna de éstas, el régimen les entregará el poder? ¿Piensan éstos, en la gobernabilidad del país, y en el caso menos probable de que gane alguno de ellos, lo que fracturaría aún más al país convirtiéndolo en una anarquía generalizada, complicando aun mas las soluciones urgentes y correctas que requiere Venezuela?
Me permito recordarles, a los que ansían participar a espaldas de la MUD, en estas elecciones, si es que aún no lo han percibido, que:
1. Estas no son elecciones cualesquiera tal como se efectúan en un país democrático y organizado y en completa paz. Son elecciones sucias y amañadas para pretender que el “socialismo” continúe en el poder, y esta vez sea por siempre.
2. Para sacar del gobierno al actual régimen, se requiere de la unidad absoluta entre todos los demócratas del país, tanto a nivel electoral, como a nivel de desobediencia civil, que estén bien claros en que esa es la vía correcta, para el éxito en esta lucha. Esta unidad absoluta debe materializarse, en hechos concretos, empezando por aceptar a la MUD como líder único y unitario en esta lucha.
3. Es tan importante, al igual que ganar las elecciones, que exista gobernabilidad en el país, para lograr los compromisos y la paz en total y cerrada unión, entre todos los factores democráticos del país, que deseen y apoyen la salida del actual gobierno del poder.
4. Una forma importante de invalidar las elecciones del 22 de abril, es sin duda alguna, que la oposición se una férreamente, y se niegue participar en tales elecciones en todos sus estratos, lo cual de suceder, invalidaría a estas elecciones, de hecho, a nivel nacional e internacionalmente. Es importante además, que nos declaremos en rebeldía permanente, para lograr que se realicen elecciones limpias y transparentes en forma consensuada entre gobierno y oposición tal como era el plan nacional.
Si usted, pre candidato, no se considera un mercenario de la política, ni acepta que lo consideren como tal, y está convencido de que hace lo mejor para Venezuela, siga adelante y olvídese de este articulo. Mis disculpas por haberlo confundido. Pero sepa, que si participa en las indicadas elecciones, la mayoría de los opositores insistiremos en creer, que está equivocado, que, desde nuestro punto de vista, su decisión de participar es incorrecta, y que ésta, le hace mucho daño al movimiento democrático liberador de Venezuela. Esperamos de usted, que su egocentrismo u otra razón para participar, supere a su sensatez e inteligencia, para bien del país.
Para finalizar, quisiera destacar el hecho, de que la participación de políticos y personajes en las anunciadas elecciones de 22 de abril, que a lo largo de esta lucha, se han identificado con la democracia, por razones obvias, solo favorece y alegra a la dictadura.
Guillermo A. Zurga


Comentarios



Por si no lo viste