Una Nación, un Pueblo...


Guillermo A. Zurga's picture
Lun, 14/01/2019 - 05:11

La situación en Venezuela no podría ser más, tensa y compleja, que como se presenta hoy día. El presidente actual de la Asamblea Legislativa, acompañado de la Junta Directiva de ese poder constitucional legítimo de Venezuela, se dirigieron al pueblo de Venezuela en un cabildo abierto, en el cual se expresaron claramente, ante la crisis existente en Venezuela, en la cual evidentemente existe un vacío de poder, dada la condición de ilegalidad de Nicolás Maduro al juramentarse como presidente de Venezuela ante un írrito e ilegal Tribunal Supremo de Justicia. A pesar de que la elección en la cual se considera electo presidente a Nicolás Maduro, esta ha sido considerada nula de parte de la oposición en Venezuela, de la constitución actual y de un inmenso número de naciones democráticas del mundo, que así lo han anunciado ante el mundo.
Ante esta esta situación, ilegal e inconstitucionalmente, correspondía, al presidente de la Asamblea Nacional, hacer esta aclaratoria y declaración, para luego proceder a auto proclamarse presidente provisional de Venezuela, hasta tanto la situación sea solventada y corregida de inmediato. Para ello invoco los artículos 233, 333 y 350 de la constitución vigente, haciendo un llamado a los componentes de las 4 unidades de la Fuerzas Armadas de Venezuela, para le acompañen en ejecutar y corregir esta anómala situación nacional, junto al pueblo democrático de Venezuela.
En opinión de abogados constitucionalistas calificados, lo hecho por la Asamblea Nacional legítima, está ajustado a derecho y debe ser aceptado y apoyado por todas las fuerzas legales y vivas de la república, puesto que esta acción y proclama, está totalmente ajustada a derecho, según el artículo 233 de nuestra constitución vigente.
Considerando que el régimen ilícito actual, proclamado por los seguidores del régimen de Nicolás Maduro, y juramentado ante el Tribunal Supremo de Justicia, TSJ, haría todo lo que este a su alcance, para no entregar el poder, y seguir usurpando la presidencia de la república. Tanto las Fuerzas Armadas institucionalistas unidas al pueblo democrático venezolano, tendrían la última palabra y la gran responsabilidad del destino de la nación.
Afortunamente para la Asamblea Nacional y el sector opositor a la dictadura que impera en Venezuela, las organizaciones políticas mundiales, las legales contra la delincuencia organizada, las que defienden los derechos humanos, la OEA mayoritariamente, y una inmensidad de países democráticos del mundo, estarían de acuerdo con la posición de la Asamblea Nacional y sus argumentaciones legales, para demandar la ocupación provisional de la presidencia de la República de Venezuela, hasta tanto, la celebración a muy corto plazo, de elecciones presidenciales y generales que demanda tal inédita situación.
Ese destino con el que soñamos todos los venezolanos, debe ser democrático, cierto, armonioso, real, duradero, esperanzador y positivo para todos los venezolanos y extranjeros que convivan en nuestra patria.
Las declaraciones y acciones que acaba de anunciar el Presidente de la Asamblea Nacional, hoy convertido en presidente constitucional de Venezuela, deben ser acompañadas del apoyo total e irrestricto del pueblo venezolano y de las Fuerzas Armadas constitucionales de Venezuela, para hacerlo realidad. De no lograrse este apoyo, cualquier cosa podría suceder para mal en Venezuela, que alargaría y agravaría la situación actual.
Guillermo A. Zurga


Comentarios



Por si no lo viste