Iniciemos el contragolpe constitucional


Jesús Petit Da Costa's picture
Lun, 05/03/2018 - 07:42

En fecha 23-10-16 la Asamblea Nacional declaró roto el orden constitucional por haber dado Maduro un Golpe de Estado en complicidad con el TSJ, que ha sido su instrumento para ello. A partir de esta fecha, procedía dar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL que ordena el Art. 333 de la Constitución para restablecer su vigencia efectiva. No lo dio ni lo promovió la Asamblea Nacional incurriendo en omisión constitucional, a consecuencia de la cual estamos todavía bajo un gobierno de facto: la narcotiranía de la delincuencia organizada servil a Cuba.

En fecha 09-01-17 la Asamblea Nacional dispuso el cese de Maduro en la Presidencia de la República declarándolo en falta absoluta por abandono del cargo (Art. 233 de la Constitución). En la misma fecha procedía activar el mecanismo de sustitución inmediata en el cargo y convocatoria a la elección del que debería ejercerlo hasta completar el período el 10-01-19, ejecutando de este modo el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL. No lo hizo la Asamblea Nacional incurriendo otra vez en omisión constitucional.

Estando roto el orden constitucional y a pesar de haber sido cesado en el cargo, Maduro convocó una Constituyente sin consultar al pueblo soberano, en evidente acto de fuerza de un presidente de facto como también lo fue la elección fraudulenta de esa Constituyente Comunista en 30-07-17. Con ambos actos quedó destrozado totalmente el orden constitucional, lo que motivó el desconocimiento de dicha Constituyente y de sus resoluciones por la comunidad internacional.

No bastándole a Maduro la continuidad y agravamiento en el delito cometido contra el orden constitucional, hizo aprobar por la Constituyente Comunista una elección presidencial fraudulenta para hacerse reelegir el 20-05-18. Y no obstante la advertencia de la comunidad internacional de que no reconocerá su reelección en estas condiciones, persiste desafiante y obstinadamente en el delito. En tales circunstancias todos estamos obligados, por deber ciudadano impuesto por la Constitución, a iniciar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL, subsanando la omisiones de la Asamblea Nacional que ha faltado a su deber.

¿Qué es el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL?

Es la respuesta contundente al Golpe de Estado o ruptura del orden constitucional. Por eso lo llamamos contragolpe. No es un golpe de estado, sino la contra de un Golpe de Estado.

¿Porqué es “constitucional”?

Porque lo ordena la Constitución en el Art. 333, que repite el Art. 250 de la Constitución de 1961. A diferencia del Golpe de Estado que se ejecuta contra la Constitución, el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL se ejecuta conforme a la Constitución y en cumplimiento de la misma.
¿A quiénes ordena la Constitución dar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL?
A todos nosotros, los ciudadanos, civiles y militares, investidos o no de autoridad.
¿Entonces quienes están obligados a dar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL?
Todos estamos obligados a participar y colaborar en el contragolpe. Nadie está exento del cumplimiento de este deber.
¿Cuál es la finalidad del CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL?
Restablecer la vigencia efectiva de la Constitución.
¿En qué consiste el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL?
En una acción cívico-militar de colaboración mutua en defensa de la Constitución. No es una rebelión, porque no se trata de un alzamiento contra el orden constitucional. Por el contrario, es un acto de legítima defensa de la sociedad contra los que, mediante el Golpe de Estado, le han despojado de la Constitución que nos garantiza a todos vida, libertad y hacienda bajo un gobierno legítimo sujeto a la ley (Estado de Derecho).
¿Cómo se ejecuta el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL?
La Constitución no establece procedimiento ni medios. Al no hacerlo, debe entenderse que autoriza la discrecionalidad, de acuerdo con la situación planteada, en función de la finalidad de la acción que es el restablecimiento del orden constitucional.
¿Cómo iniciar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL?
En las actuales circunstancias deberíamos comenzarlo emprendiendo desde ahora una campaña sostenida de abstención militante y masiva como primer acto de desconocimiento, desacato y desobediencia a la narcotiranía comunista de la delincuencia organizada, servil a Cuba representada por Maduro y su comparsa electoral pagada. Objeto: crear el clima emocional para los pasos siguientes.
Iniciemos, pues, el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL. @petitdacosta
Jesús Petit Da Costa

Fuente: http://jesuspetitdacosta.blogspot.com/


Comentarios



Por si no lo viste