Otro rehén para las negociaciones


José Luis Zambrano P.'s picture
Mar, 26/03/2019 - 00:11

Con el secuestro de Roberto Marrero, el gobierno no esperaría una ovación cerrada del mundo. Ya ni estupor desprendió por los ya acostumbrados abusos autoritarios de un régimen con la compostura en desorden. Todo está previsto de unas mentes endemoniadas.

Tuvieron el atrevimiento de tomar a la fuerza al jefe de despacho y mano de derecha de Guaidó. Los agentes de inteligencia del régimen irrumpieron en su casa con la violencia de los descerebrados. Es una provocación ante las acciones desmesuradas de EEUU por buscar apoyo de otras naciones para cohesionar las acciones que están por venir.

El arresto lo efectuaron a las dos de la madrugada, sin basamentos legales ni reflexiones políticas. La maldad se revistió de tanta ignorancia, que le dejaron dos ametralladoras y una granada como pruebas de encabezar una célula terrorista y un plan magnicida. Quién en sus cabales tendría un armamento de ese calibre en su propio domicilio, siendo foco del interés de la dictadura.

A Maduro y sus secuaces les gusta contar con rehenes en su agenda de negociaciones. Saben con certeza que los dados se están lanzando en las reuniones que realizan Trump y sus delegados en el continente, para emprender un plan sin errores.

La visita casi emocional del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a la Casa Blanca no está revestida de convenios económicos ni de acuerdos multilaterales. La razón primordial es Venezuela y se lee entrelíneas con una caligrafía perfecta.

El interés de Washington por el país de la samba no es otro que buscar su venia para resolverle los entuertos a nuestra nación en desgracia. Meses atrás el presidente norteamericano también compartió una velada similar con su homólogo colombiano, Iván Duque. Las diatribas, deliberaciones diversas y estrategias precisas se tornan hacia no dejar resquicios a las equivocaciones.

Asimismo, esta semana también Trump prometió inversiones a los gobiernos de República Dominicana, Jamaica, Haití, Bahamas y Santa Lucía. Este ofrecimiento lo efectuó en una reunión inusual con los jefes de gobierno de estas naciones en su club privado. Prometió que una delegación los visitaría en los próximos 90 días para determinar las inversiones, lo cual no deja resquicio de duda de la claridad en las decisiones sobre nuestra pequeña Venecia.

La coalición internacional es la panacea. No se quieren los murmullos interminables de los trastornos de Vietnam o ser pasto agrio para la crítica. Por eso este propósito de convencer a la vecindad de Venezuela, para contar con el apoyo fiel de los planos concretos, resulta primordial. Ayuda mucho que la ONU se haya puesto el traje serio de la cordura y reconociera la violación desmedida a los derechos humanos que a diario se viven en el país.

También estoy convencido que esta primera cumbre de Prosur fue una excusa inigualable para terminar de definir los lineamientos. Este foro de integración suramericana -que sustituye al disparatado Unasur-, no lo veo como un abreboca de acuerdos macroeconómicos entre países. Seguramente trazó las diferentes ecuaciones para tener en un futuro cercano, a la patria de Bolívar como uno de sus miembros más vinculantes y como un ejemplo de libertades.

Lo de Marrero es solo otro ejemplo del propio arrinconamiento de la dictadura. Aunque duela la injusticia, el ciudadano común lo tomó con una normalidad pasmosa, acostumbrado a los mismos abusos, pues Venezuela es un gran periódico de sucesos y variedades. Se lee sin centavos en los bolsillos y atragantado por el hambre. Se viven las noticias por la estremecedora realidad que circunda al pueblo. Pese a ello, esta nación de peripecias y trasnochos está agotada de las mismas maniobras del poder. Sufre por un mandato sin virtudes para la bondad y sin la puesta en orden de la cordura.

El gobierno tiene la desafortunada tarea de dar órdenes sin dolor. Lo hace con el empeño de mantener su dominio y a sabiendas que las decisiones del planeta están tomadas. Que las reuniones entre presidentes se realizan con la convicción de salvar a nuestro territorio. Que el convencimiento por la intervención militar está a la vuelta de la esquina y debe contar con un manojo de salvoconductos para no terminar en su propia inmolación.

Eso es lo complejo del tablero enfebrecido del poder. Mover sus piezas jactándose de su propia inmundicia y jugar como siempre, con la ansiedad de una población desconsolada. Pero el plan para el cese de la usurpación cuenta con este tipo de maniobras previsibles.

No deseamos realmente una intervención militar. Habría una cantidad de muertos considerable y destrozos por doquier. Tristemente, estos bellacos no saldrán por las buenas y las cartas se están jugando para determinar el futuro del país más hermoso del mundo. @Joseluis5571

José Luis Zambrano Padauy

[email protected]


Por si no lo viste



Los más leídos