Ha pasado de todo en Venezuela


Manuel Corao's picture
Sab, 08/09/2018 - 22:14

Al observar el accionar del gobierno tiránico de Venezuela caemos en cuenta rápidamente que la nación va por una parte y los comunistas por otra.

Las Naciones Unidas a través de La Organización Internacional de Alimentos, FAO, sentenció que el hambre está diezmando la población en Venezuela. Ello incidirá lamentablemente en las estimaciones de crecimiento y salud común de las futuras generaciones, amén de su incidencia en los pronósticos de muerte en la década actual.

En materia de mortalidad infantil, la institución de la Iglesia Católica Caritas expresa que los venezolanos deben esperar un aumento significativo de muertes en lactantes y menores de 5 años en los venideros meses que podría superar los 300,000 niños, cifra actualizada.

Ante tales circunstancias, ¿qué dice el gobierno?. Daisy Rodríguez, actual vicepresidente del poder ejecutivo declara de manera cínica que en Venezuela no existe ninguna emergencia alimenticia y que los anaqueles de distribución contienen los alimentos básicos indicados por los galenos para la dieta familiar.
El gobierno en su propia película anuncia con estruendo iniciativas “extraordinarias” de soluciones mágicas. El jefe de Estado pone en circulación un nuevo cono monetario al eliminar cinco ceros a la moneda, el billete soberano. Dicho instrumento al circular ya había perdido el 30 por ciento de su capacidad adquisitiva.

Nicolás Maduro Moros en cadena nacional informa la devaluación de la moneda en 97 por ciento dejando entrever que el país va hacia la dolarización; otra falsedad más. También expone que el dinero para cubrir el gasto público sería sustituido por el “Petro” un artificio cambiario para supuestamente controlar la hiperinflación.

El IVA fue aumentado , también corrobora la creación de una medida fiscal del 16 por ciento para las transacciones financieras. Eleva el salario mínimo en 35 veces su valor junto a un bono extraordinario.

Acrecienta también la gasolina a precio internacional pero a la misma vez ordena un subsidio al consumidor a través de la modalidad política llamada el carnet de la patria. Tales decisiones a medida de su implementación hasta ahora han demostrado ser ineficientes ya que en caja no hay divisas suficientes para hacer frente a tan fortuitas decisiones, califican los expertos. Los bonos indicados, el común de los trabajadores no lo reciben y es tal la inoperancia y desengaño que el parroquiano califica lo anunciado como una burla mas del gobierno para distraer al empobrecido residente.

Sin embargo no todas son malas noticias para los venezolanos. Los países de América del Sur receptores de desplazados, reunidos en Quito, Ecuador, deciden dar apoyo y acogida a los venezolanos como dotarlos de identificación, proveer de programas médico-asistenciales, motivar a la actividad comercial, profesional y manufacturera para incorporarlos a la economía local. A la misma vez la OEA en convenida cumbre de representantes diplomáticos no justifica el éxodo de los suramericanos y reclama su rectificación. Luis Almagro, secretario general de la organización, exige un cambio en la política de la nación, identificándose con iguales iniciativas de gobiernos del continente, la Unión Europea y Estados Unidos.

Luego de analizados los decretos, y sus inciertas consecuencias se ratifica una vez más que a Nicolás Maduro Moros, el tirano en Venezuela, nada le importan los ciudadanos ya que su meta es someterlos con fines de rendición total. De ser necesario creará mecanismos de exterminio que obligue a los habitantes partir del país; o en caso extremo aumentar la cuota asesinados por del hampa común al retirar la custodia policial ciudadana de las calles.

Persigue por tal premisa el nefasto régimen poder disminuir la población en más de 300,000 personas en los próximos períodos. Para ello ser posible continuará en descenso el paupérrimo servicio de salud pública que producirían males endémicos consecuencia de la hambruna generalizada ya existente. Maduro se ha quitado la careta y no le importa que le llamen dictador y tirano. Su meta es mantenerse en el poder a como de lugar, aún a costa de la última gota de sangre de los vecinos. Mientras la totalidad de los pobladores solo tiene un norte; recuperar la libertad. @ManuelCorao
Manuel Corao


Comentarios



Por si no lo viste