El regreso de Rangel


Manuel Malaver's picture
Jue, 03/05/2012 - 00:00

Aunque no logró la aspiración máxima de ser elevado a la vicepresidencia, ni la retromáxima de ser designado canciller, José Vicente Rangel, logró un ingreso al gobierno que no lo ubica en una posición clave, pero si “en la posibilidad” de ocupar una posición. No son conchas de ajo para un zorro viejo con una irremediable nostalgia por el poder y dispuesto a jugarse el todo por el todo con tal de estar en condiciones de “ser percibido” en el momento que juzga inevitable en la crónica histórica de los próximos meses o semanas: la renuncia de Chávez a la presidencia y a la candidatura presidencial.

En esas circunstancias, es evidente que va a plantearse el dilema de si la presidencia podrá ser ocupada por Jaua con su insuperable estilo de doble A, o por un big leager con la experiencia, madurez y esperando la oportunidad de irse de jonrón con tres en base, destreza de un Rangel que cuenta más de 60 años. Otro empuje podría venirle por el lado de sus contactos (no de los comprados) con factores políticos como la “Primero Justicia” de Julio Borges, la AD de Henry Ramos, y el UNT de Manuel Rosales, aunque éste intentaría más bien apaciguarlos ante las amenazas del chavismo duro, que a llamarlos a un diálogo que ponga fin a la crisis nacional.

Por último, estarían las buenas relaciones de Rangel con los gobiernos de Barack Obama de USA y de Benjamín Netanyahu de Israel, dos pruebas que es inexcusable superar si se aspira a ascender en la política global de estos días. No predecimos cuál puede ser la estrategia de Rangel en el difícil juego que se le aproxima, pero de que puede salir bien parado, no me quedan dudas.


Comentarios



Por si no lo viste