La OPEP: ¿Resurrección y división?


Imagen de Rafael Gallegos
Miércoles, 22/05/2019 - 09:00

La influencia de la OPEP en los precios del petróleo ha resurgido en los últimos años. Hoy interactúa una especie de OPEP Ampliada, donde los recortes de producción son acordados por los catorce países miembros y por diez productores “no OPEP” encabezados por Rusia. Antes de estas negociaciones los precios iban en picada y a partir de ellas se ha revertido la tendencia, llegando a unos sesenta o setenta dólares el barril. Estos recortes de producción son pan para hoy y hambre para mañana. Significan a mediano plazo pérdida de mercados, porque el vacío de oferta que dejan estos países, es llenado por otros.

Pérdidas de mercados como las que a finales del siglo XX fueron consecuencia de los recortes de producción generados durante la Guerra del Yom Kipur, o la caída del Sha de Irán. Los recortes de producción se hicieron rutinarios y el crudo multiplicó su precio. Llegaron a cerrar 14 millones de barriles por día. Pero no todo fue color de rosa. Otros productores llenaron los vacíos dejados por los recortes y como consecuencia de ello, la OPEP pasó en veinte años de ser el surtidor de las dos terceras partes del mercado mundial, a satisfacerle apenas un tercio. Como contrapartida, centenares de miles de millones de dólares fueron transferidos desde las arcas de los países del primer mundo hasta las faltriqueras de los árabes.

Pros y contras, porque hay que entender que el petróleo por encima de todo es un negocio, con muchas implicaciones geopolíticas; pero un negocio.

LOS PRODUCTORES TIENEN SUS CUOTAS

Los volúmenes de producción de petróleo han obedecido a arreglos entre los grandes productores. Ya en 1928 los zares del petróleo mundial se reunieron en el Castillo de Achnacarry, en Escocia. Acordaron repartirse el mercado petrolero mundial, limitaron la competencia de precios y fijaron sus respectivas cuotas de producción. De allí surgieron las llamadas Siete Hermanas, símbolo de poder económico y político por décadas.

En 1934 los Estados Unidos creo una Ley Federal mediante la cual asignaba a cada estado de la Unión… su nivel de producción. Buscaba satisfacer la demanda y la estabilidad de los precios. El “libérrimo” negocio norteamericano estaba sometido a cuotas emanadas del gobierno central.

Cuando Estados Unidos dejó de ser exportador, crearon las cuotas de importación de crudo para proteger los costosos petróleos norteamericanos.

Solo recientemente y ante el auge de la lutita, los Estados Unidos han levantado la prohibición de exportar hidrocarburos que mantenían para proteger su mercado energético.

Comentario: si Estados Unidos protege su negocio… los venezolanos también.

FUNDACIÓN DE LA OPEP

La fundación de la OPEP en 1960 fue un tímido esfuerzo de los países productores para participar en la conformación de los precios de su petróleo.

En 1973 todos se sorprendieron con la vertiginosa alza de los precios. Aunque usted no lo crea, en ella tuvieron gran influencia las transnacionales petroleras, cansadas de observar como los precios bajos del petróleo aupaban el crecimiento económico; pero disminuían año a año sus ganancias empresariales. Como en las novelas de misterio: el sospechoso del delito es quién se beneficia de él.

A partir del 2017, luego de lustros en segundo plano respecto a la influencia en los precios, la OPEP, ahora ampliada, resurge en este s XXI de una manera mucho menos espectacular. Seguramente sus recortes también serán castigados como pérdida de mercados.

Hoy en día, además de la OPEP, existen otros factores que determinantes en los precios:

LA LUTITA

Desde el llamado embargo árabe de 1973, los Estados Unidos se propuso como urgencia lograr la autosuficiencia energética. Era imperioso superar la dependencia del petróleo extranjero. La confluencia de dos tecnologías: perforación horizontal y fracturación de las formaciones, generó el hidrocarburo de lutita. Su vasta producción revirtió la curva de producción de petróleo norteamericano que iba en barrena hacia los cinco millones de barriles y hoy resurgió hacia 12 millones. Este fenómeno, además de modificar la geopolítica del petróleo, colocó a Estados Unidos a la cabeza de los productores y ha evitado una significativa alza de precios. Por otra parte, la altísima declinación de esos yacimientos de lutita han generado problemas a algunas de las empresas más pequeñas del negocio, colocadas al borde de la quiebra. ¿Hasta dónde serán significativas estas quiebras?

IRAN

Producto de las medidas norteamericanas, Irán ha bajado su producción desde 3,9 millones de barriles diarios a 2,6. Ese recorte obligado refleja inicialmente un alza de los precios.

¿Hasta dónde influirá en este escenario la nueva geopolítica alrededor de Siria?: USA, Europa, Arabia Saudita vs. Rusia, China, Irán y de asomada, Venezuela. ¿Habrá guerra? ¿Se dividirá la OPEP?

El panorama petrolero siempre es complicado y muy político. Muchos actores. Por ahora se prevén precios estables. En el futuro inmediato… ya veremos.

VENEZUELA

Ironía de ironías: la “revolución” bolivariana contribuye al alza de precios con su monumental recorte de cinco millones de barriles. Saque cuentas, deberíamos estar en 5,8 millones de barriles y apenas estamos en menos de 0,8.

Tal vez nos boten de la OPEP y acepten a Cuba, que exporta el petróleo que le manda Venezuela.

Pura destrucción estratégica. Qué vergüenza !!!
Rafael Gallegos


Por si no lo viste