Llegó el lobo...


Rafael Gallegos's picture
Miércoles, 29/08/2018 - 08:05

… y es rojo, y nos está mordiendo.

Este artículo lo habríamos podido titular “Esperando a Lobot”, parafraseando la obra del teatro del absurdo “Esperando a Godot”, que transcurre con dos personajes esperando a un tal Godot que nunca llega. Los venezolanos creímos que en medio de tanto absurdo, la espera del lobo (nuestro Lobot) iba a ser similar. Que éste nunca llegaría. Pero el drama que vivimos no es teatro y nos confirma que la realidad es superior a la ficción.

- Viene el lobo, viene el lobo - nos dijimos por años en la secreta esperanza de que éste nunca llegaría.

Creíamos que en algún momento surgiría algún salvador de la patria y nos “salvaría” del lobo, como el leñador a la abuela de la caperucita.

Porque de salvadores de la patria está llena nuestra historia. El general Juan Vicente Gómez nos ”salvó” de Castro y se quedó 27 años disfrutando del primer boom petrolero. Llegó a ser el hombre más rico de Venezuela mientras el analfabeto pueblo moría de paludismo y los enemigos del régimen torturados en La Rotunda.

El general Pérez Jiménez nos “salvó” (no sé de qué) y en el interín se robó dos elecciones, la de 1952 y la de 1957. También torturó y mató en las tenebrosas Seguridad Nacional, Guasina y Sacupana a los no afectos al gobierno o “traidores a la patria”, que en las autocracias es lo mismo. El 23 de enero de 1958 salió corriendo de Venezuela y en el exterior disfrutó su mal habida fortuna.

Otro salvador de la patria fue Chávez. Nos “salvó” de los adecos y los copeyanos, e instauró un régimen que ha destruido más a Venezuela que las guerras de la Independencia, Federal y Libertadora juntas. El “salvador” de esta hora Maduro, es el artífice de la paradoja de ser el presidente que ha aumentado más veces los sueldos y a la vez reducido más el poder adquisitivo de los venezolanos. ¿Ignorancia o estrategia de destrucción?

Los más ilusos – que son bastantes- siguen buscando salvadores. Están dispuestos a agarrarse hasta del Chapulín Colorado por aquello de “síganme los buenos”. Pero en lugar del Chapulín Colorado… llegó el lobo colorado.

EL PAQUETAZO POLÍTICO

El lobo llegó con un paquete que más que económico, es político y parece destinado colocar una guinda en la ruina de los venezolanos. ¿Cuántos trabajadores de quioscos, de tiendas, de servicio doméstico, o vigilantes, serán despedidos? Centenares de miles de personas que no podrán seguir medio comiendo. ¿Cuánto tiempo cree que va a durar la capacidad de compra del nuevo aumento? ¿Hay algún economista serio que plantee que las medidas pueden ser exitosas?

El plan es una estocada a la economía venezolana, buscan acabar con los empresarios, a los que culpan de la crisis – como si no hubieran cerrado tres de cada cuatro empresas del país- y los desprestigian diciendo que “se llenaron” con los precios dolarizados y casi que les prohíben quebrar a punta de amenazas. La misma estrategia cubana del lobo feroz “para comerte mejor” y mandar para toda la vida. Este paquete es un dakazo en cámara lenta… o más bien un “despacito despacito” de Luís Fonce.

Los “revolucionarios” saben, mejor que usted y que yo, que el paquete rojo va a fracasar porque no hay confianza en el gobierno. Que el control de precios genera escasez. Pero no se engañe, lo que significa fracaso para usted, es… el triunfo político del gobierno.

Ellos saben, mejor que usted y que yo, que para que Venezuela resucite se requiere confianza, estímulo a las inversiones, libertades, dólares; así como exitosas industrias de petróleo, hierro, aluminio; próspero parque agroindustrial, artículos de consumo masivo. Saben que empresa tomada empresa quebrada. Están clarísimos en su plan de destrucción nacional.

Y cuando Venezuela esté más debilitada por efecto del paquete rojo, impondrán la Constitución tipo Cuba y misión cumplida. Atrapados…

…¿SIN SALIDA?

Depende de nosotros los venezolanos demócratas. Si seguimos desunidos, criticándonos los unos a los otros, creyendo en lumpias y en bolas de twitter, estaremos tapiando la salida.

Hay que exigir la Unidad. Político realengo es clavo en la tumba de la democracia. Es imperativo que se pongan de acuerdo Capriles, Ramos Allup, Borges, López, María Corina, Ledezma, Velásquez, ONGs, gremios, personalidades independientes, disidentes del chavismo. Que diseñen una estrategia, elijan un líder, elaboren un programa de gobierno Unitario y amigable que sea comprendido por el pueblo.

Ya es hora de que dejen de parecer amateurs.

Increíble tanta desunión teniendo una afilada espada de Damocles sobre la cabeza. El lobo llegó y si no nos unimos nos devorará. Sienta los mordiscos y las garras.

Si no nos organizamos, estaremos destinados a llorar como Boabdil. El verdadero salvador de la patria es la Unidad.
Rafael Gallegos


Comentarios



Por si no lo viste