Petróleo: Sube, baja... y sigue


Rafael Gallegos's picture
Mar, 14/05/2019 - 06:59

La historia de los precios del petróleo es un sube y baja. Si hoy suben tengan la plena seguridad de que mañana van a bajar. Y al revés. Parece simple; pero más de una vez hemos oído que no volverán a subir, o que se elevarán eternamente.

Desde hace muchas décadas se ha sostenido que la era del petróleo está cerca del fin. En los años sesenta se decía que el petróleo venezolano duraría apenas veinte años. RCTV presentó un programa llamado “El día que se acabó el petróleo”, que comenzaba con un conductor echando gasolina en una bomba y el chorro resultaba seco.

El mundo estaba convencido de la veracidad del Pico de Hubert, el geólogo que en 1956 pronosticó que Estados Unidos comenzaría a declinar su producción en 1970. Y acertó. Sólo que Hubert no pudo prever que medio siglo después el crudo de lutita haría resucitar la producción hasta el extremo de ubicar a Estados Unidos a la cabeza de la producción global de petróleo, a lo que nadie en su sano juicio hubiera apostado.

Ahora se sabe que las tecnologías han hecho crecientes las reservas de hidrocarburos. El Pico de Producción (Hubert) ha sido sustituido por el Pico de la Demanda. Es decir, la era petrolera finalizará no porque se agote el recurso, sino porque las energías alternas harán disminuir su demanda y lo desplazarán como combustible.

Las matrices energéticas pronostican una creciente demanda de petróleo por algo más de dos décadas. Por ello Venezuela, un país de gigantescas reservas, t¡ene la oportunidad de resucitar su industria petrolera.

¿Qué nuestro petróleo es muy pesado? Más pesado y difícil es el de Canadá y allí está, esperando el oleoducto de Keystone para desplazarnos en el Golfo de México.

Es decir, el petróleo venezolano sigue… si nos ponemos las pilas.

¿A QUIÉN BENEFICIAN LOS PRECIOS ALTOS?

Trump le pide a la OPEP que baje los precios (¿?), mientras provoca el alza de estos aplicando medidas económicas a quienes le compren petróleo a Irán. Entonces, ¿para quién es negocio el precio alto de los hidrocarburos? Veamos.

- En un escenario de 100 $ por barril, la economía decrece y crece la inflación. Los empresarios del petróleo de lutita ganan, los países de la OPEP también (a excepción de Venezuela por la destrucción de Pdvsa). Por otro lado pierden las comunidades norteamericanas y en general del llamado primer mundo, mientras los países pobres no productores de petróleo son los que más sufren, llegando algunos a condiciones catastróficas.

- En otro escenario, más 100 $ el barril, disfrutan únicamente los productores de hidrocarburos bajo el esquema de pan para hoy y hambre para mañana, porque a la larga se agiliza la producción de crudos no convencionales- tal como sucedió con el Mar del Norte en los setenta y la lutita en el último boom- y el desarrollo las energías alternas, acelerando la sustitución de los hidrocarburos como combustibles.

LA ESTRATEGIA DE LOS PAÍSES

Parece de Perogrullo; pero para cada país petrolero, el petróleo es estratégico. Veamos la estrategia de los tres mosqueteros del petróleo: Estados Unidos, Rusia y Arabia Saudita.

Estados Unidos en los años 50 y 60 creó unas cuotas de importación a objeto de proteger su industria petrolera, cuyos costos eran infinitamente superiores a la media árabe y venezolana. Desde Carter buscaba afanosamente sustituir la dependencia del petróleo. Por décadas, USA no permitió exportar petróleo. ¿Es o no estratégico el petróleo para Estados Unidos?

Rusia hoy es aliado de la OPEP en los recortes de producción. Trata de incrementar sus ingresos y su competitividad con USA. Con un PIB percapita muy inferior al de Europa, concentra su estrategia en maximizar sus ingresos por concepto de hidrocarburos.

Por su parte Arabia Saudita jugó por años al recorte de producción en la OPEP, que llegó a cerrar 14 millones de barriles diarios para sostener los precios. Años después cuando Estados Unidos luchaba por posicionar su costosa lutita, Arabia lo sorprendió al bajar precios hasta donde fuera necesario para maximizar sus mercados, aprovechándose de la competitividad que le dan sus bajos costos. Pura estrategia petrolera.

Venezuela, que debería producir 6 millones de barriles y ser el Darthañan petrolero (tras los tres mosqueteros) se conforma con una Pdvsa destruida que lo obliga a ver los boomes desde la barrera. Boom sin petróleo.

El negocio petrolero se ha acabado, pero para Venezuela. No hay tamaño de máscara que tape esta destrucción estratégica. Para el mundo el negocio petrolero seguirá por dos décadas largas. Para Venezuela no… mientras siga gobernando la “revolución”.

PD: Arabia Saudita sabe que un bajón de producción de Irán incrementa los precios, le abre mercados y sobre todo limita el poder de su archirrival en el mundo árabe. Alrededor de este problema se observan dos bloques en la OPEP claramente diferenciados, cuyo choque podría llevar a la división del organismo. ¿Se divide la OPEP?
Rafael Gallegos


Por si no lo viste



Los más leídos