Venezuela ex-petrolera


Rafael Gallegos's picture
Mar, 10/07/2018 - 23:24

- No chico no te creo, ¿Venezuela ex petrolera?... Pues crea, al paso que vamos nos botarán de la OPEP por no tener nada que exportar. Se hará realidad la reflexión de José Toro Hardy, que no le teme tanto a que Estados Unidos nos deje de comprar petróleo, como al hecho que no tengamos producción para venderle. Continuando con las frases, a este paso “de vencedores” es posible que - al decir de Luis Giusti - “le ganemos” a Colombia la competencia de llegar primero que ellos al millón de barriles. Claro, ellos creciendo, y nosotros en barrena.
Botados de la OPEP y tal vez sustituidos por Cuba (exportando petróleo venezolano) o, cosas veredes Sancho, por Guyana. En las narices de esta revolución tan soberana, Guyana ha hecho descubrimientos que la catapultan como una nueva provincia petrolera. Se habla de más de tres mil millones de barriles, algo así como tres veces las reservas de Colombia, o las de Apure en los años ochenta. Cifras más cifras menos, se estima que Guyana puede llegar a convertirse en productora de más de medio millón de barriles de crudo liviano en el mediano plazo.
En casi toda América Latina, en Estados Unidos, en Canadá, en buena parte de la OPEP, la producción petrolera tiende a crecer. Mientras tanto, la industria petrolera “revolucionaria”, la que se jacta de tener las “mayores reservas del mundo” muestra un bajón que obliga a los socios de la OPEP a compensarlo en el mercado internacional.
El mundo observa atónito cómo Arabia Saudita para proteger el mercado, se dispone a sustituir el déficit petrolero venezolano. Haciendo memoria, recordamos que los árabes sauditas aplicaron medidas similares en 1991. Ese año Hussein – creyendo que de verdad era tan poderoso como le decían y repetían sus adláteres- tomó la decisión de invadir Kuwait. Las consecuencias fueron fatales para Irak. Entonces Arabia Saudita asumió la producción iraquí. Sin entrar en juicios de valor, se trataba de una guerra, e Irak corrió con sus consecuencias.
Hoy los árabes repiten la historia con Venezuela. Lo triste es que esto sucede en tiempos de paz, aunque el gobierno insista que es por una “guerra económica”. Tal vez tengan razón, los venezolanos sufrimos la guerra sin bombas que ha resultado esta “revolución”. Nos han convertido en una ruina, donde el acabose de Pdvsa es apenas un componente de la destrucción del país.
LA SOLUCIONES ROJAS
El gobierno reúne a los obreros para que generen proyectos que revivan a la empresa, como si ellos fueran los culpables. Les piden nada menos que resucitar a Pdvsa, algo que los obreros ni pueden hacer, ni les corresponde.
Mañana los responsabilizarán por el fracaso, tal como han hecho hoy apresando a decenas de ejecutivos y trabajadores por corrupción, como si ellos, los políticos “revolucionarios”, no fueran los autores de tamaño desaguisado.
Y aunque usted no lo crea, recordando las danzas indígenas para provocar la lluvia, hacen misas para subir la producción. Olvidan aquel refrán “a Dios rogando y con el mazo dando”.
¿Qué pensarán de estas estrategias los ejecutivos de las empresas petroleras serias, que para tomar sus decisiones gastan pingües cantidades en conformar equipos de especialistas analicen de geopolítica petrolera, avances tecnológicos, perspectivas políticas y económicas, evaluación de proyectos, matrices energéticas y energías alternas entre otros aspectos?
Pero al gobierno no le interesa imitar a las petroleras exitosas para revertir esta peligrosa barrena. Sería un gigantesco brinco de talanquera que los obligaría a asumir sus responsabilidades legales.
La estrategia de esta “revolución” es destruir al país para gobernarlo por siempre. Tal como han hecho los jefes de Cuba. Pero se les fue la mano y entraron en vorágine. Es que hasta para destruir hay que ser inteligente.
LOS HITOS
Todo comenzó, para el público, cuando Chávez dijo que Pdvsa era una caja negra. Luego botó, el gran hito de la destrucción, a más de 20.000 técnicos de la empresa (a mucha honra), en una gigantesca lobotomía empresarial. Por cierto el mismo Chávez asumió la responsabilidad cuando dijo yo provoqué el paro, había que tomar esa colina que era Pdvsa.
Posteriormente a Pdvsa la transformaron de ser una empresa petrolera con contenido social, en una empresa social con algún contenido petrolero; apuntalada por la orden fascista de ser dojos dojitos… o irse.
Aquellos vientos trajeron esta tempestad: producción en picada, refinerías desmanteladas, importación de gasolina... Pdvsa quebrada.
- No chico no te creo, ¿Venezuela ex país?
Rafael Gallegos

PD: Pueblo nariceado exige Unidad o nuevos líderes.


Comentarios



Por si no lo viste