Oscuridad inducida


Reinaldo Aguilera's picture
Miércoles, 05/09/2018 - 11:22

¡Yo tenía una luz que a mí me alumbraba, yo tenía una luz que a mí me alumbraba y venía la brisa y fuá... y me la apagaba!.Así reza una famosa canción latinoamericana conocida por muchos aquí en Venezuela, lo lamentable es que nunca pensamos que algo como eso nos sucedería, con la gran diferencia que no fue la brisa, por el contrario, fue el mismo gobierno, aquel llamado a garantizar este servicio público para toda la colectividad, el que con sus malas prácticas e ineficiente gerencia, nos la quito y mantiene apagada a casi toda Venezuela, bajo un velo de oscuridad inducida por ellos mismos.
Desde hace ya un tiempo, veinte (20) estados del país, tienen racionamiento eléctrico de al menos 4 horas diarias, en horarios rotativos semanalmente por 40 días al menos, esto de manera extraoficial por supuesto, porque desde ya hace muchísimo tiempo se efectúan cortes del servicio sin previo aviso y el tiempo es mucho más que solo 4 horas al día.
La electricidad es desde hace mucho tiempo, parte de nuestras vidas, desde el inicio del día en que cada persona se levanta en las zonas populares, en las urbanizaciones estamos consumiéndola; las amas de casa con sus lavadoras, el alumbrado público en calles y avenidas, el correcto desenvolvimiento del tránsito automotor con los semáforos, el transporte masivo como el Metro, todo eso y muchas cosas más, que forman parte de la vida diaria de los venezolanos no funcionarían si no es con la electricidad; ahora bien ¿podemos tener una vida normal sin electricidad?, a estas alturas la respuesta ya todos la sabemos, es un No rotundo.
Aunque a muchos les parezca mentira, en el mundo actual existen 1.600 millones de personas que no tienen acceso a la electricidad y aproximadamente 2.400 millones que cocinan y calientan sus hogares con energía producto de leña, carbón u otro material inflamable, ¿Será que hacia allá nos lleva este mal gobierno Socialista?, ¿Volveremos a épocas ya superadas?.
El punto aquí es el siguiente, si desde ya hace rato el país viene sufriendo de múltiples fallas en materia eléctrica, desde la famosa iguana para acá, entonces cabe perfectamente una pregunta: ¿Dónde se invirtió la millonada de dólares en infraestructura que anuncio quien para algún momento fue Ministro de Energía Eléctrica Jesse Chacón? seguro, mis amables lectores, ya se respondieron y yo concuerdo con ustedes.
Quienes han visitado el estado Falcón y la península de Paraguaná, no pueden ocultar lo llamativo que constituye observar el llamado Parque Eólico Paraguaná, obra pionera en Venezuela y que ha sido posible, según las autoridades del momento 2013: “Gracias a la unión de fuerzas de la Gobernación del Estado Bolivariano de Falcón, la Alcaldía Bolivariana de Los Taques y de la Corporación Eléctrica Nacional (CORPOELEC), con el fin de maximizar y mejorar la calidad de vida del pueblo y con especial cuido del medio ambiente; gracias a la acción revolucionaria de Petróleos de Venezuela S.A (PDVSA) Socialista, que luego de inaugurado este parque generador de energía limpia, se podrá contar con 100 megavatios más de potencia para el buen vivir de los venezolanos”.

Pues les cuento que esas Aeroturbinas que le han costado al país millones de dólares, allí están, como algo decorativo, sin producir y mientras tanto el país con racionamiento, esa es la realidad de lo que ha sucedido en múltiples ámbitos con los dineros de la nación, con el dinero que debió ser bien administrado y no lo que ha ocurrido; estamos en una situación tan paupérrima.

Por otra parte tenemos que el Ministro Motta Domínguez, quien aún con la fatal gestión aún dirige el área, reza todos los días para que la divina providencia envíe la lluvia a las cabeceras de los ríos que surten al Guri, Caruachi y otros complejos hidroeléctricos (en su mayoría ubicados en el estado Bolívar) y así salir del atolladero; luego cuando llueve reza para que no se inunden las zonas cercanas a los complejos y cuando no es a causa de sequias, entonces es el Imperio o la oligarquía Colombiana y si no la culpa es de los sabotajes constantes de la oposición, para cerrar la catarata de cuentos con el propio Godzilla, esa es nuestra triste realidad.

El caso es que la semana pasada ocurrieron al menos tres (3) apagones de gran magnitud en la Gran Caracas, afectando todo y creando un caos que puede traer algo sumamente inimaginable, como guinda del pastel todos observamos como para remate, en la ciudad de Maracaibo ocurría una explosión que parecía de película, algo que el régimen no pudo ocultar y lo dejó desnudo al no tener capacidad de respuesta frente a el deteriorado sistema eléctrico nacional.

Así pues queridos amigos, que nuestro escenario de día a día es que el mal gobierno revolucionario continua ensayando y equivocándose, con el agravante de que el laboratorio para ellos no está en un recinto universitario, o en un instituto, el laboratorio es el VENEZUELA, son las ciudades, los poblados, las urbanizaciones y las zonas humildes, sin distinción de clases sociales, lo cual nos está afectando a todos.

Un buen gobierno, con gerencia responsable en materia de electricidad, que es de vital importancia para un país, debió tomar en cuenta los retos financieros reales, aplicar las correctas y adecuadas políticas con miras a prevenir acontecimientos futuros y así ejecutar los verdaderos proyectos que garantizaran un servicio confiable y no el desastre que hacen padecer a los venezolanos los actuales mal gobernantes.
La energía renovable al igual que la eficiencia energética debe jugar un papel preponderante en un país como el nuestro, la falta de luz está causando daños a millones de personas, de hogares y comercios, los cuales no van a tener respuesta, esa es la verdad, nadie va a responder por la poca o mucha comida que se pierda o por los artefactos eléctricos que se dañen.
Por el momento hay que observar los acontecimientos, prepararnos lo mejor posible para las horas sin electricidad, asistir a las personas mayores o enfermas en nuestros hogares, a los niños, tratar de sobrellevar el tiempo en alguna actividad que no requiera luz y si nos agarra la noche, tratar de estar en nuestras viviendas protegidos, porque el factor inseguridad estará intensificado al 1000%.
Nada dura para siempre y esta mala hora en nuestro país tampoco, aunque nos sintamos abrumados por la situación, todo pasa y esto también pasará, toca ser más cuidadosos en el futuro, cuando nos toque elegir a nuestros gobernantes, sean del partido que sean y a tiempo exigir nuestros derechos, sin que se avance a la impunidad y el descaro como ocurre hoy en día, así de simple y sencillo. @raguilera68 / @AnalisisPE
Reinaldo J. Aguilera R.


Comentarios



Por si no lo viste


Los más leídos

Fernando Mires's picture
Fernando Mires