¿Aceleramiento del pensamiento?


Rubén D. Lopera's picture
Lun, 21/01/2019 - 00:05

No sé, si esta frase está bien dicha o si la velocidad en los movimientos moleculares de los neurotransmisores en las terminaciones y uniones de las neuronas cerebrales se pueden medir, pero lo que si se, es que mucha gente de esta Venezuela se le aceleró el pensamiento después de los anuncios de aumentos de salarios. ¿Qué y cómo voy hacer para sobrevivir, alimentar y cuidar a mi familia?, pues la hiperinflación no se detiene, los bonos y salarios de muchos no compensarán el desequilibrio económico. La corrupción y la especulación aumentó a las horas de lo anunciado sigue; el gobierno promete control de estas situaciones que nació hace mucho tiempo y el mismo gobierno lo reconoce. Solo salgan y vean los precios de los huevos, verduras, pasta o repuestos de todo tipo, o no salgan a la calle, pidan presupuestos desde su casa para cualquier arreglo en su domicilio. Denuncien a los corruptos, especuladores, los abusadores, lo dijo el presidente es su última alocución y vamos a ver si las autoridades cumplen esto o queda en puro “bla,bla”: no se olviden de denunciar a las mafias de autoridades que hay en la construcción, cemento, comida, transporte, alcabalas y algunos organismos públicos y privados.

La anarquía de muchos transportistas en este socialismo, se apodera aún más en los terminales de transporte público y privados de Venezuela, entre ellos los de Barquisimeto, Acarigua, Barinas o la bandera en Caracas, con tarifas sin control periódico, especulando con el efectivo y el costo del pasaje al pobre pasajero, con “cuchitriles” como oficinas de negocios, propios de las muchas mini mafias que hay en este país y a la vista gorda de algunas autoridades o cómplices de esos chanchullos establecidos en este socialismo desde hace mucho tiempo, donde numerosos corruptos, enchufados y vivos se aprovechan ante la impotencia del pasajero de no poder canalizar su descontento. Esperemos que la violencia no llegue a los terminales y terminemos peor. Todo tiene un principio y un fin en este mundo y las situaciones irregulares o anárquicas, no son la excepción.

En relación a otra escenas vividas de anarquía, como son los “mercados persas” que se forman en las aceras y calles de muchas ciudades, donde se vende toda clase de mercancía (peroles viejos, herramientas, repuestos usados de lavadoras, cocinas, plomería, ropa usada, nueva y por supuesto víveres, productos bachaqueados, algunos provenientes de la bolsa Clap, entre muchos otros), producto de la pobreza y sobre todo para rebuscar el dinero para sobrevivir, donde realmente el “vil dinero efectivo” es el Rey; esto hace que las ciudades se vean sucias, llenas de conchas de cambur producto de comer este fruto por hambre del peatón, por la larga espera en las colas diarias de los bancos, en espera del retiro del efectivo de los bonos, de la pensión, el pasaje para transporte, viajes a otras ciudades, para la compra de comida más económica en efectivo o simplemente para sobrevivir en el desgobierno central, de los estados, alcaldías o municipios del país.

Por todo esto, los ciudadanos tienen un pensamiento acelerado para decidir, actuar o repensar, ¿que hacer?, algunos de seguro siguen pensando ¿podemos o debemos irnos del país o no?, ¿seguremos esperando que esto mejor?, ¿dejamos que nuestros hijos se queden o ellos son los que deciden su destino?. Si han oído y visto a personeros del gobierno decir armar al pueblo, llámese milicia, colectivos o estudiantes, se le acelera el pensamiento a muchos. Personalmente a mi, se me apresuró y se me complicó con premoniciones futuristas muy tristes y preocupaciones para mi familia y para este pueblo no preparado o acostumbrado a una posible violencia de calle exagera y sobre todo con armas de fuego; que traerá más muerte, tristeza y división. La maldad y los Malignos existen; el que tenga ojos y oídos que los detecten, los veas y los escuche, y que luego se preparen, alejen y se cuiden.

Los pensamientos se elaboran en el cerebro, sobre todo en las áreas frontales que tienen asociaciones con el resto de otras regiones o lóbulos del encéfalo, así mismo esos lóbulos frontales se asocian mucho a los lóbulos temporales donde están áreas de las emociones, sentimientos, y el lenguaje, todos esos enlaces o sinapsis hace que se produzcan reacciones o acciones, que desencadenan actos en el ser humano. Todos no reaccionamos igual ante un hecho, noticias o situación, la mente humana sigue siendo un misterio en muchos estados mentales. Lo peligroso en la aceleración del pensamiento es que puede ser que no nos de tiempo de reaccionar en hacer lo mejor para todos, por eso lo de canalizar la “inteligencia emocional” es fundamental para actuar coherentemente y en el momento preciso en nuestros actos diarios de la vida.

Hasta aquí, este aceleramiento de mi mente, porque como escribe otro articulista que leo de vez en cuando, “el que tenga ojos que vea y el que tenga oídos que escuche”, eso si, reaccionen rápida y coherentemente ante lo que vea y escuche por algún personero con trastornos cognitivos o epileptogénicos del alto gobierno o algún radical opositor, los cuales pueden estar disociados en su mente e inducir en forma maquiavélica a un desastre o violencia social, sobre todo si se pretende armar a este pueblo. Dios nos acoja emocionalmente confesado y con pensamientos sensatos.
Rubén D. Lopera
Neurocirujano
Mgs.Educación Superior


Por si no lo viste