¿Actuamos cómo reptiles o cómo mamíferos superiores?


Rubén D. Lopera's picture
Vie, 01/02/2019 - 00:05

Ya se empezaron a ver, oír las reacciones y acciones nacionales y mundiales de lo que pasó de 23 Enero del 2019 en la Venezuela del socialismo del siglo XXI o detrás de un país con telón democrático donde están algunos comunistas retrógrados o ignorantes de esta ideología del famoso anticapitalista Carlos Marx, disociada y distorsionada por Lenín, Stalin y sus demás seguidores o tiranos de todo el mundo, muchos de los cuales son grandes capitalistas y burgueses disfrazados y que viven en centro y Sur América, algunos además narcotraficantes, terroristas o testaferros de muchos gobernantes o ministros de gobiernos actuales en todo el planeta.

Los seres humanos o “hominidos” o del suborden de mamíferos primates actuamos en base a emociones, sentimientos, instintos y dejamos para lo último la razón y el pensamiento. Todos tenemos un cerebro reptil que se ubica en la porción del encéfalo del llamado tallo cerebral y el cerebelo, donde la supervivencia, el instinto, el sexo y la búsqueda de la comida es lo más importante en nuestra evolución y nos sirve para sobrevivir y mantener la especie. Este cerebro evoluciona hasta el mamífero superior donde podemos ubicarnos junto a los primates más evolucionados, donde el razonamiento y el pensar nos hace diferentes a los demás animales o mamíferos; pero en la evolución del cerebro medio o de mamíferos inferiores donde las emociones debieron aparecer y que según los anatomistas y científicos está ubicado en un sistema llamado límbico y que para muchos ya es un sistema más complejo y con múltiples conexiones tanto con el cerebro reptil como con en cerebro superior (los hemisferios cerebrales); esta parte del encéfalo o circuito de Papez que involucra la amígdala, hipotálamo, ínsula, hipocampo entre otros nombres nos mantiene conectados, donde el odio, el amor, la tristeza, la euforia, la ansiedad y múltiples emociones se entrelazan y que pueden luego con sus conexiones neurobioquímicas en el encéfalo y con el resto del cuerpo producir respuestas y acciones del animal que tenemos por dentro, algunas reacciones mal canalizadas y peligrosas.

Todo este cuento anterior es un resumen de cómo podemos actuar ¿cómo un reptil o como un mamífero superior? ante un acontecimiento de la vida diaria o la situación de un país en crisis sociopolítica y económica. Las opiniones de los ciudadanos son diversas, de lo que se debe hacer o esperar, los actores involucrados o los seguidores de una determinada ideología, religión o situación también pueden reaccionar y actuar. Mucha gente solo espera que actúen con un cerebro superior, donde el pensamiento y razonamiento deben guiarlos a lo mejor para todo un país y para sus ciudadanos, no deberían reaccionar con un “cerebro visceral” el cual está descrito en todos los estudios neurocientíficos, este cerebro no piensa, pero siente y sus reacciones pueden ser poco razonables ante un acontecimiento por resolver pacíficamente; este cerebro visceral es muy importante para situaciones de estrés y juega un papel muy importante en la inmunología, la bacteriología del sistema digestivo y en la neurobiología de algunos trastornos del encéfalo.Algunos estudiosos de la neurociencia ubican incluso un sitio para Dios y las religiones en nuestro cerebro.

Cuando escribo sobre reacciones o emociones involucro a los animales superiores entre esos nosotros los humanos, pero cuando pienso en los sentimientos o el pensar me es difícil comprender que un animal superior no humano pueda pensar, aunque no lo descarto con la evolución del conocimiento científico a futuro. A veces observo a los perros, gatos y otros animales a mi alrededor y me parece que a veces están pensando, no solo están viendo, olfateando y oyendo lo que pasa en su entorno, lo que si observo es que buscan y se alegran con su amo o protector, le lloran su ausencia cuando se van y creo que los tienen en su memoria; por lo menos tienen dos áreas del cerebro de la evolución.( son mamíferos inferiores ), siempre me queda la duda con los gorilas, chimpancé y orangutanes y hasta donde podrán evolucionar e interactuar con los humanos, por eso debemos proteger a todos los animales de este planeta.

En espera que los políticos, gobernantes, militares y ciudadanos no respondan o reaccionen como mamíferos inferiores, y que solo con razonamiento lógico cerebral y no con el entérico y sin violencias se solucionen los problemas que seguirán en el país de nunca acabar y que las energías se enderezcan en el camino.

Por Dios, si no quieren a los animales por lo menos no seamos crueles con ellos, pero no actuemos como reptiles en las decisiones de la vida diaria, aunque tengamos hambre, no reaccionemos con violencia o con maldad, no sigamos a los Malignos y malvados, a los disociados y prepotentes, a ideologías malvadas y tiranas, a sectas suicidas, a fanáticos religiosos o políticos.

No se olviden de sus padres y familiares, muchas veces son nuestros verdaderos amigos aunque muchas veces no los reconocemos en vida.

Dejemos que el cerebro de mamíferos superiores y evolucionados, con la inteligencia emocional que debemos construir logremos lo mejor para nosotros y para el prójimo. Seamos nosotros mismos y no nos dejemos arrastrar por malvados, egoístas o sectarios, menos por fanáticos ideológicos o religiosos

Venezuela necesita Paz y sensatez entre sus gobernantes, dirigentes, políticos , militares y ciudadanos. No seamos animales con solo cerebro de reptiles. No, a la Violencia de ningún tipo. No, a las armas y a los armados disociados o reptiles. No seamos Gopsilas, No a la guerra.
Rubén D Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior


Por si no lo viste