La entrada de un Cid campeador


Rubén D. Lopera's picture
Miércoles, 06/03/2019 - 08:21

Sin fanatismo ni idolatría a nadie y menos a políticos, se aproxima no solo una posible salida de un sistema de gobierno, si no, la entrada de una nueva política de estado de gobernabilidad con un hombre valiente batallador hasta los momentos y “por ahora”, donde las amenazas y críticas externas e internas e incluso intra internas de la oposición venezolana lo acompañarán por el resto de sus días, pero también trae sus fortalezas conseguidas por América y por el mundo con su discurso sereno hasta los momentos, que le dan la oportunidad de hacer más historia, quieran o no las circunstancias de esta realidad actual. “Vencer o morir” siempre a sido la consigna y el destino de muchos valientes batalladores, pero los cobardes y enmascarados los persiguen siempre. Vamos a ver como va hacer este cantar un nuevo Mio Cid contemporáneo y en le socialismo del siglo XXI.

Solo falta realmente el acompañamiento permanente de más organismos, gobiernos, instituciones y de un pueblo con ganas de vivir en Paz, con tranquilidad, armonía, con calidad de vida y que sigue el curso de los acontecimientos y realidades del día a día; con elecciones libres, supervisadas y vigiladas, sin presos políticos y con garantías para todos de los derechos humanos, donde se compita con lealtad y sin “criptotrampas” de los malvados, de los vengativos sarcásticos disociados y resentidos y de los maquiavélicos conocidos de todos. En todo esto, el tiempo marcará la pauta, para evitar que los que están “hasta los tuétanos” y diciendo que no volverán sean controlados por las autoridades sanas moralmente y decentes, que deben cumplir su misión constitucional a la perfección, con autoridad que les da la ley y la constitución para controlar la violencia y a los desadaptados del sistema en le cual han sido engañados.

La esperada entrada o semejanza de un Cid en este país suena algo irreal o fantasioso, como mis escritos. En que día, a que hora y en que punto será la entrada se sabrá pronto y de seguro los cuerpos de seguridad y represivos ya lo saben y su conducta ya esta ordenada. El recibimiento lo dará un pueblo y un gobierno con diferentes estilos, algunos con alegría otros con resentimiento, otros deberían cantar. Esperemos que la entrada no sea a una cárcel, porque si no, volveremos hacer historia en el mundo y definitivamente sus protagonistas no se olvidarán para bien o para mal del destino e un país. Por lo que se sabe entrará por la puerta principal de Maiquetía, a menos que “recule” por prevención o por lo peligroso del camino y no recordar lo de Betancourt. No hay billetes de entrada para los espectadores de este espectáculo o Show que pudieran dar los involucrados en el recibimiento del “valiente”. Esperemos que no lo metan en un cuartito, lo requisen y le quiten su pasaporte y se lo anulen. Esta entrada puede comenzar con algo de lluvias y cambio de tiempo ambiental y circunstancial, y aunque llueva , truene o relampaguee de que entra- entra, a menos que se arrepienta o lo paren por algún motivo. Este será el primer plato de entrada que da un político que dejo un país sin autorización de salida por un organismo “judicial Express” y el desacató a dicha orden. Este Cid logro ayudas o entradas económicas en su recorrido por varios países.

Imaginarse las “entradillas” de los medios de comunicación será para hacer una recopilación de lo que pueda pasar al entrar al país este Cid y ver la repercusión mundial que pueda aún más repercutir en la evolución de los acontecimientos de Venezuela.Parece que a última hora puede entrar por la retaguardia, esperaremos

De todas maneras, el gobierno no se queda atrás, sale y entra el canciller, vengadoras o personeros diferentes que recorren el mundo en busca de ayuda o “auxilio” financiero, política y militar, porque creo que se sienten solos y temerosos, aunque siempre quieren verse como invencibles, prepotentes, manipuladores y que son solo serviles a otros Imperios o a una dictadura del Caribe y eso está demostrado y es la realidad. Las sonrisas vengativas y sarcásticas no dejan de verse, las tocadas de cara hacen ver la rabia y desprecio, sus gestos delatan su impaciencia y fragilidad del discurso, las propagandas y exceso comunicacional del mensaje, su desesperación por conquistar más mentes ignorantes o ingenuas.

En fin, en este escrito no a sido más que un ejercicio de mi libertad y de una aproximación a la realidad de mi entorno y padecimiento cotidiano, siempre tomado algo se lo que me refleja lo que veo y escucho a diario por estas calles y ciudades.

Nota irónica: No confundamos el “Caballero de la triste figura con el Caballero de la causa justa y segura”, ambos tienen su Dulcinea, una causa o aventura por seguir y conseguir, pero a uno le falta su Sancho Panza, el cual se lo podemos conseguir con la unión de un solo pueblo, a menos que su Dulcinea haga las veces de Sancho Panza y no lo haga desviar de su camino y lo aconseje.
Rubén D Lopera
Neurocirujano
Mgs.Educación Superior


Por si no lo viste