La juventud y la neurocomunicación audiovisual


Rubén D. Lopera's picture
Mar, 12/02/2019 - 21:40

“El que tenga ojos que vea y el que tenga oídos que escuche” es una frase que he oído en este Socialismo del siglo XXI hasta el cansancio, pero sigue siendo vigente por articulistas y mucha gente de los medios; solo los sordos y ciegos tal vez no pueden expresar lo que presienten o con un sentido especial que deben tener si captan lo que está sucediendo a su alrededor sin ver ni escuchar.

Se han escrito artículos en la relación que existe entre la neurociencia y la comunicación, algunos involucran a la comunicación audiovisual específicamente; es en donde quiero hacer mis reflexiones personales, motivado porque creo que por el sentido de la vista y audición nos informamos de muchas verdades o mentiras de la realidad transmitidas por algunos medios o son los medios comunicacionales instrumentos para alterar nuestras emociones o curiosidades de la mente humana, algunos con propósitos bien establecidos y meditados.

La televisión, los videos por Internet, los celulares, el cine y otros medio audiovisuales nos hacen ver lo que quieren los productores o directores de esos medios, los comunicadores sociales, periodistas, cineastas o los mismos ciudadanos que están detrás de ese mensaje emisor, entendibles para algunos o confusos para otros; es aquí donde juega la inteligencia o la maldad de estos medios y de las personas que los están dirigiendo su producción o emisión y como influyen en ese cerebro del receptor el cual puede ser un joven de este siglo XXI en Venezuela y que creció en este Socialismo, donde ya muchos se fueron y no aguantaron o se dieron cuenta de lo que podría suceder, otros están a la expectativa si esto va seguir así o va a mejorar la situación político y económica del país.

Cada cerebro es un mundo, las emociones y pensamientos son diferentes y el actuar o tomar una decisión dependerá de su grado se inteligencia emocional, de factores sociales y ambientes diferentes para cada familia. No se cuantos jóvenes se han dejado influenciar por los medios audiovisuales en sus decisiones, habría que hacer una investigación con un enfoque cualitativo; pero estoy seguro de que muchos ni con la propaganda del gobierno vista en los medios durante estos 20 años se hubieran quedado en el país y aquí me atrevo a especular que hay jóvenes de familias partidarias del gobierno y muchos de la oposición, se largaron o se piensan ir, pase lo que pase. Los jóvenes actúan muchas veces por impulsos y emociones no bien canalizadas. Creo que los mensajes del gobierno no dieron frutos y les salio el mensaje por la culata, aunque reconozco que todo debe estar estudiado para el provecho de una ¿revolución?, así como los mensajes con doble sentido o criptomensajes para confundir a una determinada parte del pueblo. Por ejemplo el mensaje que “oí y vi” de armar a los estudiantes, es un mensaje peligroso para todo los jóvenes, por más patriotas que sean. Rechazo este mensaje hasta el final de mis días, por más revolucionario que sea, al igual que una guerra que ya está perdida y no más sufrimiento, enfermedades ni muertes de jóvenes en este Socialismo.

La hora del “Che, de Marulanda y de Fidel se acabó” para muchos; si hay batalla, la carne de cañón, primero para los coroneles, generales al frente y los fanáticos revolucionarios.

En estos días, mucho cuidado con lo vemos y oímos en los medios audiovisuales, los mensajes son muchos, variados y de diversos personajes, nuestro cerebro puede no estar preparado para entrelazar toda la información, y si no estamos preparados para esos mensajes que vienen, podemos caer en la tentación de caer más al abismo, la interpretación que haga el cerebro de nuestras emociones, hará que actuemos de una manera u otra, y acordarse de que “la curiosidad mato al gato”.

Faltan muchos estudios de la neurociencia, la neurobiología y sus efectos en la comunicación audiovisual, esperemos que estos estudios sean para el bien del emisor y del espectador y contribuyan a ver y escuchar la realidad del ambiente, de la vida y de la sociedad de este mundo, siempre para el bien del prójimo; que los adelantos técnicos a futuro como el de la fotografía, el cine, la televisión o el Internet nos ayuden a tener una calidad de vida mejor y que estos no sean para propiciar la maldad y más guerras, se escribe bonito o se ve factible, pero………Actualmente hay un video del gobierno con una canción para la paz y las imágenes son de guerra en una gran parte ¿Qué es esto? ¿Qué transmiten? ¿Qué quieren? Yo si se, e interpreto para qué.

En las carreras de comunicación y de medios audiovisuales de nuestras universidades creo que está o debe estar alguna materia relacionada con el cerebro, la neurociencia y la comunicación en todo sus aspectos, pues no se debe apartar ni de curriculum ni del pensum de estudio, porque todo lo que se escribe, se edita, se ve u oye sale o esta en el encéfalo. “No quiero ver, ni escuchar los gritos y las bombas de una guerra en medios audiovisuales y menos promovida por estos medios” suficiente con Siria, Holocausto, Viet Nam o Afganistan., menos en Venezuela. Aunque la información siempre estará en una guerra y sus corresponsales la transmitirán al mundo entero por sus medios audiovisuales. Solo ciego, sordo o muerto me salvo de ver y oír ese horror. Juventud hacia adelante son el presente ahora y el futuro del mañana.
Rubén D. Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior


Por si no lo viste