¡Mujer, cuidado con esta hambruna!


Rubén D. Lopera's picture
Mar, 27/02/2018 - 07:36

Ya nos hemos comido “las duras, las verdes y no se diga las maduras” en este sistema político; es hora de responder a esta situación no con “maduradas” pues la fruta madura, se come, se cae o se pudre, tampoco responder con fiestas electorales y menos “festivales de salsa” para elecciones encadenadas en los meses que faltan de este año que está empezando, como cortinas de humos para esconder la crisis de hambre y escasez de alimentos; ni con diálogos falsos de una MUD moribunda y menos con representantes y gobernantes prepotentes, cínicos y maquiavélicos. Donde pareciera que para ambos bandos su prioridad sigue siendo, ¿quién gana unas elecciones? y que a mediano plazo no van a mejorar esta situación. Y si no, que lo digan los familiares y pacientes renales, con HIV, hipertensos, diabéticos, epilépticos, asmáticos y un sin fin de enfermos con males crónicos.

Voy a relacionar el tema del hambre y escasez de alimentos que es lo prioritario en el pueblo, así como el de la salud y la falta de medicamentos con los problemas que realmente requiere este país moribundo en estos últimos cuatro años, y la prioridad por resolver la hambruna existente y las consecuencias en el ser humano, sobre todo en el desarrollo del cerebro, donde la falta de alimentos que contienen los nutrientes necesarios, empieza por la falta de una buena alimentación de la madre que engendra a un niño que requiere que ese cerebro y todos sus demás órganos se desarrollen adecuadamente y evitar las múltiples fallas en su formación de órganos y sistemas, porque de no ser así, los resultados será una generación de niños malnutridos con problemas en la esfera cognitiva, trastornos conductuales, psiquiátricos, desarrollo psicomotor alterado, déficit de atención, irritabilidad, trastornos del crecimiento, alteraciones visuales, cerebros pequeños, hidrocefalia, defectos o alteraciones motoras y en la conducción nerviosa, espina bífida, ansiedad, depresión a futuro, casos de esquizofrenia, trastornos bipolares, entre otros; si unimos a estos los antecedentes genéticos familiares, problemas emocionales en la familia por la crisis actual, en algunos casos ausencia de la madre (por emigración y buscar el sustento económico), alcohol, tabaco y factores ambientales las consecuencias en el desarrollo y evolución de ese cerebro será nefasto para ese niño.

La carencia de alimentos como la carne, huevos, verduras y hortalizas e incluso la misma agua que no siendo un alimento mantienen una relación casi directa en el intercambio de nutrientes en el metabolismo de cualquier animal es esencial para que las células se nutran. Si una mujer embarazada no se alimenta bien y sobre todo en los primeros meses y a finales de su embarazo donde el desarrollo del cerebro es casi del 80% y que se completa hasta el tercer año, si no recibe los nutrientes necesarios entre los cuales están ciertas vitaminas como la A, B1,B6,B12,C,D,E, folatos como el ácido fólico, minerales como el hierro, zinc, yodo, ácidos grasos esenciales y grasas, y que todos estos han sido evidenciados científicamente como esenciales en el Neurodesarrollo del Sistema Nervioso

“El desarrollo cerebral normal depende de un período de gestación adecuado y de la disponibilidad de oxígeno, proteínas, energía y micronutrientes, así como la estimulación sensorial y la actividad e interacción social luego del nacimiento del niño. La privación de algunas de las condiciones antes mencionadas, o la exposición a tóxicos como el alcohol, el tabaco, a infecciones prenatales o alteraciones metabólicas, pueden ocasionar trastornos en el normal desarrollo del encéfalo. La extensión del daño depende mucho del momento en que ocurre la agresión al sistema nervioso y el tiempo en que dicho proceso esté afectando al organismo en crecimiento y desarrollo”.Tomado de revista cubana de pediatria”Vol 81.2

Este gobierno y todos deben darle la prioridad a los derechos fundamentales de los seres humanos uno de ellos es la salud y faltarán muchos bonos para recuperar el daño ya producido por la carencias de nutrientes en muchas madres embarazadas, estamos a tiempo para evitar y prevenir lesiones del neurodesarrollo y que no tengamos muchos más niños con problemas, necesitamos un cambio radical en las políticas alimentarias de esta nación que se la a pasado 20 años en expropiaciones, guerras, batallas, y victorias y sabiendo lo que sucede en sus narices, porque no solo con maíz, harina, arroz o aceite que son dadas por cierto a una parte de la población con controles excluyentes y carnetización selectiva, es muy difícil que se alimente bien toda una población la cual tiene el derecho de recibirla. Gobernantes no excluyan a la mitad de su pueblo y no engañen más.

De seguro vendrán nuevos juegos con el hambre, bonos de Domingo de Ramos, Resurrección, 19 de Abril y por supuesto del primero de Mayo; esperemos que el pueblo pueda comprar los alimentos necesarios para sobrevivir, con una inflación triplicada y que las criptoelecciones no nublen la mente del ciudadano. Yo prefiero que le den petrodólares contantes y sonantes, pues del otro los poderosos y enchufados solo lo podrán adquirir.

Madres traten de alimentarse y alimentar lo mejor que puedan a sus hijos, incluyan ácido fólico en su embarazo, sigan las recomendaciones de su obstetra, den leche materna a su hijos y sigan los consejos de los pediatras. Ni con colas, ni con Nicolás, ni con bailes, ni elecciones amañadas, ni Luis Herrera , ni los NI NI arreglan esto, ni se quita la hambruna y la inflación en Venezuela. Rubén Lopera
Rubén D. Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior


Comentarios



Por si no lo viste