Prevención y primeros auxilios en heridas de arma de fuego


Rubén D. Lopera's picture
Lun, 21/01/2019 - 00:07

Mis pensamientos continuos obligan a mi conciencia a escribir estos comentarios, pues he oído de armar al pueblo (milicia, colectivos, entre otros), mejorar los equipos bélicos de la armada y la preparación del personal militar para la defensa de la nación ante cualquier agresión o invasión. Casi todo armamento lleva involucrado proyectiles de diverso tipos, entre esos, balas de diferentes calibres, potencia y tamaño y que pueden ser disparadas por variadas armas de “fuego”, no de juego. Todas potencialmente letales o que producen diferentes lesiones en el cuerpo de cualquier ser viviente, por consiguiente, “la muerte” ronda en las armas de fuego, en las calles y en los momentos de crisis sociopolítica, más aún si hay gente armada, como bandidos, malvados y Malignos en las calles.

En momentos de crisis o supuestas amenazas, lo mejor es estar preparado para evitar ser lesionado o ayudar y socorrer a la víctima de una herida por arma de fuego, de donde no escapamos cualquier ciudadano que viva en el país. He aquí algunas medidas de primeros auxilios las cuales son productos de la teoría, la observación y la experiencia, que algunas veces he tenido que actuar para ayudar al prójimo, llamase malandro, bandido, amigo, familiar, policía, ciudadano de a pie o niños indefensos.

Lo más importante en heridas de arma de fuego en forma general, aparte te poder atender a la víctima lo mejor y humanamente posible es evitar al máximo la perdida de sangre o hemorragia si es visible, taponando con alguna gasa, trapo o con la misma mano, esto puede prevenir complicaciones, como una anemia aguda, hipovolemia (perdida de más sangre) o un shock por perdida sanguínea. Así mismo como medida de primeros auxilios es limpiar o lavar la herida con agua, antiséptico local y evitar potencialmente una infección. El resto del auxilio dependerá del equipo de rescate o ayuda que llegue. No olvide colocar a la víctima lo más cómoda posible y en espera de rescate o llevarla si es posible a un centro de salud con capacidad de atención inmediata.

En forma muy general en heridas de cuero cabelludo o del cráneo, se sigue lo anteriormente escrito, sabiendo que las heridas de cuero cabelludo son muy sangrantes y dependiendo de que vasos sanguíneos, tanto superficiales como profundos están lesionados por el proyectil o por la onda expansiva, tanto en heridas superficiales, profundas, penetrantes o perforantes, algunas con orificios de entrada y salida. En estos casos una venda adecuadamente apretada con un apósito de gasa puede ser suficiente, mientras esperamos la ayuda de paramédicos. Es sumamente importante controlar la hemorragia en niños y ancianos. Si hay salida de sangre por los oídos o fosas nasales hay que taponar con alguna tela o paño, para evitar infecciones locales a mediano tiempo o meningitis. Si el sangramiento es por la boca, evitar que no se ahogue con la sangre y obstruya las vías aéreas respiratorias. En todo momento, si la víctima esta conciente darle ánimo y estar cerca de ella. Cualquier esquirla ósea en el cráneo no desprenderla del sitio de la herida. Todo lo demás, es tratamiento de cirugía y por el especialista del área de la lesión. En lesiones de lo ojos, lavar y tapar con algo.

En heridas en tórax taponar la herida lo más pronto posible y evitar entrad de aire a la cavidad torácica. Las heridas de abdomen perforantes o penetrantes, taponar la entrada, en algunos caso se puede cubrir con bolsas plásticas si hay salida de vísceras abdominales; no dar a tomar nada.

En heridas de miembros superiores o inferiores hacer presión con dedos, manos u apósito con tela, en contadas ocasiones hay que hacer un torniquete temporalmente por encima de la herida y vigilar la circulación y el color o estado de la piel del miembro donde se ha hecho el torniquete.

En las heridas de cuello no se hace torniquetes solo presión en el sitio de la herida, siempre hay que revisar los sitios de entrada y posibles sitios de salida en heridas de arma de fuego. Por ahora no escribo más con respecto a esto, hay otros detalles en este tipo de heridas que queda para otro tipo de lectores o personal médico o paramédico especializado, solo es algo de prevención y de actuar en el momento por si sucede algún acontecimiento en este año o los venideros, estar preparados no está demás, así como en un sismo en una inundación o un desastre local.

Las heridas por arma de fuego hacen mucho daño físico, sistémico, emocional y son de gran letalidad en la mayoría de los casos sobre todo si son penetrantes en cráneo, tórax, abdomen o cuello, es por eso lo de mis pensamientos ante las noticias de armar a un pueblo, que muchas veces no tiene la capacidad para manejar este tipo de armas, ya sea pistolas, fusiles o granadas. Incluso son muy peligrosas en manos de inescrupulosos bandidos, disociados mentales, resentidos, guerrilleros, paramilitares, malos, malignos o vengativos radicales.

La prevención está en no tener armas, desarmar a la población y educar a un pueblo en evitar al máximo el uso de las ramas y si hay armas, deben estar reguladas y en manos de autoridades sensatas, responsables y competentes para proteger a un pueblo indefenso de cualquier agresor interno o externo
Rubén D Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior


Por si no lo viste