¿Por qué hay mujeres que no toleran a sus suegras?


Imagen de Verónica Torres
Dom, 27/05/2012 - 09:46

Aunque ciertamente no es el caso de todas, hay suegras que compiten por demostrar posiciones de poder en relación con el amor y espacio que tienen en la vida de sus hijos. En esa competencia, los resultados son severos conflictos entre la pareja y las familias de cada uno, o por el contrario, una sensación de resentimiento producto del fracaso de su interferencia, una vez que el propio hijo fija límites en defensa de su pareja.

Algunos comportamientos clásicos que generan conflictos y lastiman airadamente porque son intentos francamente activos por demostrar superioridad y dominio sobre los hijos se resumen en lo siguiente:

1. La suegra dice "los hijos de mis hijas siempre mis hijos serán...pero los de mis hijos nunca se sabrá"

2. Pretender que a pesar de la relación que exista, los secretos a espaldas de la pareja sean parte de ese vinculo madre-hijo.

3. Arrojar información acerca de relaciones pasadas del hijo, descalificar el rol de la pareja o establecer comparaciones indeseables.

4. Preferir al hijo siempre soltero, a disposición exclusiva de la madre.

5. Competir no sólo con su nuera sino con su consuegra y luchar por demostrar mayor jerarquía en la relación la pareja.

6. Supervisar y corregir el rol de la nuera, modo de vivir y trato hacia su hijo.

Lo cierto es que cuando un hijo elige casarse o hacer vida en pareja, ésta pasa a conformar su familia directa y de origen. Debemos entender que intervenir para ofrecer un consejo no es igual a interferir para crear conflictos. Por un lado, es importante que la madre entienda que no se trata de competir sino de incluir a la pareja del hijo en su familia y por otra parte, que la pareja sepa fijar límites de respeto a tiempo.

Verónica Torres
Psicóloga


Por si no lo viste