Delirios y escenarios: Su hija presidente


Vladimir Gessen's picture
Miércoles, 02/05/2012 - 10:34

Los sueños le indican que debe llegar al 7 de octubre, ganar las elecciones. Luego, en medio de la exaltación de la victoria, lograr que la Asamblea modifique la Carta Magna y establezca que la ausencia absoluta del presidente la supla el vicepresidente por “el resto del período” en lugar de llamarse a elecciones en 30 días. De esta forma, el supremo podría nombrar a su hija en este cargo y convertirla en la heredera del trono por ¡Seis años!...
Este delirio –más que un sueño- algunos podrían estar convencidos que puede lograrse. Al fin y al cabo, qué no le perdonaron los pueblos del viejo continente a sus soberanos en materia de sucesiones presidenciales. Y, no sólo en Europa… A Perón, en su segundo gobierno, lo heredó en el mando su esposa Isabel. A la mayoría de los argentinos – apasionados peronistas- no les importó que su nueva presidenta tuviera un oscuro pasado ni su falta de formación y educación para gobernar, al fin y al cabo recordaba a la primera esposa Evita, también adorada como Perón por sus connacionales. ¿Cómo pudo pasar esto? Porque cuando los pueblos se fanatizan se pierde toda capacidad crítica y la multitud se ciega.
Otro ejemplo más reciente fue, Keiko, la hija de Fujimori quien casi logra la presidencia en Perú. Sus méritos, ser la primogénita del mandamás peruano. Esto le permitió a los 19 años, y tras el divorcio de su padre, convertirse en la Primera Dama de la Nación para comenzar a proyectarse.
No dudamos que la filiación familiar pauta algún favoritismo en la memoria colectiva de los pueblos. Sin embargo, recordemos que Isabel Perón fue derrocada mediante un golpe de estado que generó una de las dictaduras más criminales de la historia argentina, autodenominada “Proceso de Reorganización Nacional”.


Comentarios



Por si no lo viste