Estas en


Alemania e Inglaterra golean en sus respectivos partidos amistosos 3-0


Jue, 15/11/2018 - 18:45

Alemania mostró síntomas de recuperación tras un año horrible y goleó a Rusia por 3-0 en un amistoso mientras que Inglaterra despidió de la mejor manera a Wayne Rooney ganando con el mismo resultado a Estados Unidos.

Alemania da señales de vida

En la primera parte, el partido se presentó como un monólogo alemán y en el primer ataque digno de mención de los dirigidos por Joachim Löw, Leroy Sané abrió el marcador con un remate dentro del área tras un centro desde la derecha de Serge Gnabry.

Gnabry le había ganado la espalda a la defensa rusa al recibir un pase de Thilo Kehrer y puso el balón en el centro del área para que Sané definiera de pierna derecha.

Pero no fue hasta el minuto 24 cuando llegó el segundo de la mano del central Niklas Süle que anotó con la pierna derecha dentro del área tras un saque de esquina que Antonio Rüdiger prolongó de cabeza.

El tercero llegó en el minuto 39 gracias a Gnabry que recibió la asistencia de Havertz filtrado entre los centrales rusos.

Inglaterra homenajea a Rooney y piensa en Croacia

La selección inglesa pasó la prueba del homenaje a Wayne Rooney y venció por 3-0 a Estados Unidos en un amistoso disputado en Wembley pero con un ojo puesto en Croacia, donde el combinado balcánico venció a España dejando abiertas las opciones del grupo de la Liga de Naciones.

Inglaterra necesitará ganar a Croacia el próximo domingo (14:00 GMT) para pasar a la fase final de la Liga de Naciones de la UEFA, una derrota les llevaría al descenso, mientras que con un empate se mantendrían.

Este jueves, los goles de Jesse Lingard, Trent Alexander-Arnold y Callum Wilson brillaron en los honores a Rooney, quien cumplió su partido 120 con la selección.

El delantero inglés saltó al campo, antes del pitido inicial, acompañado por sus tres hijos y recibió una placa conmemorativa de manos de Harry Kane. Aunque no pudo marcar, jugó media hora y se despidió de Wembley en una velada creada para él.

Estados Unidos fue un espectador más en Wembley, uno de esos que desafió al frío de Londres y que no escogió pasarse por el O2 a ver a Roger Federer. El templo inglés fue escenario de cómo la Inglaterra de Gareth Southgate maniató y torturó a los estadounidenses durante veinte minutos.

EFE / MV


Comentarios



Por si no lo viste