Estas en


¿Hasta dónde llega la responsabilidad de un líder?


Jue, 08/03/2018 - 19:41

El liderazgo es una cualidad muy admirada y también muy deseada. Han salido miles de libros diciéndonos cuáles son los pasos exactos a seguir para llegar a ser líderes en nuestros trabajos, en nuestro grupo de amigos, en situaciones de conflicto o con la gente en general. Para que las personas que no hayan nacido con esta virtud de igual manera puedan aprender a cultivarla. Muchos seminarios, conferencias, audiolibros, talleres y demás te dicen qué es lo que se necesita para ejercer el liderazgo, pero pocos mencionan la responsabilidad que viene con este título.

¿Hasta dónde llega la responsabilidad de un líder?

Aun así, un líder que no está claro de su responsabilidad no está haciendo bien su trabajo y quizá se esté preguntando ¿Cómo es que no logro que me vean como líder si he estado siguiendo al pie de la letra todas las recomendaciones? Quizá eres tú mismo al que le hace falta creérselo para que los demás puedan verte de esa manera. Si te identificas con esto, aprende en Gananci cómo volverte más seguro de ti mismo al levantar tu autoestima.

Por otro lado, también puede ser que solo estés tras las mieles del liderazgo y estés ignorando la responsabilidad que llega con este. Aspecto que no es el más agradable, pero sí uno que no puede ser ignorado.

Si en la actualidad tienes un puesto de liderazgo o estás tratando de alcanzarlo, uno de los requerimientos para poder ser un líder a cabalidad es saber hasta dónde abarca tu responsabilidad para con las personas que están bajo tu liderazgo:

1.- Un líder es responsable de su equipo: tanto si lo hace como si fracasa, por eso debe asegurarse de que todos y cada uno de los miembros de su equipo estén en los puestos donde puedan dar lo mejor de sí. Si el equipo fracasa un líder no puede echarle la culpa a nadie más que a él mismo y empezar a evaluar qué fue lo que hizo mal para poder corregir eso en la próxima oportunidad.

Un líder debe delegar, pero al final es él quien da la cara por el equipo completo, así que no puede estar apuntando a otras personas cuando él es el encargado y mucho menos poniendo excusas, cuando lo hace, no está asumiendo su responsabilidad

2.- Un líder es responsable de que todos los miembros tengan oportunidades equitativas: los favoritismos lo que logran es ruptura en los equipos. Por esta razón un líder se debe asegurar de que todas las personas pertenecientes a su equipo tengan las mismas condiciones óptimas para desarrollarse y que además, estas condiciones también estén al nivel de otros equipos.
Un líder no se conforma, siempre busca sacar lo mejor de cada uno de sus miembros y de los recursos que les son confiados.

3.- Un líder debe ser un modelo a seguir: esto significa que su estado de ánimo debe mantenerse entusiasta y con una actitud que ejemplifique lo que le quiere enseñar a las personas que estén a su cargo. Los líderes también son humanos y hay momentos en los que nos podemos sentir tristes, frustrados y/o desmoralizados. Está bien sentir estas emociones, lo que no está bien es quedarse en ellas por mucho tiempo.

Un líder tiene como responsabilidad mantenerse firme en sus propósitos y no dejar que las situaciones a su alrededor puedan hacer mella en su carácter.

4.- Un líder es responsable de que haya un ambiente de trabajo óptimo: el líder debe asegurarse de que las condiciones estén dadas para que su equipo trabaje de la mejor manera posible y él trabajar junto a ellos. Si el ambiente laboral es pesado, lúgubre o estresante es responsabilidad del líder.

Es verdad que existen miembros del equipo o situaciones que pueden causar esto, pero entre las funciones del líder está la de saber manejar estas situaciones para que no afecten negativamente a los otros miembros ni su productividad. En estos casos es donde el liderazgo pone manos a la obra para quitar y poner lo que haga falta con el fin de que el ambiente de trabajo sea el ideal.

5.- Un líder verdadero es responsable de ir más allá: no se queda simplemente con las funciones que por su cargo tiene asignadas, sino que tiene iniciativa y además de las responsabilidades fijas, se hace cargo de otras que sabe que también son necesarias para el bien del equipo y de la organización en general.

Esto no tiene que ser directamente, puede ser a través de otros, delegando. Un buen líder no es aquel que se sobrecarga de tareas, sino el que las administra adecuadamente para conseguir un óptimo rendimiento del equipo que se vea resultado en los resultados.

En resumen, la responsabilidad del líder no termina, no está en él el lavarse las manos y cuando hay un miembro que no colabora o hay una situación obstaculizando el buen desempeño, debe ser lo suficientemente responsable y maduro como para tomar cartas en el asunto antes de que dicha situación pase a mayores.

Si crees que tu trabajo no te permite realizar ninguno de los puntos anteriores y quieres dejarlo pero te da miedo tu estabilidad financiera, aprende cómo ganar dinero en Gananci desde tu casa y sin necesidad de invertir ni un centavo. NP

EA


Comentarios



Por si no lo viste